¿Cómo llegamos acá?

Desde la redacción de Territorio

Desde la redacción de Territorio

Hacer periodismo es diferente para cada medio de comunicación, para cada reportero y para cada situación que se vive. No es lo mismo reportar la pandemia desde Italia que desde México, o reportar una crisis económica desde la versión oficial o la versión de quienes lo viven. 

Por ello, en Territorio hemos decidido compartir un poco de las experiencias que vivimos, los dilemas, las decisiones que se toman en la redacción todos los días y los retos a los que nos enfrentamos. Esto, con la intención de transparentar nuestro trabajo y mostrar cómo es hacer periodismo desde un medio como el nuestro; colaborar con nuestra experiencia y abrir el debate hacia las diferentes formas de informar e interactuar con la información y la realidad. 

 

¿Cómo llegamos acá? 

En octubre cumplimos 6 años de existencia. El camino por el que hemos transitado muchas veces ha tenido que cambiar y no siempre hemos estado en la posición que imaginamos en un inicio.  Aún así, si tuviéramos que resumir cuáles han sido nuestras principales herramientas durante todo este tiempo serían cuarto: adaptación, persistencia, imaginación y sentido del humor. 

El plan inicial era construir un medio nacional (elinterior.mx) que fuera capaz de conectar las distintas regiones del país a través de sus principales ciudades. Se trataba de un esfuerzo por descentralizar la información, y utilizar las ventajas que ofrece el internet de reducir distancias, ampliar alcances y conectar personas. 

En aquel momento, nos parecía que las regiones más allá de la capital, tenían muy poca oportunidad de explicarse y que estaban inmersas en una dinámica informativa local (cerrada) y nacional (sesgada). 

Territorio era la parte impresa, y suponía ser una revista que se ofreciera una vez a la semana en algunos periódicos locales del país.  Cada semana haría un dossier dedicado a una ciudad distinta. La idea era la misma que el interior, pero la experiencia era otra. Se trataba de unir bordes y reducir brechas, a través del periodismo. 

Las circunstancias económicas nos hicieron limitarnos a resumir todo el proyecto completo en uno: una revista digital, mensual, local y que estuviera guiada por una palabra. 

El dinero era importante para consolidar nuestra independencia y subsistencia en el largo plazo, por lo que a la par tuvimos que concentrarnos en consolidar una escuela, una tienda, un café, un espacio físico y un festival. 

Esos proyectos no solo completarían un circulo virtuoso entre la construcción de una comunidad, la distribución de la información y el acercamiento a otras regiones. Aunque eso implicaba diversificar el equipo, reducir la producción de información y aprender nuevos negocios.

Al final, después de dos años de producir la revista decidimos parar y dedicarnos a consolidar el resto de los proyectos. El equipo de cinco personas que funcionaba como una redacción, poco a poco se fue convirtiendo en un equipo multidisciplinario, de gestores, administradores y productores. 

En el camino se nos cruzó la oportunidad de construir un espacio, un café y de trasladar nuestros contenidos a un formato en vivo y frente a una audiencia. 

El equipo cambió durante todo este tiempo, los proyectos nacen, se ponen en pausa, se retoman y se vuelven a activar. Aunque la convicción siempre ha sido la misma: periodismo para pensar, entender y explicar.

 

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico