De vacaciones como si la pandemia hubiera terminado

Tercera ola

El fin de semana vacacional en la Central de Autobuses de Guadalajara demostró dos realidades paralelas. En una de ellas se temió al contagio por COVID-19, por lo que los pasajeros tomaron medidas preventivas estrictas para evitar enfermarse; en la otra parece que no existiese el virus que ha matado a cientos de miles de personas en México porque los cuidados fueron casi nulos, no hubo autoridad gubernamental ni privada que garantizara el cumplimiento de las mismas y las personas convivieron de manera cercana sin pudor ante el virus.

La tercera ola de contagios y fallecimientos por COVID-19 es inminente con el periodo vacacional de Semana Santa y Pascua, han afirmado expertos, epidemiólogos, académicos y funcionarios, pero en el módulo principal de arribo y salida de pasajeros de la Central, la distancia interpersonal estuvo de adorno, no se instalaron filtros de revisión más que dos tapetes sanitizantes, la saturación de la sala de espera y compra de boletos fue notoria y abundaron las narices necias que sobresalían sobre el cubrebocas si es que se utilizaba.

En cambio, en el módulo donde se ubican las terminales para viajes a sitios turísticos de Jalisco como Mazamitla, personal de seguridad revisó la temperatura de cada persona que ingresó, controlaron el cupo, aplicaron gel antibacterial y solicitaron el uso correcto del cubrebocas.

La afluencia anual a la Central de Autobuses fue de 501 mil 401 personas pasajeros, según el dato más reciente de la Secretaría de Turismo Jalisco, un promedio de mil 373 diariamente. Pero este Jueves Santo, en el módulo principal estaban reunidas en un mismo momento casi mil personas.

Estos espacios cerrados sin ventilación adecuada son proclives para el contagio a través de los aerosoles que emite por la boca y la nariz una persona con COVID-19, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aún así, varias personas dentro de la sala de espera no portaron cubrebocas, sobre todo los niños.

El módulo principal de la Central de Autobuses es un área de cerca de mil 500 metros cuadrados, por lo que el área promedio para cada persona era justo 1.5 metros, la distancia límite recomendada por el Gobierno Federal en espacios cerrados; sin embargo, las filas de compra de boletos lucían saturadas y todos los asientos disponibles estaban ocupados.

Este espacio tiene la particularidad de que sirve como sala de espera para subir a los autobuses, pero también es un área de compra de pasajes, venta de souvenirs y de alimentos. Por lo tanto, hay personas que se quedan durante horas en un mismo lugar, se quitan sus cubrebocas para ingerir alimentos y hay intercambio constante de productos de mano a mano. Una bomba de tiempo de contagios si no existen filtros y revisión estricta de cumplimiento de medidas de prevención, lo cual precisamente sucedió.

“Los riesgos de contraer el COVID-19 son mayores en los espacios abarrotados e insuficientemente ventilados en los que las personas infectadas pasan largos periodos de tiempo juntas en estrecha proximidad. En estos entornos es donde parece que el virus se propaga por gotas o aerosoles respiratorios de forma más eficiente, por lo que tomar precauciones es aún más importante”, expone la OMS.

Las medidas preventivas para evitar contagios recomendadas por el Gobierno Federal en espacios como la Central de Autobuses presentan dificultades para aplicarse. Para el lavado constante de manos con agua y jabón se requiere pagar porque el ingreso a los baños tienen un costo extra; sostener una ventilación adecuada es complicado porque las instalaciones solo tienen dos puertas de alrededor de cuatro metros de largo y no hay ventanas; una medida más es no tocarse el rostro con las manos sin lavar, pero el gel antibacterial fue limitado.

El Gobierno de Jalisco se limitó a recomendar para estos espacios:

  • Colocar en todas las entradas de información y espera gel con base de alcohol al 70%.
  • Garantizar material para higiene de manos y facilitar el acceso gratuito a los lavamanos de los baños públicos.
  • Limpiar y desinfectar el lugar frecuentemente.
  • Colocar en lugares visibles el material impreso de difusión con las medidas de prevención.

Según estudios y expertos consultados por el diario El País, durante una hora de estadía en un espacio cerrado, una persona con COVID-19 sin medidas de protección puede contagiar hasta 12 personas solo con los aerosoles que expide; con el uso de cubrebocas, el contagio baja a cinco personas, y con una ventilación adecuada el contagio por aerosoles se reduce a una sola persona.

Pero la espera para iniciar el viaje es el primer foco de contagio, el trayecto en un autobús sin ventilación con mínimo 40 personas, incrementa la posibilidad de enfermar.  

Solo durante los primeros 10 minutos de viaje en un transporte compartido, se respira un 8% de aire ya inhalado por todos los demás pasajeros, a pesar de que porten cubrebocas. En caso de que una persona en el autobús estuviera contagiada, la probabilidad de enfermar es del 30% durante 30 minutos de trayecto y en una hora de trayecto alcanza 71%. Con ventilación cruzada a través de ventanas abiertas se renueva el aire nueve veces por minuto, por lo que las probabilidades de contagio caen notoriamente.

La duración de los trayectos a sitios turísticos en Jalisco como Ajijic o Chapala son de, mínimo, una hora; de dos horas a Tapalpa o Mazamitla y de hasta cinco horas a destinos de playa. Los autobuses para viajes cortos tienen ventanas abiertas que los propios pasajeros pueden controlar, pero viajes largos, los mecanismos de ventilación se limitan a aires acondicionados.

El Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias del Gobierno de Estados Unidos, ofrece recomendaciones extras en caso de viaje:

  • Hacerse una prueba de detección de COVID-19 uno a tres días antes de viajar.
  • No viajar si su prueba es positiva.
  • Consultar restricciones de viaje antes de partir.
  • Usar una mascarilla que le cubra la nariz y la boca en entornos públicos.
  • Evitar las grandes aglomeraciones y mantener una distancia de al menos dos metros.
  • Lavarse las manos con frecuencia o usar desinfectante de manos (con al menos un 60 % de alcohol).
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

La Unidad Estatal de Protección Civil, informó que en Puerto Vallarta se tuvo una afluencia “regular” a las playas, sin embargo, espacios como el malecón estuvieron saturados de personas y familias completas. Para los hoteles en sitios turísticos el Gobierno del Estado permitió un aforo del 66%. 

Celebraciones de días santos se mantuvieron virtuales y con aforos reducidos

El Gobierno de Jalisco anunció que las celebraciones religiosas de los días santos como procesiones, romerías y representaciones se suspenderían con excepción de la visita de los siete templos. De hecho, el Arzobispado de Guadalajara invitó a seguir una visita virtual que transmitió en sus redes sociales.

Relacionado a las tradiciones religiosas, la venta de empanadas en el centro de Guadalajara se restringió en los alrededores de los templos más visitados y se concentraron en la Plaza Tapatía, Plaza Fundadores, Plaza Universidad y a una cuadra del Santuario.

Celebraciones como la misa crismal en la Catedral Metropolitana fue a puerta cerrada pero transmitida por redes sociales; el resto de misas se pudieron realizar con aforo reducido al 50% en los templos de la ciudad.

Daniel Hernández, apoderado legal de la Arquidiócesis de Guadalajara informó en entrevista en Notisistema que durante la pandemia han fallecido 25 sacerdotes COVID-19 y ha habido 217 contagiados.

¿Qué provocó la tercera ola en otros países?

En Europa, Brasil y Chile se ha detectado un nuevo crecimiento exponencial de contagios por COVID-19. Especialmente en Europa la incidencia repuntó 34% desde el comienzo de marzo a la fecha.

El incremento se ha atribuido principalmente a la apertura de actividades sociales y económicas de forma temprana y al contagio con las cepas británica y brasileña que se ha comprobado que son más agresivas para la salud. El Gobierno de Francia, por ejemplo, limitó las actividades no esenciales y también suspendió las clases presenciales en todas las escuelas. 

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro se ha negado a aplicar confinamientos para no perjudicar la economía, por lo que la población ha tenido la libertad de circular por todo el país durante semanas a pesar de la detección de la variante brasileña del COVID-19.


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes adquirir una membresía desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.