¿Cómo se superaron las pandemias? (I)

A H1N1: La pandemia enquistada en México.

El precedente más cercano a la pandemia por la Covid-19 fue la influenza A H1N1, en 2009. Los jóvenes y niños de aquellos años son los empleados o población económicamente activa que padecen las consecuencias del aislamiento y la emergencia sanitaria hoy. La experiencia de la influenza en México ayudó a definir muchas de las políticas utilizadas para controlar la pandemia actual.

Las cifras registraron 18 mil 500 muertes en el mundo. En México, mil 244 fallecimientos, de ellos 77 en Jalisco; México fue el país más afectado, reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En términos económicos y sociales la pandemia costó al país el equivalente al 1% del Producto Interno Bruto (PIB) de 2008 (poco más de 9 mil millones de dólares), y dejó muestras de discriminación a los mexicanos en el extranjero. A nivel local, provocó el despidió del secretario de Salud en Jalisco.

El origen

Los primeros vestigios del virus se presentaron como neumonía atípica en marzo de 2009 en México y Estados Unidos. El 21 de abril el gobierno estadounidense confirmó cinco casos de influenza porcina.

La Secretaría de Salud en México detectó que la constitución genética del nuevo virus resultó ser todo un “cóctel biológico”, porque combinó cuatro virus diferentes de influenza A: de aves, de cerdos y de humano, una variación nunca antes detectada.

Hasta ese momento se conocían tres tipos de virus de la influenza: A, B y C. En especial del subtipo A pueden presentarse en hasta 144 combinaciones, desde H1N1 hasta H16N9, y tiene la capacidad de infectar a humanos y algunas especies de animales tales como aves, cerdos, tigres, entre otros. 

La evolución del contagio provocó que el 17 de abril de 2009 se emitiera una alerta epidemiológica en México. Y el 11 de junio la OMS declaró oficialmente la existencia de una pandemia mundial.

Al frente de la estrategia durante el gobierno de Felipe Calderón, estuvo José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud. Al término de la emergencia fue calificado por Calderón como “uno de los mejores secretarios de Salud que ha tenido México”. 

Para atender la emergencia se recurrió al Fondo de Protección de Gastos Catastróficos del Seguro Popular, que llegaba a 20 mil millones de pesos. Los pacientes en clínicas que no requerían ser internados se enviaron a sus casas y las cirugías no urgentes se aplazaron.

La ola de contagios sucedió en un transcurso de dos semanas. El periodo crítico fue del 22 al 28 de abril de 2009, y los casos empezaron a descender los primeros días de mayo. Durante ese lapso se recomendó distanciamiento social; las clases y eventos masivos fueron suspendidos.

En entrevista reciente, el ex secretario Córdova Villalobos recuerda que en 2009 no era posible hacer las pruebas de detección actuales. Los diagnósticos que recopilaban, se validaban en Canadá. La desconfianza hacia las pruebas rápidas también existió en aquel momento. De hecho, el actual subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell participó en aquella emergencia, como director adjunto de Epidemiología, y como parte del equipo que diseñó el Sistema Nacional de Vigilancia. 

La influenza A H1N1 se diferenció de otro tipo de virus similares porque afectó mayormente a la población joven. Si bien se detectaron poco más de 75,000 casos confirmados, de acuerdo a estimaciones de la OMS es posible que entre un cuarto y la mitad de la población del país haya sido infectada durante el brote pandémico.

De los casos confirmados la mayoría se concentraron en la Ciudad de México con 8 mil 502, seguido por el Estado de México con 4 mil 682 y San Luis Potosí con 4 mil 446; Jalisco estuvo cercano con 4 mil 333 casos. 

El presupuesto autorizado para atender la pandemia fue de 2,245,661.2 miles de pesos, que fue utilizado principalmente para la adquisición de los insumos.

¿Qué pasó en Jalisco?

El reconocimiento oficial de la llegada de la influenza A H1N1 a Jalisco fue casi un mes después de la alerta epidemiológica en el país. En el transcurso, el entonces gobernador Emilio González Márquez declaró que el estado estaba “libre” del virus y que no se trataba de una “excepción sospechosa”. También el secretario de Salud, Alfonso Gutiérrez Carranza aseguró el arribo de la enfermedad se controlaría.

El 19 de mayo de 2009 se confirmó la primera víctima fatal, una mujer residente de Tonalá. A pesar de las declaraciones enérgicas de los funcionarios, ninguno dio la cara para informar la noticia. En la conferencia de prensa participó la directora de Salud Pública, Elizabeth Ulloa Robles, quien ahora dirige el Hospital de la Mujer. La crisis provocó la renuncia del secretario de Salud quien dejó su puesto a Alfonso Petersen Farah.

La presencia del virus obligó la suspensión de clases de todos niveles, misma que se extendió hasta el 18 de mayo de 2009.

En un momento, Jalisco ocupó el cuarto sitio a nivel nacional por cantidad de contagiados con mil 834 casos. De acuerdo a un artículo de Carlos Alonso Reynoso publicado en la Revista académica Desacatos, en Jalisco se dejó de temer al nuevo virus. Muchos dudaban de que existiera la enfermedad o minimizaban su riesgo, otros pensaban que se había inventado para distraer a las personas, varios señalaban que había sido exagerado su manejo por parte del gobierno y los medios de comunicación. 

Discriminación por “virus mexicano”

La Organización de las Naciones Unidas condenó los actos de etiquetar el virus como “mexicano” debido a que fueron “claros e inaceptables actos de discriminación con efectos negativos (…) incluyendo posibles perjuicios económicos, por ejemplo en los viajes de negocios”.

Esto después de que decenas de mexicanos fueron colocados en cuarentena al viajar a China, a pesar de que no presentaban síntomas de influenza.

La etiqueta surgió al identificar a México como un sitio de brote explosivo, a pesar de que el virus evolucionó y presentó sus primeras afectaciones en Estados Unidos.

Uno de los casos más sonados ocurrió en un partido de la selección mexicana de futbol, al visitar en plena contingencia el departamento de Cuscatlán para enfrentar a la selección de El Salvador.

Las referencias a la influenza A H1N1 y su relación con los mexicanos provocaron expresiones despectivas. Futbolistas y periodistas acreditados recibieron insultos como “puercos” o “enfermos”, de acuerdo a una crónica publicada en el diario Milenio.

Comerciantes ambulantes alrededor del estadio que albergó el juego ofrecían chalecos con la leyenda “Protégete del virus mexicano”. Durante el partido, decenas de aficionados salvadoreños portaron tapabocas. La conclusión fue una derrota para el equipo mexicano que, al final, fue lo menos relevante de la visita.

El ocaso de la pandemia

El 28 de junio de 2010 finalizó en México la alerta sanitaria. Posteriormente la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró un 10 de agosto de 2010 (poco más de un año después del comienzo) el fin de la pandemia por el virus A H1N1. 

Algunos de los factores que determinaron el término de esta fase fueron:

  • Los brotes de gripe a nivel mundial volvieron a los niveles de intensidad normales de las gripes estacionales.
  • El H1N1 dejó de ser el virus dominante.
  • Un gran número de personas cuenta con inmunidad.

A pesar de la fuerza del contagio, la cantidad de infectados y fallecidos no se compara a las grandes pandemias del último siglo. 

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este reportaje es posible gracias a tu contribución. Si quieres donar y ser parte de Territorio bien público, lo puedes hacer desde acá. 

#TerritoriobienPúblico

 

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.