El pacto fiscal y la propuesta de Jalisco

Riesgos y beneficios

“En Jalisco vamos a iniciar a partir de este momento la ruta para hacer una consulta a los ciudadanos, para saber si están de acuerdo en que nuestro estado permanezca en esta relación abusiva con la federación”. Esa fue la postura del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro sobre sus planes para salirse del pacto fiscal. 

Durante el 2020, además de ser el año de la pandemia, también fue el año en el que Alfaro, junto con otros 9 gobernadores crearon la Alianza Federalista, un grupo que ha criticado el pacto fiscal, la recaudación de impuestos que hace la federación y la repartición de dicho dinero hacia los estados. 

Durante la primera mitad del año pasado, Alfaro defendió que de no haber condiciones más equitativas, Jalisco podría salirse del pacto. Y argumentó que la entidad, junto con Nuevo León, Michoacán, Colima y demás estados que conforman la alianza, aporta más dinero del que recibe del gobierno federal. 

Después, en octubre, anunció la organización de una consulta ciudadana para la salida del pacto. Y en noviembre se creó el grupo Nuevo Pacto: Equidad y Solidaridad Fiscal integrado por 12 ciudadanos que discutirán y ofrecerán nuevas maneras de llevar el pacto fiscal y una opción de consulta ciudadana. 

Sin embargo, desde que se puso el tema en la mesa, varios expertos han criticado las declaraciones de los gobernadores y han resaltado las pocas capacidades que tienen los estados para recaudar sus propios impuestos y generar independencia económica de la federación. 

 

¿De qué le ha servido el pacto fiscal a Jalisco y qué cambios urgen?

El pacto fiscal es una ley que permite la asignación equitativa de los impuestos, tanto locales como federales y su posterior distribución entre la federación. 

Nada tiene que ver con las aportaciones que hace cada entidad al Producto Interno Bruto nacional (PIB) sino que se enfoca en cuánto aportan de las recaudaciones fiscales. 

Una de las principales críticas hacia Jalisco ha sido la poca capacidad de recaudación propia. Y es que, de acuerdo con datos del INEGI, de cada 100 pesos que recibe el estado, solo 9 son ingresos locales. De los estados de la Alianza Federalista, Jalisco es de los que más depende de la federación. 

 

 

La recaudación propia se entiende por impuestos que cobran tanto los estados como los municipios. Un ejemplo son el predial o los impuestos a la nómina, pero parecen no ser suficientes para los gastos del estado. Además, los estados no han querido aplicar otros como los impuestos ambientales; a las loterías, juegos, sorteos, casinos o incluso la tenencia que se eliminó por estrategias políticas y que hasta la fecha no ha vuelto. 

“Es una muy mala propuesta, es una muy mala idea para el gobierno estatal seguir por ese camino. Salirse (del pacto fiscal) implicaría que (el gobierno estatal) asume todas las facultades relacionadas con el cobro, con la recaudación de los impuestos tanto los que ahora mismo cobra la federación como los que ya debería de estar cobrando Jalisco”, explicó Carlos Brown economista y especialista en justicia fiscal. 

Sobre la tenencia, un ejercicio hecho por Nuestro Presupuesto, un esfuerzo ciudadano por vigilar las finanzas estatales, muestra que de no haber eliminado el impuesto por tenencia en 2012, actualmente el estado habría tenido ingresos por 40 mil 696 millones de pesos. Además, si durante el año pasado se hubiera cobrado este impuesto, el dinero habría sido suficiente para combatir la COVID-19 y no habría sido necesario contratar ninguna deuda. 

De acuerdo con Brown, la pandemia no ha ayudado a la dependencia que se tiene de la federación y la salida fácil por la que varios estados han optado es la deuda, algo que ya hizo Jalisco al adquirir 6 mil 200 millones de pesos en mayo del año pasado pero que no necesariamente soluciona si no tiene con qué pagarse. 

Al salirse del pacto fiscal, Jalisco tendría que hacerse cargo también de recaudar impuestos más grandes como el ISR o el IVA; o los impuestos  al comercio exterior a través de la aduana en Guadalajara. Dicha tarea pareciera no ser fácil, según la opinión de Brown, sobre todo porque no han mostrado tener la capacidad necesaria. 

Sin embargo, la estrategia estatal ya no es salirse del pacto fiscal, sino plantear nuevas reglas. Esa es en sí, la esencia del grupo que se creó en noviembre, y una de sus tres principales acciones es un análisis de la situación fiscal en Jalisco; es decir, cuánto dinero entra, cuánto se va a la federación, cómo se recaudan los impuestos, entre otros temas para generar un diagnóstico amplio. 

Su segundo objetivo es crear una propuesta constitucional para reformar el sistema federal nacional. Buscarán proponer nuevas maneras de recaudación y repartición de los impuestos. 

De acuerdo con Enrique Toussaint, coordinador de dicho grupo y periodista local, la integración del grupo e incluso la postura del gobernador no se trata de egoísmos hacia otros estados ni de competir entre los que tienen más ingresos y los que menos. “Vivimos en un país federalista de mentiritas porque cuando al gobierno federal le toca recaudar los impuestos, de ese 100% del total, el 80% se lo queda la federación y el resto va a los estados. El verdadero ganón es el gobierno central”. 

Y aseguró que también discutirán la recaudación local y estatal como algo que se debe mejorar, tanto así que ya lo han hablado con el gobernador. Pero no descartó 

la posibilidad de que los estados también recauden otros impuestos más grandes. 

“Si la federación estuviera de acuerdo en que los estados recauden el ISR, el IVA y el impuesto sobre productos y servicios, otra cosa sería. Creemos que la parte donde se puede avanzar más en beneficio de Jalisco es en el debate con el pacto fiscal, cómo se renegocia y cómo se llega a un pacto más justo para Jalisco”.

Sin embargo, para los especialistas, el modelo más efectivo busca la cooperación entre estados y la solidaridad. Un ejemplo, según explicó Brown, es Estados Unidos y su federalismo de “pastel marmoleado”, es decir, que los gobiernos locales, estatales y nacionales no actúan por separado y sus responsabilidades administrativas se correlacionan. 

Sin duda el pacto fiscal actual requiere muchas mejoras sobre todo porque no considera la pobreza y la desigualdad ni su equilibrio. Pero proponer una distinción entre algunos estados que aportan más en impuestos que otros; o, como lo han dicho los gobernadores de la Alianza Federalista, “los del norte sostienen a los del sur”, es una idea que no va a generar resultados positivos a nivel nacional. 

“En lugar de ponerlos a competir, ponlos a cooperar, si la reforma se abre para tratar de acentuar los regionalismos y la xenofobia al interior de nuestro propio país creo que estamos yendo en la dirección equivocada”, resaltó Brown, quien también es codirector del Instituto del Sur Urbano. 

El grupo para discutir el pacto fiscal en Jalisco lleva ya dos sesiones en las que definieron su nombre y las reglas al interior. Queda pendiente elegir a los expertos que guiarán las discusiones por lo que aún no hay más claridad sobre las propuestas de reformas constitucionales. 

Su tercer objetivo durante el 2021 será proponer un mecanismo de participación ciudadana que puede ser la consulta o alguna otra herramienta que aún no definen para consultar a la población su opinión. 

La recomendación es no solo preguntarle a los ciudadanos si quieren o no, sino explicar el por qué, de dónde nace la consulta y sobre todo, qué se hará con ese dinero recaudado de impuestos. 

Además, desde el inicio de la creación del grupo, Toussaint ha asegurado que no se financiarán de recursos públicos sino que recibirán donaciones privadas. Para garantizar que no haya conflictos de interés, fijaron un tope de máximo 20 mil pesos por donación personal y en total no recibirán más de 500 o 600 mil pesos para todo el proyecto. 

Al ser un grupo que discute algo de interés público y que además ha sido respaldado al menos discursivamente, por el gobernador, varios esperan transparencia en sus decisiones y rendición de cuentas. 

Para Brown, el tema es incluso delicado porque no debería alardearse el apoyo privado sino asegurar que dicha aportación no compromete en nada. “Cuando te financian las universidades y los empresarios, los mismos a los que les debes cobrar impuestos, ¿qué incentivos perversos estás poniendo detrás? Estás mostrando que hay incentivos para que la mesa se ponga en el interés de las grandes empresas, de las que evidentemente han controlado y siguen controlando la discusión fiscal de todo el país. Partiendo de eso me cuesta mucho trabajo creer que la mesa vaya a proponer algo que beneficie a la mayor parte de la población”. 

Como respuesta, el grupo se ha comprometido en crear un sitio web que estará disponible en las próximas semanas donde se informará de las decisiones, sesiones y minutas que se lleven a cabo. 

“Tampoco se puede pedirle a un grupo que sea totalmente independiente, que no reciba un peso del gobierno, que no se venda con grupos de poder, pero al mismo tiempo exigirle que tenga la posibilidad de transparentar con los mismos instrumentos que una secretaría que tiene todos los recursos. Todo lo hemos hecho público a pesar de no estar obligados”, insistió Toussaint quien aseguró que hasta la fecha él ha puesto de su propio dinero junto con otros integrantes. 

La discusión por las reformas al pacto fiscal y la recaudación en México aún parece larga. El grupo de análisis en Jalisco plantea entregar resultados a finales del año, una vez que hayan pasado las elecciones locales; pero esto no significa que los gobernadores lleguen a un acuerdo, y mucho menos pareciera ser una garantía para que todos los mexicanos, independientemente de sus ingresos, tengan asegurados sus derechos y su futuro. Al final, falta tiempo para construir una pedagogía económica donde los ciudadanos vean bien invertidos sus impuestos y los gobiernos estatales estén satisfechos.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes adquirir una membresía desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Katia Diéguez

Katia Diéguez

Es periodista formada en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Jalisco. Desde su formación como estudiante y ahora como profesionista ha trabajado en diferentes medios locales como Más por Más, el Diario NTR, Territorio y Mural de Grupo Reforma. En este último trabajó como reportera de la sección local y realizó coberturas diarias y de investigación principalmente en temas de género, derechos humanos, infancia, diversidad sexual y educación. Además, ha complementado su educación con cursos y talleres de periodismo narrativo, de investigación, transparencia, género y derechos humanos.