¿Cómo se votará el 6 de junio ante la COVID-19?

Elecciones en pandemia

Para las próximas elecciones se espera que el abstencionismo se incremente. En los comicios intermedios a los procesos presidenciales decrece la participación de los ciudadanos y ahora, con la pandemia de COVID-19 y riesgo latente de contagios por la aglomeración de personas, puede inhibir aún más la asistencia de los electores a las casillas.

La muestra más reciente fueron las elecciones de Hidalgo y Coahuila el 18 de octubre de 2020, donde se probaron medidas sanitarias para evitar contagios. A pesar de esto, hubo un descenso sensible de la participación: en Coahuila participó el 39.38% de los electores y en Hidalgo 48.96% (un promedio de 44.17%), cuando el promedio de las últimas cuatro jornadas electorales intermedias en México fue de 47.8%.

Para la elección de 2021 se espera la participación decrezca pero a nivel similar a los procesos intermedios anteriores como el de 2015 o 2009, prevé la doctora Mónica Montaño Reyes, coordinadora del Observatorio Político Electoral de la Universidad de Guadalajara (UdeG), ya que el INE mostró preparación para la organizar el proceso de 2020, aunque las filas debido a los protocolos serán más largas. 

Mientras, Juan Larrosa-Fuentes, investigador y coordinador del Observatorio de la comunicación y cultura del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), explica el propio desarrollo de la pandemia que ha afectado miles de personas con la muerte de algún familiar o amigo cercano podrían dudar en acudir a las casillas y decidir quedarse en casa. Pero destaca la importancia de que el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) comuniquen de manera adecuada y cercana a la gente cómo serán los cuidados y así convencer a los ciudadanos de que vayan a votar. 

Observa que del inicio de las campañas hasta ahora las autoridades electorales han tenido una “intervención escasa” que podría deberse a que no son instituciones preparadas para una contingencia sanitaria pero la desorganización que ha mostrado el IEPC se traduce en una falta de fiscalización de las campañas. 

Entre factores externos que podrían evitar que el abstencionismo aumente más de lo esperado es que en esta ocasión se postularon menos coaliciones con ideologías opuestas, lo cual causa confusión entre los electores y optan por no votar, evalúa la investigadora de la UdeG Montaño Reyes. 

Añade que en la boleta habrá más partidos, muchos de ellos nuevos, que tienen menos posibilidades de subsistir ante partidos con más estructura que tienen más posibilidad de movilización y de asegurar un cierto porcentaje de votos. 

En contraste, el desarrollo de las campañas electorales podría detonar en ataques más constantes entre los candidatos, lo cual se ha comprobado que genera desinterés, sobre todo, de las personas indecisas, profundiza Montaño Reyes:

“La esperanza en las campañas moviliza más porque genera un entusiasmo de que vamos por el buen camino, mientras que los tonos negativos o de miedo paralizan, hacen al votante dudar por quién va a votar, se paralizan y finalmente no votan”.

Concluye que particularmente en Jalisco los votantes tienden a cambiar de preferencia partidista y predomina el voto de castigo al partido en el poder. 

Además, para Larrosa-Fuentes, investigador del ITESO, las polémicas o luchas políticos en que se han enfrascado los partidos en el poder, como Morena, puede inhibir de votar a sus simpatizantes “y por otro lado vemos una oposición desdibujada que no es una opción real para muchas personas y esas personas ante la decepción de los partidos podrían dejar de votar y no sería extraño un voto en blanco masivo”.

¿Cuál será el proceso para votar?

Con el fin de reducir el riesgo, el INE ya cuenta con protocolos y procedimientos especiales para todos los participantes en la elección, debido a la “interacción entre la ciudadanía, lo que evidentemente incrementa la posibilidad de contagio y que puede repercutir de forma directa en la salud de aquellas personas involucradas”, indica el protocolo.

Desde el 7 de diciembre el INE acordó el Modelo de Casilla Única, y a partir de esa fecha comenzó la publicación de indicaciones especiales para el almacenamiento y documentación de los paquetes de boletas y los cómputos distritales. 

Previo a la jornada se hará:

  • Limpieza y desinfección de los lugares aprobados para instalar casillas únicas.
  • Colocación de señalizaciones en el piso que indiquen espacios de espera, recordando la distancia mínima de 1.5 metros.
  • Retiro de las cortinillas del cancel electoral para evitar la concentración de aerosoles que se expiden al exhalar, y así tener mayor ventilación.

Para los supervisores, capacitadores y funcionarios de casilla habrá dotación de elementos de protección como cubrebocas, caretas, gel antibacterial y toallas sanitizantes, y tendrán capacitación para evitar la concentración de personas.

En cada ubicación de la casilla habrá al menos nueve personas y un máximo de 18 que corresponden a los funcionarios y suplentes de cada casilla. A su llegada, los funcionarios limpiarán el mobiliario con una solución desinfectante.

Todos los materiales como plumas, lápices y dispositivos móviles que se utilicen durante el proceso serán limpiados con toallas húmedas, mismas que serán desechadas en una bolsa particular. Después de dos horas de la jornada, habrá una pausa de 15 minutos para mejorar la ventilación del lugar.

A lo largo de la jornada, los funcionarios de casilla se encargarán de la limpieza y desinfección de superficies expuestas al contacto de personas; se recomienda hacerlo cuando sea necesario, al menos cada tres horas, preferentemente cuando no haya electores en la fila de espera para votar, a fin de no obstaculizar el flujo de la votación.

Respecto a los electores, las medidas generales solicitadas en el protocolo son:

  • Uso obligatorio de cubrebocas, de manera adecuada cubriendo nariz y boca, en todo momento. Las demás personas que permanezcan por tiempo prolongado en la casilla deberán llevar y usar su propia careta.
  • Mantener una distancia de mínimo 1.5 metros entre personas. En espacios reducidos, procurar la separación tanto como sea posible, tratando de minimizar el contacto entre personas.
  • Desinfectar frecuentemente las manos. Para ello, en la casilla única se proporcionará gel antibacterial.
  • Limpieza frecuente de superficies. En la casilla única se proporcionarán toallas desinfectantes para el electorado.
  • Evitar cualquier tipo de contacto físico.
  • Los adultos mayores, personas con oxígeno, embarazadas, con obesidad y con discapacidad se les dará paso preferente.
  • Sólo podrán permanecer hasta dos personas en la casilla.

En el documento se aclara que no se obligará el uso de cubrebocas pero en caso de que algún ciudadano se resista, se le evitará votar. El INE matiza que “lejos de restringir algún derecho, los potencializa pues se busca no exponer a las personas a posibles riesgos de contagios en perjuicio de su salud y de su vida”; sin embargo, “el ciudadano o ciudadana que se rehúse al uso del cubrebocas dentro de la casilla se les solicitará se retiren de ella (…) En el supuesto de ya encontrarse en el interior, y se quite el cubrebocas, negándose a colocarlo de nuevo, el presidente de la casilla le solicitará que se retire de ella”.

Para circunstancias especiales como la acreditación de la identidad de los electores, uno de los funcionarios en la entrada de la casilla indicará al elector que muestre su rostro y para ello se quite momentáneamente el cubrebocas y no deberá hablar. De presentarse el caso que el elector se niegue a retirar el cubrebocas, se le permitirá emitir su voto.

Si alguna persona llega con síntomas aparentes de COVID-19, se le permitirá votar, pero con una revisión y aplicación de medidas preventivas y cuando no haya otro elector en la misma casilla. No se permitirá el ingreso a nadie más hasta que la persona con síntomas aparentes haya salido de la casilla.

Para incrementar el nivel de protección el INE recomienda:

  • Usar careta protectora, con el objeto de disminuir el riesgo de contagio.
  • Llevar su propio bolígrafo o marcador para evitar compartir objetos ( se recomienda no usar marcadores de alto grosor ni plumones a base de aceite).
  • No acudir con menores de edad.

El Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC) será consecuente con las medidas, sin embargo desde el comienzo de campaña hasta ahora no ha expuesto ni publicado protocolos para mítines o eventos de proselitismo a pesar de que notoriamente no han evitado las aglomeraciones de personas. Candidatos a alcaldías como Carlos Lomelí, de Morena, Pablo Lemus, de Movimiento Ciudadano, o Tonatiuh Bravo Padilla, de Hagamos, han realizado reuniones de hasta 300 personas o han subido al transporte público saludando y abrazando a simpatizantes sin portar cubrebocas.

En entrevista para el diario Mural, el investigador Carlos Alonso, especializado en Salud Pública, afirmó que este tipo de mítines pueden ser un acelerador de contagios de COVID-19, especialmente porque no existe distancia interpersonal y no se garantiza el uso de cubrebocas: “Es preocupante, creo que a pesar de que hay recomendaciones de parte del órgano electoral para unas campañas seguras, yo no veo en la práctica que el grueso de los partidos esté siguiendo estas recomendaciones”.

A pesar de eso, ni el IEPC ni el Gobierno del Estado han sancionado o emitido algún llamado de atención.


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes adquirir una membresía desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.