El asesinato de Aristóteles y el incremento de la violencia en la gestión de Alfaro

La violencia en Jalisco

Alrededor de la 1:40 de la madrugada del viernes 18 de diciembre, el exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval fue asesinado en un restaurante bar de Puerto Vallarta. 

La versión oficial asegura que el funcionario se levantó de su mesa y al llegar al baño le dispararon por la espalda. De acuerdo con el gabinete de seguridad de Jalisco, el exfuncionario tenía asignados 15 escoltas, aunque no confirmaron la presencia de alguno en el lugar. El asesinato estuvo planeado de tal manera que afuera se organizó una trifulca para impedir que lo llevaran a un hospital. Aún así, según la versión oficial, lograron salir pero Sandoval murió en el hospital, aunque otras versiones mencionaban que murió durante el traslado al hospital. 

Pocas horas después, a las 3:24 de la mañana, el actual gobernador Enrique Alfaro anunció el asesinato en redes sociales y expresó sus condolencias a la familia. 

El asesinato del exgobernador se da en un contexto de violencia que vive Jalisco donde hasta agosto se registraron mil 528 asesinatos en el año; lo que significa que en promedio 7.9 personas son asesinadas en el estado todos los días. 

Además, en lo que va de la administración del actual gobernador se han contabilizado más de 50 asesinatos de funcionarios públicos y trabajadores del gobierno estatal y municipales. 

Y aunque este no es el primer caso de un funcionario asesinado en los últimos años, pareciera que el mensaje para la ciudadanía tras la muerte violenta del exgobernador es que hay poca seguridad y control sobre el crimen organizado en el estado.

En dos años que lleva la actual administración, uno de los casos más sonados de violencia contra funcionarios fue el asesinato de Gonzalo Huitrón Reynoso, fiscal regional del estado. 

Lo asesinaron en julio del 2019 mientras manejaba en la carretera Santa Rosa-La Barca. De acuerdo con las investigaciones, lo emboscaron y le dispararon a él y a sus dos escoltas. Las autoridades encontraron más de 200 casquillos. 

Huitrón Reynoso fue director de la Unidad de Investigación de Delitos Dolosos en la administración de Aristóteles Sandoval. 

Un mes antes del asesinato del funcionario, la coordinadora de puestos de socorros adscrita a la Fiscalía Estatal también fue víctima de un atentado en su domicilio, y aunque no lograron lastimarla, su esposó si quedó herido. 

Además, a pesar de la crisis sanitaria de este año y los múltiples confinamientos que ha tenido la entidad, también se registraron varios asesinatos e intentos a funcionarios públicos. 

Uno de ellos sucedió el 25 de julio cuando el regidor de Tlaquepaque Alberto Alfaro García fue atacado a balazos en las afueras de un restaurante en la colonia Jardines del Bosque, en Guadalajara. El funcionario fue atendido por heridas en un brazo y una pierda sin que corriera riesgo su vida. 

El edil fue candidato independiente a la alcaldía de Tlaquepaque y actualmente está adscrito al partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena). El 20 de marzo de 2019, Alfaro García fue perseguido por elementos de la Fiscalía del Estado al verificar la falta de placas del coche del edil. La persecución terminó en la casa de la alcaldesa María Elena Limón. 

En septiembre, el fiscal general Gerardo Octavio Solís informó que se detuvo a dos personas inculpadas por tentativa de homicidio. 

El 15 de agosto ejecutaron con ocho balazos a Miguel Medina Hernández quien fue diputado local desde el año 2001 a 2004 y tuvo cargos en el Ayuntamiento de Tonalá, el último de ellos como director de Asuntos Internos y Jurídicos. Las versiones indicaron que fue atacado por dos sujetos desde una motocicleta cuando se encontraba a bordo de su camioneta.

El 24 de septiembre un secretario de un agente de ministerio público de la Fiscalía Estatal fue secuestrado en la colonia Jardines del Sol y horas después encontraron su cuerpo en el interior de su propio vehículo en la colonia La Nogalera, en Tlaquepaque.

El más reciente, el 18 de noviembre, el coordinador operativo de la Cruz Verde Zapopan, Miguel Morales, fue asesinado en la colonia Arboledas antes de arribar a su trabajo. Según testigos, un vehículo se le emparejó y disparó directamente. En diciembre de 2019 también había sido atacado pero salió ileso.

Y aunque los años de la administración anterior, la del priista Aristóteles Sandoval no pueden describirse como años de paz o sin violencia, los últimos dos años Jalisco ha roto récord de violencia contra funcionarios y ciudadanos. 

Hasta junio de este año, Jalisco se encontraba entre las entidades con más muertes violentas en el país. Dentro de esa “lista negra” están también Guanajuato, Estado de México, Baja California, Chihuahua y Michoacán. Además, en mayo fue el estado con más muertes violentas en todo el país contando 14 muertes el 1 de mayo. Le siguieron Chihuahua con 10 homicidios ese día y Baja California con siete. 

Lo mismo con los secuestros que aumentaron 67% en los primeros cinco meses del año. Jalisco ocupa también desde hace dos años el primer lugar nacional en personas desaparecidas con 3 mil 568 denuncias de personas. También, tiene el mayor número de personas exhumadas en fosas clandestinas con 605 cuerpos. 

Puerto Vallarta, el foco de la violencia 

Lo que tampoco es nuevo es la violencia que se ha registrado en el municipio costero de Puerto Vallarta donde pareciera que cada vez son más comunes los asesinatos, las desapariciones y la violencia infantil. 

El caso más reciente fue el 22 de noviembre cuando secuestraron al empresario inmobiliario José Felipe Tomé Velázquez. Dos días después, la Fiscalía de Nayarit encontró el cuerpo del empresario en la carretera entre La Peñita de Jaltemba y Compostela. 

El 18 de julio, en el Fraccionamiento Fluvial Vallarta, un grupo del crimen organizado secuestró a 14 personas y asesinaron al al empresario de Guanajuato Joaquín Alba al resistirse a la violencia. 

Sobre secuestros y asesinatos, uno de los casos más sonados fue el 15 de agosto de 2016 cuando secuestraron a Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijos de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” en el restaurante La Leche. 

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, el operativo fue coordinado por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Y aunque al final los hijos de “El Chapo” fueron liberados, se cree que fue una muestra del control que mantienen en la zona. 

Además, la violencia también se manifiesta en contra de las niñas y niños del municipio ya que Puerto Vallarta es conocido a nivel nacional como uno de los focos rojos de trata y prostitución infantil. 

De acuerdo con la Fiscalía Estatal, de enero a septiembre se registraron mil 648 carpetas de investigación por abuso sexual infantil. Lo que significa que, en promedio, este año 45 niñas y niños han sido abusados sexualmente cada semana. 

Después de la Zona Metropolitana, el municipio costero es uno de los que más denuncias registra; de enero al 1 de octubre de este año, los datos abiertos de la Fiscalía Estatal reportan 124 denuncias, es decir en promedio 12 niños y niñas abusadas sexualmente en Puerto Vallarta. 

Para los expertos como la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Puerto Vallarta es un foco rojo por violencia sobre todo contra niñas y adolescentes.


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Redacción

Redacción

Periodismo para pensar, entender y explicar.