¿Cómo avanza el programa de pruebas rápidas?

Jalisco promedia 608 pruebas diarias

Al comienzo de la pandemia en Jalisco, el Gobierno del Estado junto con la Universidad de Guadalajara (UdeG) previeron realizar 500 pruebas diarias para detectar a personas contagiadas con la COVID-19; pero hasta la fecha, en conjunto con los laboratorios particulares, en el Estado se han realizado 71 mil 853 pruebas por lo que el promedio diario desde la aparición de los primeros casos el 14 de marzo es de 608. 

 

 

De hecho, la estrategia de Radar Jalisco, alterna al Gobierno Federal, ha permitido que en Jalisco se detecte el doble de casos de personas contagiadas por COVID-19. Hasta el 7 de julio, las instancias federales han detectado 8 mil 081 casos; mientras que con Radar Jalisco se suman 16 mil 459. Jalisco cuenta con un conteo propio que incluye los casos positivos que reportan los laboratorios de la UdeG.

El modelo epidemiológico Radar Jalisco se distingue por la búsqueda de casos, lo cual, según la administración estatal, incrementa la probabilidad de detectar casos aún con síntomas leves o asintomáticos y cortar las cadenas de contagio. El porcentaje de positividad de las pruebas en Jalisco llega al 36.8% frente al 50% del modelo federal. 

Particularmente la positividad de las pruebas que ha aplicado la UdeG alcanzan un máximo de 23%: “Es el adecuado de lo que tendríamos que encontrar y es buen parámetro”, afirma el coordinador general de Epidemiología de los Hospitales Civiles, Mario Márquez Amezcua. Sin embargo, recuerda que el 10 de junio la positividad llegó solo al 10%, para el 8 de julio subió a 19.6% hasta llegar a la proporción actual.

Y explica que no son comparables las positividades entre el modelo estatal con el federal. La tasa de las estadísticas federales se elevan porque hacen la prueba a pacientes con más alto riesgo que ya están hospitalizados. Y Radar Jalisco trata de romper cadenas de transmisión detectando factores de riesgo asociados con las enfermedades crónicas como diabetes, asma, tabaquismo u obesidad.

“Damos seguimiento puntual a los casos durante 14 días, vemos su sintomatología. Hemos dado seguimiento a 2 mil 458 personas que se han contagiado de COVID-19”.

El coordinador de la Sala de Situación en Salud para atender la pandemia por coronavirus, Francisco Muñoz Valle, informó al comienzo de la estrategia que las pruebas procederían del Gobierno de Jalisco. Se invirtieron 47 millones 169 mil 553 pesos entre el gobierno del Estado y la UdeG, con los cuales se compraron 12 mil pruebas PCR, las más confiables de acuerdo a la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios.

Una parte de estas pruebas se concedieron a la casa de estudios que, según el coordinador de Epidemiología Márquez Amezcua, son suficientes para ampliar el operativo por mínimo un mes más. Actualmente los laboratorios de la UdeG son aptos para hacer 390 pruebas diarias, pero pueden cumplir con 500.

La UdeG puso a disposición el teléfono 33-3540-3001 para atender a las personas con síntomas o sospecha de contagio para derivarlos al 911 en caso de urgencia o agendar citas. El sistema de calendarización vía telefónica puede atender mil 400 llamadas durante todo el día; Márquez Amezcua afirma que las citas se concretan, máximo, tres días después de la llamada.  

 

Así funciona el modelo federal

El Modelo Centinela de detección de casos, según ha explicado el subsecretario Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, consiste en hacer “pruebas a personas” y en otros modelos se destaca el número de pruebas realizadas por lo que se obtiene cuántas de ellas resultaron positivas.

“En México estamos interesados en utilizar eficientemente las pruebas de laboratorio para guiar las acciones de salud pública.”, declaró en una de las conferencias de prensa diarias.

Esto ha provocado que la proporción de positividad del modelo Centinela haya llegado hasta el 50%, ya que las pruebas se aplican a personas con síntomas y no a quienes tengan inquietud por saber si están contagiadas.

El director General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal, José Luis Alomía, abundó que el porcentaje de positividad expone cómo está la circulación del virus entre la población. Por lo cual se sabe que la mitad de las personas con síntomas de degradación del sistema respiratorio serán por el virus SARS-CoV-2 que provoca la COVID-19.

 

UdeG concentra 20% de pruebas en Jalisco y planea ampliar laboratorios

Desde el 14 de abril la UdeG integró cinco de sus instalaciones para realizar pruebas PCR a la estrategia del Gobierno de Jalisco para detectar casos de COVID-19. Dos laboratorios del Hospital Civil de Guadalajara (HCG), el Instituto Transdisciplinar de Investigación y Servicios ubicado en la sede de Belenes y el Laboratorio de Microbiología del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) en el Área Metropolitana de Guadalajara.

Además del Centro Universitario de la Costa en Puerto Vallarta que empezó a operar desde el 28 de abril con capacidad de realizar hasta 30 pruebas diarias no solo para la población vallartense, sino para los que requieran la prueba de toda la costa jalisciense y nayarita. Puerto Vallarta es el municipio que concentra más casos del virus, solo detrás de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque.

Pero ante la escalada de contagios, Mario Márquez Amezcua, coordinador general de epidemiología de los Hospitales Civiles, comenta que se tiene previsto extender la cantidad de laboratorios de prueba a otras regiones del estado. Hasta ahora, la casa de estudios ha realizado el 20% del total de pruebas hechas en Jalisco.

Entre ellas se incluyen las 401 brigadas domiciliarias que se dedican a personas que no se pueden mover, adultos mayores, personas con discapacidad o que corren gran riesgo de salir de las casas.

Entre los cambios y aprendizajes que han ayudado a depurar los mecanismos de atención, el coordinador de Epidemiología destaca la identificación de síntomas clave para reconocer a las personas susceptibles de hacerse una prueba como la pérdida del sentido del olfato y del gusto que se sumaron a los ya conocidos dolores de cabeza y garganta y tos.

Particularmente el CUCS ha sido el que ha concentrado casi 7 de cada 10 pruebas realizadas por la UdeG. El proceso implica llegar a la puerta 12 de acceso en coche. Las personas que serán sometidas a la prueba no requieren bajar de su vehículo para que los especialistas tomen su muestra y la lleven a los laboratorios. De uno a tres días después se les informa vía telefónica si la prueba fue positiva o negativa. 

La adaptación del CUCS como laboratorio de pruebas de COVID-19 ha generado preocupación entre los vecinos de la colonia Independencia Oriente y las circundantes, según Emmanuel Alejandro Díaz, gerente municipal de la zona centro.

Nicole Hernández vive a unas cuadras del Centro Universitario, pero se enteró de la adaptación de las instalaciones como laboratorio por las redes sociales y no recibió información directamente en su vivienda.“Me dio un poco de preocupación ya que pensé que habría un mayor flujo de personas con COVID-19 y eso me hizo pensar que era más probable que yo o mi familia estuviéramos en riesgo”.

Si bien el movimiento de personas y vehículos en la zona disminuyó por la suspensión de clases presenciales, ahora el ambiente es “hasta silencioso”. Sin embargo, especialmente en la colonia Independencia Oriente y en sus alrededores existe más compromiso por respetar las normas de sanidad recomendadas por el Gobierno del Estado como el uso de cubrebocas y los comercios cercanos cuentan con medidas estrictas de sanidad.  

Mariana, otra vecina de la zona, acepta que la inclusión del laboratorio de detección de personas contagiadas cerca de su casa “no fue la mejor noticia, lógico que preferiríamos que estuviera en una zona no habitacional”. Sin embargo, reconoce que era una medida necesaria “si la opción más rápida fue esa, pues ni modo”.

Cerca de su domicilio en la colonia Monumental, la actividad en las calles es casi la misma que había previo a la pandemia, pero lo que sí destaca es el paso más frecuente de ambulancias desde hace un mes a la fecha. “Por lo general es normal por las clínicas y hospitales que están en esa zona, pero sin duda aumentaron”.

A futuro, el coordinador general de epidemiología de los Hospitales Civiles prevé que si se reactivaran las clases presenciales en el CUCS el laboratorio podría instalarse en otro espacio apto para hacer las pruebas.


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.