El juego de los tronos

La estrategia política y de comunicación detrás de las manifestaciones

El asesinato de Giovanni López ha sido aprovechado por el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, para posicionar su imagen a nivel nacional y profundizar su ríspida relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, su administración, y el partido que lo llevó a la presidencia (Morena).  

Después de la primera manifestación en Guadalajara del jueves 4 de junio, a través de un video y después de mencionar que se trataba de una causa legítima y que compartía la indignación, el gobernador  intentó deslegitimar la movilización al mencionar que hubo personas infiltradas que obedecen a intereses que provienen desde los “sótanos del poder” de la Ciudad de México. Una estrategia que continuaría durante el resto de sus comunicaciones del fin de semana.

En el mismo video mencionó que las personas que alteraron el orden en la protesta fueron enviadas con tales fines presuntamente por el partido Morena o el gobierno federal, por lo que hizo un exhorto al presidente Andrés Manuel López Obrador  para que los detuviera.

“Que le diga a su gente y a su partido que ojalá estén midiendo lo que están haciendo, el daño que le están haciendo al país con este ambiente de confrontación. Porque son justamente los que han generado todo esto que estamos viviendo”.

Como suele hacer cuando ofrece un posicionamiento sobre algún tema relevante, Alfaro Ramírez utilizó las redes sociales para difundir este mensaje y negar que la policía estatal y la de Guadalajara hubieran cometido actos de violencia contra los manifestantes, a pesar que circularon videos donde se observan a los uniformados golpear a personas con palos, piedras, y a puño cerrado.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que tiene diferencias políticas e ideológicas con el gobernador de Jalisco, pero dijo que no se inmiscuye en cuestiones partidistas y no tiene ningún propósito de afectar a autoridades locales. 

“Si tiene el gobernador pruebas, que las dé a conocer. El que acusa tiene que probar para actuar de manera responsable”, dijo el mandatario federal desde su rueda de prensa matutina el viernes, en Tabasco. 

Posteriormente el gobernador matizó sus dichos y se refirió al presidente como una gente de bien, pero sostuvo que hay “gente” cercana a su gobierno y su partido que están utilizando la violencia para mantenerse en el poder. 

Las reacciones de los líderes del partido Morena no se hicieron esperar, y su presidente nacional, Alfonso Ramírez Cuéllar dijo que el gobernador de Jalisco  no debía mentir al respecto, y le exigió una disculpa pública.

“Tiene que reconocer que mintió al señalar que Morena está detrás de los disturbios del día de ayer en Guadalajara. También reiteramos nuestra exigencia de castigo a quienes asesinaron a Giovanni López”, sostuvo en su cuenta de Twitter. 

 

 

Por su parte, la secretaria general del CEN de Morena, Yeidckol Polevnsky, dijo que ella nunca ha agredido a alguien y nunca ha convocado para que alguien fuera dañado, y al igual que López Obrador, pidió que si el gobernador jalisciense tiene pruebas de sus dichos, los demostrara. 

También el coordinador de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal se manifestó al respecto, y dijo que no era aconsejable hacer señalamientos sino se tienen pruebas. 

“Que no se alimente mayor polarización, porque esto puede conducir y provocar mayor encono y división ciudadana”, dijo el legislador federal a través de un video. 

Quien también se desmarcó de los señalamientos de Alfaro, fue la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y al igual que el resto de actores políticos de su partido, dijo que el gobernador carecía de pruebas para demostrar sus dichos. 

Mientras que el senador Dante Delgado, ex dirigente de Movimiento Ciudadano, exigió al presidente  López Obrador frenar “la insurrección” que ha alentado contra Alfaro, y le advirtió que quien “siembra vientos recoge tempestades”.

La riña en redes no se hizo esperar, pues se posicionaron desde el viernes 5 de junio en Twitter los hashtag #YoLeCreoaAlfaro, #AlfaroParaPresidente, así como #AlfaroCobarde, #AlfaroAsesinoRepresor.

De acuerdo con el diario El País, de España, “Movimiento Ciudadano, mandó mensajes y correos electrónicos desde el miércoles con una guía sobre cómo actuar en redes ante publicaciones sobre el caso (de Giovanni)”.

El subsecretario de Prevención y Promoción a Salud federal, Hugo López Gatell, lamentó la muerte de Giovanni, y dijo que justo por situaciones como estas fue que se determinó no usar la fuerza pública para obligar a la ciudadanía a acatar las medidas sanitarias y se prefirió el convencimiento.

También la Secretaría de Gobernación se refirió al hecho y mencionó que el asesinato de Giovanni ocurrió “en el contexto de las medidas restrictivas implementadas por el gobernador de Jalisco para hacer frente a la pandemia que incluyen el uso de la fuerza pública y que llevó a la comisión de abusos por parte de la autoridad”.

Este sábado y tras dos manifestaciones violentas con represión policial, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) informó que sí se cometieron detenciones ilegales, privaciones a la libertad, daños físicos contra los manifestantes, y sospechas de desaparición forzada por parte de los elementos de la Fiscalía estatal que reprimió a manifestantes el viernes, y de los policías estatales y municipales, el jueves. 

Tras la presión mediática y ciudadana a través de redes sociales, Alfaro difundió un video el 6 de junio donde admitió que policías ministeriales hicieron detenciones ilegales porque desobedecieron las órdenes de su administración para atender instrucciones de “otras fuentes”. 

El gobernador, repitiendo la estrategia del deslinde, hizo alusión a que el crimen organizado estaba detrás de esas arbitrariedades y por ello los mandos policiacos encargados de la represión ya estaban siendo investigados; no obstante, sostuvo su idea de los “sótanos de poder” de la Ciudad de México que, dijo, buscan desestabilizar a Jalisco. 

Por la noche, el mismo gobernador anunció en redes sociales que dos elementos de la Fiscalía fueron detenidos por presuntamente violar los derechos humanos de las personas durante las manifestaciones del viernes. 

“Y digo los primeros dos porque no vamos a descansar hasta tener a cada miembro de esta corporación que puso en vergüenza a su propio equipo, a este gobierno, y que, sobre todo, indignó a todo Jalisco”.

 

Administración de Alfaro apuesta por posicionamiento en redes sociales

 A partir de que Enrique Alfaro Ramírez tomó posesión del Gobierno Estatal, el presupuesto de comunicación se ha cargado a empresas de comunicación y estrategia digital y manejo de crisis, en demérito de medios de comunicación. Esto se refleja en las tendencias en redes sociales y ataques de bots registrados durante todo el fin de semana. 

 Mediante la etiqueta presupuestal para “Unidades Administrativas de Apoyo”, se les ha asignado más de 136.2 millones de pesos de 2018 a la fecha. De acuerdo con la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, estas unidades tienen el fin de colaborar, coordinar y cooperar con instituciones públicas para la atención de asuntos públicos y, especialmente, apoyar al gobernador en la asesoría, coordinación, inteligencia, control y vigilancia y comunicación social.

En el periodo mencionado, el gasto en estas Unidades ha representado el 30% del total del presupuesto en comunicación social de todo el Gobierno del Estado. Los principales beneficiados han sido Heurística Comunicación (agencia de comunicación), Gustavo Adolfo Ibarra del Toro (producción audiovisual), Add Mercadotecnia Integral (producción de campañas), Cliff Labs (asesoría en gestión de crisis); y específicamente en el año 2018 y 2019: La Covacha (producción audiovisual), Indatcom (que se encarga de la estrategia de e comunicación digital e implementación de campañas publicitarias) y Eu Zen Consultores (encargados de comunicación estratégica); además de medios de comunicación como TV Azteca y Grupo Imagen a nivel nacional.

Un día después de la manifestación del 4 de junio, Alfaro Ramírez en entrevista con  Grupo Imagen hizo hincapié en la detención de personas involucradas en el asesinato de Giovanni, y en el uso de la violencia de parte de manifestantes pero no abordó el tema de las detenciones y represión de parte de la Policía Estatal cuya actuación calificó como “extraordinaria”.

Aseguró que se invirtieron millones de pesos para las campañas en redes sociales en pautas de convocatorias de manifestación para “acusar al Gobierno del Estado de una responsabilidad que no tenemos”. Y que el presidente y el partido Morena son los generadores de la confrontación.

Otro medio al que concedió entrevista fue Radio Fórmula donde destacó la declaración de que la administración estatal no se involucró en la detención y asesinato de Giovanni y su cuestionamiento de “¿quién está pagando por esta campaña?” O “¿Quién generó la idea de que el Gobierno del estado es el responsable, cuando no había elementos y estamos hablando estrictamente de policías municipales?”.

Desde el 3 de junio se posicionó entre las tendencias de Twitter el hashtag #JusticiaParaGiovanni que fue utilizado por miles de usuarios, entre ellos Guillermo del Toro, Gael García o Salma Hayek, quien son seguidos por millones de personas.

El laboratorio Signa Lab, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), expuso que el movimiento en las redes del #JusticiaParaGiovanni cuantificó 514 mil 900 tuits en menos de 30 horas.

Para el 5 de junio se posicionó entre las tendencias de Twitter el hashtag #YolecreoaAlfaro que buscaba difundir la versión de que en la manifestación del 4 de junio había infiltrados, pero muchos contaban con comportamiento automatizado característicos.

Las cuentas bot comprenden entre 9% y 15% de todas las cuentas activas en Twitter, según Paola Ricaurte, miembro de OpenLabs del Tecnológico de Monterrey. 

El comportamiento se caracteriza por la frecuencia y el estilo o personalidad que ostenta cada tuit. Por ejemplo cuando una cuenta publica dos tuits con un intervalo de diferencia menor a un segundo, si sus entradas siempre son publicadas a la misma hora, y el formato de los tuits siempre es el mismo.

Desde la noche del jueves, en distintas cuentas de Twitter se difundió la tendencia #YoLeCreoAAlfaro acompañada de frases como “habemos muchos listos a repudiar a #morenaGOLPISTA” replicando el discurso del gobernador. 

Para el sábado 6 de junio por la mañana, previo al mensaje de Alfaro Ramírez donde atribuyó las detenciones arbitrarias de jóvenes a infiltrados del crimen organizado en las corporaciones policiacas destacó la tendencia en Twitter #AlfaroParaPresidente o respuestas a tuits informativos sobre la búsqueda de jóvenes detenidos incriminándolos por ser “violentos”. 

La manifestación de este sábado transcurrió con menos enfrentamientos. Las más de mil personas que se reunieron desde la Glorieta Minerva dejaron pintas en edificios públicos hasta llegar al Palacio de Gobierno que estuvo custodiado por mujeres policías y agentes viales. 

Esto provocó la reacción de, por ejemplo, la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), Candelaria Ochoa, quien tuiteó: “Pusieron a mujeres a “defender” al patriarcado que se esconden en los sótanos”. 

En la jornada hubo un detenido por la Policía de Guadalajara que agredió a una manifestante y otros seis más quienes en la noche intentaron lanzar bombas molotov afuera del Palacio de Gobierno. Al término de la manifestación, el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, A.C. (Cepad) que dio seguimiento a las movilizaciones, emitió un comunicado en el que exige la localización y presentación con vida de las personas desaparecidas y las circunstancias en que se dio el hecho y la apertura de carpetas de investigación por desaparición forzada, tortura y abuso de autoridad. 

Hasta la noche del sábado se reportaba que todos los jóvenes detenidos habían sido liberados y ubicados, según reportó Javier Armenta, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y cuya información confirmó Enrique Alfaro en un tuit, aunque otros usuarios participantes en las protestas informaban que se desconocía el paradero de hasta 6 personas más:

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Esta nota es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico