Hablar de futuro en otra ciudad

Aprender mucho en poco tiempo

Me llamo Marie Misset, soy francesa, tengo 30 años y soy periodista. En Francia trabajé 8 años en una radio llamada Radio Nova. Tenía un programa en el que hablaba del futuro, los estilos de vida alternativos, y del impacto de la tecnología sobre nuestras vidas, entre otros temas.

Me vine a México con mi novio porque teníamos ganas de irnos de Francia, descubrir una nueva cultura, un nuevo idioma. Mi novio quería vivir en América Latina y yo, como periodista, pensé que sería muy interesante vivir en México por un año. Teníamos amigos en Guadalajara. Llegamos en octubre.

El periodismo que los medios de prensa tradicionales de Guadalajara hacen no me interesaba, pero había escuchado hablar de Territorio por una amiga. Desde que leí la descripción del proyecto en el sitio web, tenía mucha ganas de conocer a la gente a detrás de él. La primera vez visité Territorio, Angel Melgoza me abrió la puerta y empezamos a platicar. Además de mi nombre, no pude decir nada de comprensible en español. Cuando regresé a mi casa, pensé que nunca iban a llamarme para colaborar con ellos.

El día siguiente, no solamente me ofrecieron ayudar con un evento, sino que también me invitaron a su fiesta de fin de año en donde conocí a la familia Territorio. Me hizo muy feliz.

Para enero, me quedaba en Casa Territorio todos los días sin saber exactamente cómo ayudar. Tenía un poco de miedo de parecer muy extraña, pero me importaba más la oportunidad de poder estar allí y de verlos trabajar. Poco a poco entendí más cosas : Territorio está en un periodo de transición. Ángel, que trabajaba aquí desde algunos años, se fue a crear su propio proyecto de periodismo; el Café Territorio está a punto de abrir, y la parte editorial se ha interrumpido un poco pero hay un montón de ideas para desarrollarla y para cubrir las elecciones.

Para mi, estar en casa Territorio es una manera de aprender mucho en poco tiempo. Nunca antes había visto todas las etapas necesarias para abrir un café, nunca antes había buscado contactos en ONGs y fundaciones para que nos financiaran. No sabía que había tantas becas para los periodistas (y no tantas para los nuevos medios que se están desarrollando en México). Nunca antes había visto un proyecto de periodismo como este construyéndose paulatinamente con todas la dudas, y también los entusiasmos que ello entraña. Sobre todo estoy muy emocionada de participar a lo que vamos a organizar para las elecciones: me encanta ver una idea nacer en el cerebro de Luis y ver cómo va a existir (o no) en la realidad.

Para mi, periodista francesa, es también muy importante el hablar con periodistas mexicanos: muy rápidamente en Territorio entendí, por ejemplo, que mi manera de analizar a la política no funciona aquí en México. Tenía que cambiar de modelo de interpretación. Todos aquí tienen mucho trabajo pero se tomaron el tiempo de explicarme el proyecto de Kumamoto #SinVotoNoHayDinero, y conceptos más complicados como el Waterloo (esa relación sentimental que todos aman y odian).

Estoy aprendiendo el idioma, escribí esto en español (pero confío en su trabajo de edición). Por el momento, Territorio me ayuda mucho más de lo que les ayudo. Estoy muy emocionada de vivir los próximos meses en Territorio, ver que va a pasar o que no pasar, y poder participar. Aquí es el futuro. 

* Si quieres conocer más sobre el trabajo de Marie en Francia, te dejamos el enlace a su tag en Radio Nova.