Campañas electorales, entre rechazos, impugnaciones y desorden

El trabajo del organismo público local

El pasado 4 de abril iniciaron las campañas electorales en Jalisco, de acuerdo con el calendario oficial del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC); sin embargo, muchos candidatos no recibieron sus candidaturas aprobadas a tiempo, y algunos otros no arrancaron ese día ante la incertidumbre. 

Un día antes, los y las consejeras del instituto electoral tuvieron una reunión que parecía infinita, donde discutieron el registro de cada candidato con los representantes legales de los partidos políticos. Entre papeles, cuestionamientos, errores y una inminente desorganización, los funcionarios terminaron después de más de 24 horas con algunos candidatos rechazados, principalmente de Morena. 

Dicho partido político recibió el rechazo de 24 planillas para presidencias municipales porque les faltó alguna firma o papel. Morena fue el partido que más planillas rechazadas tuvo, aunque al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) también le rechazaron una. Esto generó que los candidatos tuvieran que esperar primero al fallo de rechazo oficial de parte del IEPC; después interponer un recurso de apelación ante el Tribunal Electoral del Estado y por último, esperar a recibir la aprobación para iniciar su campaña mientras sus contrincantes ya lo habían hecho. 

¿Qué llevó al IEPC y a los partidos al retraso y la desorganización?

Para muchos, la cantidad de errores en los registros de las candidaturas y los retrasos han sido únicos en estas campañas electorales y nunca se había visto con esa magnitud. Esta es la primera vez que la contienda electoral inicia a destiempo. 

Pero el error no solo está en el instituto electoral, sino también en los representantes legales de los partidos quienes parecen no entender los requisitos electorales estipulados en la ley. 

De acuerdo con Marcos del Rosario Rodríguez, experto en derecho electoral, pareció que los partidos políticos improvisaron y no hicieron su labor para defender a sus candidatos propuestos. “Ha sido un inicio complejo, como nunca. Sí hay una falta de capacitación de los cuadros políticos”. 

Y por parte del instituto electoral, también hubo poca comunicación y “una falta de funcionalidad respecto a referir con exactitud sus acuerdos y qué se está pidiendo a los partidos políticos. Pareciera que los agarró con los dedos en la puerta, mucho se hizo de último momento y pareciera falta de oficio, previsión y organización”. La intención de la labor del IEPC es ser claro en las etapas a seguir que se establecen con tiempo de anticipación. 

Estas sesiones maratónicas donde se mostró a los consejeros, representantes de partidos políticos e incluso al presidente del IEPC, Guillermo Alcaraz Cross, perdidos o poco enterados de algunas situaciones no pueden suceder porque los procesos y las fechas establecidas son claras. 

Un ejemplo, recalcó Del Rosario Rodríguez, es Nayarit quienes también están en campañas políticas y solo les tomó una hora de sesión de comités municipales para aprobar planillas porque, dijo, se previó que tuvieran toda la documentación y que los partidos cumplieran. 

Ante el desorden, muchos candidatos jaliscienses reclamaron que por esperar las impugnaciones empezarían más tarde que sus contrincantes y tendrán menos tiempo para hacer campaña. 

Y es cierto, la falta de atención en los requisitos les ha afectado en su derecho a buscar el voto. La lección, insistió Del Rosario Rodríguez, debería de ser para el Tribunal Electoral quien deberá reflexionar los procesos ya que al parecer los plazos para el registro de candidatos y para las impugnaciones no son suficientes. Tanto así que aún quedan candidatos sin recibir el fallo del tribunal y tendrán que esperar a que la sala superior les responda y entonces iniciar campañas, semanas antes de la elección. 

Pero la inequidad también afectará a los votantes quienes pueden estar confundidos por quienes serán los verdaderos candidatos en las boletas. “Al haber confusión de quienes son las opciones genera incertidumbre y puede haber una posible afectación en la libertad de elección”, reconoció el también coordinador de la carrera de Derecho del ITESO. 

Las boletas y los candidatos interminables

Además de que no todos los candidatos empezaron al mismo tiempo y hasta la fecha algunos apenas empiezan, estas elecciones serán confusas también por la cantidad de opciones. 

Es poco probable que, por ejemplo, el votante promedio pueda conocer a profundidad los nombres y las propuestas de los 13 candidatos al municipio de Guadalajara, o los 12 en El Salto, o las 14 opciones para representar al distrito 8 en el congreso local. 

Sin embargo, Jalisco ha llamado la atención a nivel nacional por no haber hecho coaliciones a nivel local, surgieron partidos que no se conocían las elecciones pasadas y todos compiten contra todos. 

Al tener tantas opciones, explicó Del Rosario Rodríguez, no hay legitimación mayoritaria y los elegidos tendrán que trabajar en equipo lo cual lleva tiempo. 

“Me parece que opera un tema de reflexión ética por parte de algunos partidos políticos de decir ¿tengo posibilidades? no, ¿por qué no busco la coalición y trabajamos en un proyecto en común?”. 

El académico calificó la situación como una “frivolización del proceso electoral” y aclaró que no se trata de vulnerar el derecho a contender pero sí ofrecer opciones serias con partidos que ofrezcan intereses o ideologías claras. 

“Me parece que hay un fraude al ciudadano, si saben que no van a ganar, ¿por qué están contendiendo? Es una afrenta al electorado”. 

Además, sugiere que los partidos tienen intereses económicos sobre los intereses de representación social o política. Este año, el IEPC aprobó incrementar el presupuesto destinado a los partidos políticos más de 32 millones más por lo que en total serán 287 millones 295 mil 10 pesos repartidos entre todos. 

De entrada, según el académico, el monto es tremendo y  no tendría por qué existir ese presupuesto tan grande. Pero además, debería de haber más requisitos para que los partidos reciban dinero. Por ejemplo, que se eleve el porcentaje de registro de los partidos políticos o no darles financiamiento hasta que pase la contienda y demuestren que tienen representatividad. 

No pueden solo surgir partidos locales o cambiarse el nombre para seguir recibiendo dinero, “no tienen una ideología clara, parecen satélites, o auténticas corporaciones que deciden registrarse, reciben financiamiento y no les molesta desaparecer. Un año con ese financiamiento es buen negocio”, criticó el abogado. 

Por lo pronto, aún siguen sumándose a la campaña electoral muchos candidatos que impugnaron su registro; y el 6 de junio los votantes recibirán en las urnas una boleta larga con los nombres de todos los candidatos, incluso aunque sea la primera vez que lean el nombre de la mayoría.


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes adquirir una membresía desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Katia Diéguez

Katia Diéguez

Es periodista formada en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Jalisco. Desde su formación como estudiante y ahora como profesionista ha trabajado en diferentes medios locales como Más por Más, el Diario NTR, Territorio y Mural de Grupo Reforma. En este último trabajó como reportera de la sección local y realizó coberturas diarias y de investigación principalmente en temas de género, derechos humanos, infancia, diversidad sexual y educación. Además, ha complementado su educación con cursos y talleres de periodismo narrativo, de investigación, transparencia, género y derechos humanos.