Código Violeta: la propuesta del gobierno para proteger a las mujeres

Una medida insuficiente y excluyente

“Quédate en casa”, el mensaje que se repite por todos lados puede ser un factor más de riesgo para aquellas mujeres que viven con un agresor. 

Por ello, y ante la creencia de que aumente la violencia durante la cuarentena, el Gobierno estatal instaló el pasado 6 de abril un programa para mejorar la atención a las mujeres y garantizar su seguridad. Le llamaron Plan Estatal Emergente de Prevención de Violencia Familiar ante el Coronavirus (Covid-19) y crearon el Código Violeta para darles atención prioritaria.

La principal novedad, el Código Violeta, es una clave para que cuando una mujer llame al 911 a reportar violencia doméstica reciba atención prioritaria con personal capacitado. Las policías estatales y municipales atenderán las denuncias y ya están capacitadas, según explicó Violeta Castillo, jefa de planeación de la secretaría de seguridad del estado. 

“Tenemos un catálogo en colores de semáforo para determinar el riesgo del servicio que se solicita. Se va a incluir el color violeta y se va a hacer un despliegue de policías especializados en violencia de género. El 20 por ciento del estado de fuerza es especializado en este tema y el tiempo de respuesta sería de cinco minutos”, aseguró. 

Pero el problema principal, de acuerdo con Alejandra Cartagena del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), es que muchas mujeres ni siquiera tienen teléfono o su pareja no les permite usarlo.  “Todo esto que hacen lo hacen tarde y al hacer las cosas tan apresuradas no ven los contextos. El Código Violeta es para mujeres que tienen acceso a un teléfono y que tenga crédito”, lamentó la también abogada. Además, solo hay 8 operadores en el 911 quienes cubren guardias de hasta 12 horas, por lo que no se dan abasto, según reportó el periódico Mural. 

De acuerdo con las autoridades, el número de denuncias por violencia doméstica ha bajado desde el inicio de la cuarentena. Pasaron de registrar 209 denuncias en la semana del 9 al 15 de marzo, a 143 en la semana del 6 al 12 de abril. Es decir, 66 denuncias menos en un mes. 

Pero para Cartagena, la cifra no significa que haya menos mujeres violentadas, sino menos que pueden salir a denunciar. “(Las mujeres) literalmente están rodeadas, su agresor probablemente no les permite salir ni usar su celular. Además, ahorita no quieren salir y arriesgarse a enfermarse”.  Lo que sí ha aumentado son los reportes al 911 entre un 3 y 4 por ciento, según datos de Castillo.

El Plan Estatal contempla que el Centro de Justicia para las Mujeres atienda con mayor agilidad a quienes ya tienen órdenes de protección. 

“Aproximadamente hay 5 mil órdenes a las que se da seguimiento en la unidad de atención de medidas de protección en coordinación con las comisarías”, detalló Mariela Martínez, directora de delitos por razón de género de la Fiscalía del estado.

Sin embargo, faltan policías capacitadas en perspectiva de género que canalicen de manera correcta a las mujeres que logran llamar para reportar violencia. En algunos casos, explicó la abogada de Cladem, las mismas policías las desestiman para que no denuncien e incluso les aseguran que la Fiscalía no está trabajando, a pesar de ser falso. 

La estrategia del gobierno estatal también incluye un aumento en refugios para aquellas que necesiten un lugar para vivir, y líneas telefónicas para atender a hombres y mujeres en crisis. 

A pesar de los esfuerzos de las autoridades que Cartagena describió como poco incluyentes, lo mejor que cualquier persona puede hacer si conoce a alguna mujer víctima de violencia es demostrarle apoyo y hacerle saber que no está sola. 

“Si sabemos que la vecina sufre violencia veamos la forma de hacerle llegar una manzana, arroz, azúcar donde diga que si necesita algo aquí estamos o si necesita crédito. No solo reportes a tu vecino fiestero, reporta a tu vecino agresor”, concluyó.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Esta nota es posible gracias a tu contribución. Si quieres donar y ser parte de Territorio bien público, lo puedes hacer desde acá. 

#TerritoriobienPúblico

 

Katia Diéguez

Katia Diéguez

Es periodista formada en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Jalisco. Desde su formación como estudiante y ahora como profesionista ha trabajado en diferentes medios locales como Más por Más, el Diario NTR, Territorio y Mural de Grupo Reforma. En este último trabajó como reportera de la sección local y realizó coberturas diarias y de investigación principalmente en temas de género, derechos humanos, infancia, diversidad sexual y educación. Además, ha complementado su educación con cursos y talleres de periodismo narrativo, de investigación, transparencia, género y derechos humanos.