Fauna silvestre, despojo, rescates y maltrato

Educación ambiental

El 15 de febrero rescataron a una garza nocturna de la especie nycticorax nycticorax en las instalaciones del SIAPA en la colonia Miravalle en Guadalajara. La encontraron lastimada y sin poder volar dentro de los canales que conducen el agua para potabilizarla. 

“Según lo que me dijeron, en los canales hay agua que viene directamente de Chapala y que hay insectos, artrópodos, de vez en cuando peces y se llegan a juntar grupos de garzas a alimentarse, entonces es común que estén en las instalaciones”, comentó Aldo Dávalos, el biólogo que rescató al animal que fue entregado a la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre de Tlajomulco. 

Durante la pandemia de la COVID-19 han aumentado los rescates de fauna silvestre en algunas unidades del estado. Por ejemplo, en las unidades de rescate de Tlajomulco, Zapopan y Costa Sur, durante el 2020 se logró rescatar a mil 907 animales silvestres, es decir cinco ejemplares por día. Mientras que un año anterior fueron rescatados mil 814 animales. 

En Zapopan se registraron 601 rescates; en Tlajomulco 912, y en Costa Sur 394 durante el año pasado. Guacamayas, pericos, tlacuaches, mapaches, coyotes, zorros, ocelotes, cacomixtle, zorrillos, alicantes, iguanas negras y verdes y aves migratorias, son algunos de los animales que han sido recuperados por estas unidades, algunos incluso catalogados en peligro de extinción, amenaza o sujetos a protección especial en la NOM -059 – SEMARNAT- 2010. 

“El que no haya tantas personas dentro de los bosques ni en circulación, ha permitido que estos animales empiecen a moverse a otras partes y descubren la basura, descubren la presencia de ratones en la zonas urbanas y por eso hay tanta presencia de alicantes, de serpientes ratoneras, entonces empiezan a meterse a la zona urbana porque encuentran comida fácil y constante”, comentó Yamile Lofte Galán, Directora de Protección Animal Zapopan.

Otra de las causas por la que los animales entran a las zonas urbanas sucede después de un incendio. Jalisco el año pasado fue el segundo lugar con mayor número de incendios forestales (630) y el cuarto lugar con mayor superficie afectada (29 mil 677 hectáreas) a nivel nacional, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR). 

Luis Alberto Cayo, biólogo y titular de la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre de Tlajomulco, aseguró que el rescate de animales sí aumenta después de los incendios. “La fauna, en su memoria genética, tiene el fuego como una parte natural, entonces me he dado cuenta que conforme va avanzando el fuego, los animales se pueden ir moviendo, el problema es cuando se enfría el terreno y los ejemplares regresan a sus zonas y no encuentran ya alimento o refugio y se van a algún fraccionamiento a buscarlo”.

Por su parte Yamile Lofte, titular de la Dirección de Protección Animal de Zapopan, agregó que la urbanización ha contribuido a que “la fauna tenga que irse recorriendo y entre ellos tener una competencia, porque comúnmente son animales que no se mueven de 20 a 30 kilómetros a la redonda, entonces los animales se van desplazando, por las construcciones, a otras áreas y compiten con otros ejemplares”. 

En Zapopan, de los mil 763 animales que han sido rescatados durante cuatro años y en lo que va de este, sólo han sido reubicados mil 312, es decir que el 74% de ellos pudo ser devuelto a la naturaleza. El resto no se pudo reubicar porque los ejemplares estaban muy acostumbrados a los humanos, eran especies exóticas o no locales. 

En el caso de Tlajomulco, aunque desde 2018 a 2020 fueron rescatados 3 mil 203 animales silvestres, se logró la reubicación de 2 mil 811 en este mismo periodo de tiempo. “Hay algunos que siguen con nosotros porque están fracturados o porque les falta algún ojo o por algo natural o por algún atropellamiento”, comentó Luis Cayo. 

 

 

Con la ausencia de la federación 

Las Unidades de rescate de fauna silvestre en Tlajomulco, Costa Sur, Tuxpan, y la Dirección de Protección Animal en Zapopan, realizan el trabajo de rescate de este tipo de fauna en Jalisco que le corresponde al gobierno federal, de acuerdo con la  Ley General de Vida Silvestre. 

Según el artículo 38 de esta Ley, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), debería de operar Centros para la Conservación e Investigación de la Vida silvestre (CIVS), sin embargo, estos desaparecieron en 2017 durante la administración de Enrique Peña Nieto. 

“Durante ese sexenio que fue catastrófico, no tenían apoyo, no tenían un presupuesto adecuado por lo tanto sus instalaciones eran muy malas, sin embargo, si había algún animal silvestre que se les reportaba por estar atropellado, envenenado, a ellos por ley les correspondía atenderlo”, narró el investigador  de la Universidad de Guadalajara Luis Eugenio Rivera y responsable de la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre de la Costa Sur de Jalisco, que opera con recursos propios.

Para el académico, la Unidad de rescate en Tlajomulco “son quienes hacen el trabajo que tendría que hacer SEMARNAT, es una Unidad municipal pero que básicamente se encarga de hacer todo el trabajo que se hacía en el estado, nosotros nos coordinamos con ellos, somos una unidad pequeña”, comentó. 

También remarcó que el Gobierno Federal actual no ha sido claro en si se reabrirán estos centros, pues aunque se mandaron cerrar, la Ley los sigue contemplando. “Estamos con un hueco, ahorita está la de Tlajomulco funcionando pero cómo hacemos los demás para que funcione al cien por ciento. Lo que hago desde la Unidad es que reporto los rescates a Luis Cayo en Tlajomulco o lo reporto a Profepa, pero esta dependencia tiene otras funciones, le corresponden las cuestiones legales no los rescates”.

Luis Eugenio resaltó la importancia de que vuelva a existir un CIVS en Jalisco, que cuente con un buen presupuesto y condiciones dignas y con un esquema de centros regionales de vida silvestre en donde participen los tres niveles de gobierno, universidades, centros de investigación, así como la sociedad civil. 

“Si logramos que esto pudiera funcionar seríamos un ejemplo a nivel nacional, así como hemos sido ejemplo con las Juntas Intermunicipales de Manejo de Cuencas”, dijo. 

 

Maltrato y desconocimiento 

A las Unidades de rescate de animales silvestres del Estado han llegado casos de ejemplares que han sido baleados, macheteados, golpeados, incluso apedreados. Por ejemplo, el pasado 5 de febrero, el investigador Luis Eugenio Rivera, rescató en San Patricio Melaque a un mapache que fue apedreado a tal grado que le causaron una lesión en su columna, en donde tenía un pedazo de piedra incrustado. 

También, en la Unidad de rescate de la Costa Sur, durante febrero recibieron un reporte en donde un armadillo recibió un balazo en su mandíbula y tenía una lesión en el caparazón, el animal murió por las heridas.  

En la Unidad de rescate del municipio de Tlajomulco han recibido casos de lechuzas con disparos y fracturas, también reciben casos como el de la garza rescatada en el SIAPA, que presentaba fracturas en patas y en un ala y “las serpientes principalmente nos llegan macheteadas porque desconocen los beneficios de ellas, los niños con las resorteras le pegan a lo que encuentran”, comentó. 

En estos casos, muchas veces es mejor realizarle una eutanacia al animal para evitar su sufrimiento, en Tlajomulco, desde 2018 a 2020 se han registrado 401 muertes ocasionadas, accidentales y sacrificios de animales silvestres. 

La Unidad también ha registrado casos de animales silvestres atropellados. De acuerdo con Luis Cayo, en la Zona Metropolitana de Guadalajara, en su mayoría son “especies menores” como los mapaches, pero existen registros de atropellamientos de un lince rumbo a Zacoalco de Torres, así como un puma rumbo a la Costa de Jalisco. 

“Donde circule un carro, incluso en una zona que no sea de alta velocidad es muy frecuente que los atropellen, la fauna nocturna al cruzar la carretera y al ver la luz se queda parada y los ciudadanos en vez de frenar, muchas veces los centran”. 

En Zapopan, de acuerdo con una solicitud de información, se han sacrificado 20 animales silvestres  desde 2017 a 2020. El municipio reportó la eutanacia de ejemplares de venado cola blanca, serpiente alicante, garza bueyera, coati, lechuza campanario, tlacuaches, paloma, serpiente chirrionera y garza blanca. 

Entre la razón del sacrificio de estos animales están las fracturas de diferentes partes del cuerpo, atropellamientos, mordidas de otros animales como perros, politraumatismos, tumores, desnutrición y heridas infectadas.

 

 

El maltrato por la falta de educación ambiental, la invasión de su hábitat, los incendios forestales y el desinterés de las instituciones federales son algunos de los problemas a los que se enfrenta la fauna silvestre y aquellos que se preocupan por su conservación en Jalisco.  


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes adquirir una membresía desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Paloma López

Paloma López

Egresada de Periodismo y Comunicación por el ITESO, enfocada en Derechos Humanos, LGBTTTIQ, Género y Movilidad. Ha participado en diarios locales como El Informador, Proyecto Diez, Zona Docs y Territorio. Amateur de la fotografía y medios audiovisuales.