En Jalisco abusan sexualmente de 6 niños al día

Disminuyen las denuncias pero no el abuso

El día comienza y un niño en Puerto Vallarta abre los ojos. Estamos en pandemia, no puede salir de casa, no va a la escuela, ni a jugar con sus amigos pero sí tiene que pasar todo el día encerrado con su agresor. Puede ser su papá, su primo, su hermano; las estadísticas dicen que los familiares y las personas cercanas son los principales abusadores sexuales de los niños. Hoy él será uno de los 6 niños que violan todos los días en Jalisco. 

De acuerdo con la Fiscalía Estatal, de enero a mayo 2020 se registraron 921 denuncias por abuso sexual infantil en todo el estado; lo que significa que en promedio cada día violan a 6 niños. 

Y aunque la cifra bajó en relación con los mil 119 casos que se reportaron el año pasado, esto no quiere decir necesariamente que los abusos contra la niñez disminuyeron sino que hubo menos posibilidades de denuncia debido a la pandemia. 

Uno de los espacios importantes donde se identifica el abuso sexual infantil es en las escuelas y son los profesores los que, en ocasiones, llevan a cabo las denuncias. El segundo escenario es con los vecinos que intervienen o llaman a la policía en un hecho violento. Con la pandemia, los niños se quedaron sin espacios de auxilio. 

“Este confinamiento significa menos soporte comunitario y familiar y anuló esos dos espacios de protección por lo que se reduce la posibilidad que la víctima denuncie. No es que no estén sucediendo, el tema es que no es sencillo que denuncien”, explicó Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim). 

Este año, la mayoría de las denuncias, el 62% se concentran en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), pero el interior del estado también genera registros considerables. Uno de esos municipios al interior es Puerto Vallarta en donde se registraron 58 casos de niños abusados sexualmente en los primeros cinco meses del año. 

Puerto Vallarta presenta grandes problemas en la protección de la infancia y altos índices de abusos a menores. Es uno de los principales municipios en Jalisco con casos de abuso sexual y uno de los  paraísos del turismo sexual infantil en México junto con otras ciudades como Tijuana, Cuernavaca y Cancún. En México hay al menos 20 mil menores que son explotados sexualmente de acuerdo con las estimaciones de Erick Gómez Tagle López, investigador en ciencias sociales y criminología en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. 

Además, se han registrado varios intentos de trata de menores. El más reciente sucedió en 2018 cuando rescataron a 40 niñas de 13 a 17 años que fueron engañadas, secuestradas e iban a ser subastadas a extranjeros. 

Para la Redim, este municipio es uno de los focos rojos de explotación sexual comercial junto con Acapulco y Cancún e incluso, el informe del Departamento de Estado Norteamericano sobre trata infantil del 2019, coincide con que en las zonas de playa es frecuente la explotación sexual infantil. “Las redes del crimen tienen en esas zonas turísticas espacios de control y de cooptación de autoridades para que esto sea un paraíso sexual”, agregó Juan Martín Pérez. 

En la ZMG, Guadalajara es el municipio con mayor registro de casos, 158 en 5 meses, seguido de Zapopan con 154 casos de abuso sexual de menores. 

 

¿A dónde van los niños? 

La violencia intrafamiliar, el abuso sexual infantil y las redes de trata de menores están ligadas con las cifras de niños desaparecidos en donde Jalisco también resalta por el aumento de cifras año con año. 

El estado es la segunda entidad con más denuncias de niños desaparecidos en el país, de acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO). Se tienen contabilizados 331 casos de menores de edad desaparecidos, y según la Redim, en su mayoría desaparecen mujeres adolescentes.

Además, Jalisco también ocupa el tercer lugar con 822 niñas, niños y adolescentes (NNA) que aún están desaparecidos. Solo detrás del Estado de México con 2 mil 855 casos y Tamaulipas con mil 561. 

El país en general es un lugar inseguro para ser niño o niña. Todos los días, de acuerdo con datos de la Redim, asesinan a 7 NNA; todos los días desaparecen principalmente niñas y adolescentes y todos los meses se registran 13 feminicidios de adolescentes. Además, los datos incrementan cada año, por ejemplo, en el 2018 se registraron 4 desapariciones diarias y en el 2020 van 7. “Todos los indicadores están subiendo y la impunidad se ha mantenido constante en un 97%”, señaló el director de la Redim. 

De acuerdo con los estudios que han hecho los defensores de los derechos de los niños y lo que se sabe de las investigaciones policiales, los niños son secuestrados principalmente para su trata y para darlos en adopción a organizaciones internacionales. 

El caso más reciente en el país que se ha ventilado es el de la desaparición de Dylan Essaú, un menor de 2 años que desapareció en un mercado municipal en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Tras casi un mes de su desaparición y después de que su mamá viajará a la Ciudad de México a pedirle al presidente que buscara a su hijo, la Fiscalía no ha dado con encontrado al menor pero encontró a 23 niños y bebés secuestrados presuntamente por una red de trata de menores en dicho estado. “Con los niños pequeños hay una alta probabilidad de que sean víctimas de adopciones ilegales nacionales e internacionales”, señaló Juan Martín Pérez. 

También, desde hace al menos 7 años se ha analizado el incremento de la desaparición de mujeres de 15 a 17 años que son las menos localizadas y que se cree que son víctimas de explotación sexual. 

El maltrato infantil no es fortuito en el estado sino que va ligado con el incremento del narcotráfico y la delincuencia. De acuerdo con los expertos, Jalisco se ha convertido en un punto de análisis importante por el aumento general de la violencia donde la trata de menores es solo una rama más de los negocios ilícitos de dichos grupos. “Es ganar espacio territorial, abrir otras brechas de negocio como la trata de niñas y mujeres jóvenes”, detalló Pérez. 

El abuso sexual de niños y niñas es un negocio fortuito para los delincuentes y puede ser tan jugosa como la venta de armas. “Es decir, hay más negocio y dinero en la explotación sexual de niños que en las drogas”. 

 

El abuso sexual sin salir de casa y en internet

La pandemia también puso el foco en la pornografía infantil y la pedofilia por internet que no es algo nuevo ni surgió a raíz de la COVID-19 pero incrementó al no poder salir de casa. 

De hecho, Jalisco está en el segundo lugar por denuncias de pornografía infantil y a nivel nacional de marzo a abril aumentaron un 73% los casos, según la Guardia Nacional. 

El abuso sexual en casa ya no es suficiente, sino que cada vez más los abusadores ven como opción de negocio grabarlos en casa y venderlos en la web profunda. 

Chalapa es otro municipio bajo la lupa de los defensores de los derechos de los niños, sobre todo por los casos de pornografía y abuso sexual infantil. Desde el 2017 padres de familia de un kinder en dicha localidad denunciaron a una maestra por tomar fotografías y videos de sus hijos desnudos. Este año, tanto organizaciones civiles como padres de familia exigieron que se investigue más a fondo el caso y acusaron que hay varias redes de pornografía infantil a través de internet. 

Y aunque el estado cuenta con una policía cibernética, los recursos para cada agente no son suficientes y se necesitaría un ejército trabajando constantemente en la web profunda para identificar y desmantelar redes de pornografía infantil. Actualmente, la policía cibernética de Jalisco no tiene ni siquiera transparentadas sus acciones ni denuncias registradas en su sitio web. 

Los defensores de los derechos de los niños prevén que mientras la contingencia y la cuarentena continúe, también seguirán en aumento los abusos a los niños, niñas y adolescentes. 

Consultar aquí la base de datos completa del abuso infantil en la ZMG.


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Katia Diéguez

Katia Diéguez

Es periodista formada en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Jalisco. Desde su formación como estudiante y ahora como profesionista ha trabajado en diferentes medios locales como Más por Más, el Diario NTR, Territorio y Mural de Grupo Reforma. En este último trabajó como reportera de la sección local y realizó coberturas diarias y de investigación principalmente en temas de género, derechos humanos, infancia, diversidad sexual y educación. Además, ha complementado su educación con cursos y talleres de periodismo narrativo, de investigación, transparencia, género y derechos humanos.