Agua insegura: del Río Santiago a los hogares de Guadalajara

El agua que recibe el AMG no se purifica de acuerdo a la carga de contaminantes que contiene

En el río Santiago el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) identificó mil 90 contaminantes de diferente naturaleza química desde el 2011, pero a pesar de esta condición, el cauce aporta en la actualidad 13% del agua “potable” que se envía a las viviendas del Área Metropolitana de Guadalajara a través de la red de distribución de organismo operador local, SIAPA. 

El último informe anual del SIAPA reporta que las fuentes de abasto para la metrópoli son Chapala, pozos profundos, la presa Elías González Chávez y manantiales; lo que no especifica es que de los 188 millones de metros cúbicos de agua que se reportaron como traídos desde el lago de Chapala, 44 millones se bombearon del río Santiago, es decir, el 13% del volumen total que llegó a las casas de la ciudad. En el documento oficial, este volumen aparece como “planta de bombeo número 2”.

 

 

Una vez extraída el agua a través del canal Atequiza-Las Pintas, se envía a la planta potabilizadora Miravalle, en Guadalajara, que opera el SIAPA, donde recibe un tratamiento que solo se encarga de eliminar microorganismos y turbiedad a través de desinfección y filtración, sin embargo, deja fuera el resto de contaminantes provenientes de las industrias y el sector agropecuario. No recibe una purificación acorde a la carga de contaminantes que contiene. 

 

Agua insegura

De acuerdo con el artículo científico “Aguas inseguras, el ciclo hidrosocial del agua potable en el Occidente de México”, publicado el 12 de agosto pasado en la revista Local Environment: The International Journal of Justice and Sustainability, el uso del río Santiago para abastecer agua potable al Área Metropolitana de Guadalajara exige altos estándares de saneamiento antes de distribuirse, pues se trata de una reutilización de aguas de desecho.

El artículo informa que sólo en el primer tramo del río Santiago, de Ocotlán a Juanacatlán, recibe las aguas negras de al menos 300 mil habitantes, de las cuales solo el 45% fue previamente tratada. Además, en ese primer trazo, los autores detectaron 169 empresas manufactureras que incluyen 20 fábricas de tequila, que según documentaron, realizan descargas contaminantes.

A decir de la científica Cindy McCulligh, una de las autoras del artículo, este sistema de abastecimiento implica un riesgo de salud pública ya que el agua que aporta no cumple con los criterios ecológicos de calidad del agua (CECA) establecidas por la normatividad federal, particularmente en coliformes totales y fecales, sólidos disueltos, color, oxígeno, manganeso, nitritos y residuos de detergentes, entre otros. 

-Territorio: ¿Cuál es el origen de esta fuente de abasto para el AMG, el tan contaminado río Santiago?

Cindy McCulligh: Ese sistema es antiguo, data de 1956. Cuando originalmente se quiso traer agua de la cuenca Lerma-Santiago fue a través del Río Santiago, entonces esa infraestructura es de hace más de 60 años. En 1991 se inaugura el acueducto cerrado Chapala-Guadalajara para traer agua de mejor calidad y sigue siendo la fuente principal a la ciudad. Desde que yo tengo conocimiento, hace 13 años, siempre se utiliza el sistema antiguo. Ahora, ese acueducto cerrado (Chapala), como no se le ha dado mantenimiento, ha ido perdiendo capacidad y usan el sistema antiguo para completar la dotación de los metros cúbicos a los que tiene asignada la ciudad del lago de Chapala.

 

 

-T: En su estudio menciona que el SIAPA solo hace estudios al agua antes de que sea potabilizada, ¿se refiere a que una vez que pasa la potabilización ya no se analizan?

CM: Sí se hacen estudios, está la planta de potabilización de Miravalle, dicen que hacen varios miles de estudios al año pero lo que publican en su portal son estudios antes de la potabilización. No transparentan cómo sale una vez potabilizada.

-T: ¿A qué parte de Guadalajara llega este volumen del río?

CM: Se mezcla el agua del acueducto con agua de Toluquilla, se va a una parte a los municipios de Guadalajara y Tonalá, pero principalmente son Guadalajara y Zapopan. 

-T: El flujo de agua con mala calidad, particularmente turbia y con coliformes fecales que se ha estado reportando en diferentes partes de la ciudad en últimas semanas, ¿podría tener relación con el agua que proviene del Santiago?

CM: No quisiera entrar en especulación, faltan estudios precisos para saber qué está pasando. Yo no me atrevo a decir es una cosa u otra, pero saliendo de las potabilizadoras el agua debe salir sin turbiedad. Puede haber contaminantes no convencionales que nosotros mencionamos como un riesgo cuando hablamos de agua del sistema Santiago, pero está diseñada la potabilización para eliminar la turbiedad. Puede ser un problema de la red de distribución, pero hay que revisarlo.

-T: Volviendo a su artículo, ¿cuál es la dimensión del riesgo para la salud pública al recibir agua potable, entre comillas, proveniente de un río tan cargado de diversos tipos de contaminantes como es el Santiago?

CM: El sistema de potabilización local está diseñado para recibir aguas superficiales, pero no para el tratamiento de aguas residuales directa o indirectamente. El caso del río Santiago constituye un flujo indirecto de aguas residuales tratadas y no tratadas y eso requiere otro tipo de sistemas de potabilización. Se menciona en el artículo qué tipo de contaminantes deben eliminarse con este tipo de sistemas, que tienen que ver con contaminantes emergentes como los farmacéuticos y demás. El agua puede incluso cumplir con la normatividad vigente, pero hablamos de que esa normatividad es obsoleta y requiere actualizarse.

Si no se protegen los cuerpos de agua de las fuentes de contaminación, siempre va a existir el riesgo, porque depende de la tecnología de potabilización y tenemos tecnologías convencionales que no están diseñadas para tratar este tipo de contaminación.

-T: ¿Cuáles son las alternativas que se pueden abordar para resolver este problema?, ¿definitivamente eliminar esta fuente de abastecimiento o robustecer la potabilización?

CM: En específico no planteamos en el artículo si se debe de cerrar el sistema del río Santiago, para mi gusto sí se debería de cerrar. Ahora, es complicado porque estaríamos eliminando 15 o 20% del agua que se abastece en la ciudad, quitarla afectaría a la población más vulnerable en estos casos. ¿Es una fuente insegura que genera riesgos? Sí, ¿Cuáles son las opciones? Proteger las fuentes de abastecimiento de la cuenca y que se tenga un sistema de potabilización adecuadas por el tipo de agua que se está utilizando.

Cuando se trata de aguas subterráneas muchas veces no son tratadas, solo son cloradas y cada vez va a ser más frecuente este tipo de contaminantes que se llaman geogénicos, que son de origen natural como fluoruros y arsénicos y que se van a volver más frecuentes por la extracción descontrolada del agua subterránea.

Se solicitó una entrevista con el SIAPA sobre la calidad del agua que se abastece a partir de la planta potabilizadora de Miravalle, pero no hubo respuesta.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Violeta Meléndez

Violeta Meléndez

Reportera desde 2011 especializada en medio ambiente. Ha trabajado en medios impresos y digitales de Guadalajara en la cobertura de noticia diaria y realización de investigaciones, su especialidad es el manejo de recursos naturales, impacto ambiental, desarrollo urbano sustentable y divulgación de la ciencia. Estudió Periodismo y Biología, ambas licenciaturas por la Universidad de Guadalajara.