Las convidadas de piedra

Elegimos el trabajo de cuatro periodistas que admiramos para nombrar cada uno de los niveles de donación de nuestra campaña #Territoriobienpúblico. Su trabajo es pionero, inspirador y representa un desafío a los valores de la época. Son mujeres que han confrontado poderes públicos y privados. Son periodistas que han logrado, en contextos muy complejos, convertir al periodismo a un bien de interés público, capaz de transformar la realidad.

Les llamamos convidadas de piedra al ser protagonistas de un oficio necesario pero que tuvieron que ejercer en una época en el que se les trató de ignorar o minimizar. Entendemos a los convidados de piedra como aquellos que no intervienen; que pasan desapercibidos o son ignorados a una fiesta a la que fueron invitados.

Magdalena Mondragón (1913-1989) fue una periodista, poeta y dramaturga que nació en Torreón, Coahuila y que destacó por ser la primer mujer que dirigió un diario en México (La Prensa Gráfica).

Ida B. Wells (1862-1931) fue una periodista afroamericana que utilizó las herramientas del periodismo de investigación para denunciar el prejuicio y la violencia de la época. Además de haber sido una gran defensora de los derechos civiles y de la mujer. Documentó cientos de casos contra los linchamientos raciales y trabajó a favor de la equidad de las mujeres.

Oriana Falliaci (1929-2006) fue la primera mujer italiana en ser corresponsal de guerra. Fue periodista, escritora y activista. Le tocó ser testigo de la matanza de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, mientras se preparaba para cubrir los Juegos Olímpicos de México.

Dorothy Thompson (1893-1961) fue una periodista y locutor de radio. Fue testigo del crecimiento del partido Nazi en Alemania, que se dedicó a cubrir. Dorothy entrevistó a Adolf Hitler en 1931. Es creadora de la columna “On the record”, que era leída por diez millones de personas y se publicaba en más de 170 periódicos.