Guía de preparación para vacuna contra COVID-19

Lo que necesitas saber

Con el arribo a México de vacunas contra COVID-19 en cantidades masivas, el Plan Nacional de Vacunación ha avanzado hacia personas de 60 años de edad o más. En Jalisco se han aplicado 40 mil 502 dosis hasta el 24 de febrero a este segmento de población, que integra a 999 mil 085. Es decir que se necesitan casi dos millones de dosis de cualquiera de las vacunas que ya recorren el país: Pfizer-BioNTech, AstraZeneca, Sputnik V y Sinovac, ya que todas requieren dos aplicaciones para alcanzar su máxima eficacia.

De acuerdo al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, en el momento en que se vacune al 20% de la población la mortalidad decrecerá 80%. En Jalisco las personas de más de 60 años representan apenas el 11% de la población, por lo tanto, para alcanzar el 20% de vacunación es necesario vacunar a 1.6 millones de personas en el Estado (con 3.2 millones de vacunas). Para llegar a esta cantidad la cobertura debe alcanzar a las personas de 50 años en adelante.

Mientras, la protección al personal de salud que atiende directamente casos de enfermos de COVID-19 (que fue el grupo prioritario de vacunación según el mismo Plan Nacional de Vacunación) tiene un avance del 99.7% en el estado. Aunque durante semanas vivieron en la incertidumbre por la falta de inventario para aplicarles la segunda dosis de Pfizer-BioNTech.

Daniel Pineda, empleado del área COVID-19 del Hospital General de Occidente (HGO) o Zoquipan, pudo aplicarse la segunda dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech por suerte, ya que dijo, predominó la desinformación en la estrategia.

“A mí no me tocaba pero me acerqué al área de vacunación y como que les quedaron algunas dosis me vacunaron, pero se supone que no me debieron pero aproveché”.

Compartió que todas las segundas dosis venían prácticamente dirigidas a personal específico que ya había recibido la primera inoculación, de hecho rechazaron a varios médicos que solicitaban la segunda inyección; pero en los días finales a Daniel sí lo inocularon sin problemas 33 días después de la primera dosis.

El proceso de aplicación es el siguiente:

1.- El personal médico toma datos personales.

2.- Firma de carta responsiva de la vacunación voluntaria y que exime de responsabilidad en caso de presentarse eventos adversos.

3.- Registro de datos personales por parte de los servidores de la nación de la Secretaría del Bienestar.

4.- Entrega de hoja sellada con los datos del lote de la vacuna y la fecha de aplicación

5.- Vacunación

6.- Observación durante 30 minutos para verificar que no se presenten eventos adversos. 

*Para la segunda dosis se realiza el mismo proceso solo se pide presentar el documento sellado de la primera aplicación.

Alberto Íñiguez, médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la costa jalisciense, reconoció que sí existen carencias en la organización de la estrategia ya que él recibió la segunda dosis a los 35 días de haberse aplicado la primera.

En su caso, el registro se dio de manera electrónica, por lo que se otorgaba un código QR que permitía acelerar la confirmación de datos personales. Uno de los problemas fue que por la rotación de personal muchos médicos no pudieron asistir en las fechas que se les solicitaba.

Por ello también sobraron dosis que fueron aplicadas a personal del IMSS que estuviera presente, aunque no atendiera directamente casos de COVID-19 como administrativos. “O se vacunaba ilegalmente a persona, o era aprovechar las dosis, pero eso se dio hasta el final cuando se aseguraron que iban a sobrar dosis”. La vacuna de Pfizer-BioNTech debe mantenerse a temperatura de ultracongelación de menos de 70 grados centígrados y al descongelarse tiene un máximo de cinco días de vida útil.

Según manuales de uso de este insumo, el lapso de aplicación entre cada una de las dosis no debía pasar de los 21 días; pero, ante los problemas de disponibilidad del biológico a nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas (ONU) validaron que se extendiera el tiempo hasta por 42 días, sin que esto afecte la eficacia de las vacunas.

“(Se) recomienda la administración de las dosis de la vacuna entre 21 y 28 días. Mientras reconocemos la falta de información sobre la seguridad y la eficacia de una dosis más allá de tres o cuatro semanas, el Grupo ha hecho una disposición para países que están en circunstancias excepcionales epidemiológicas y de escasez de vacunas para que puedan retrasar unas semanas la segunda dosis con el objetivo de maximizar el número de individuos que se puede beneficiar de una primera dosis”, explicó el doctor Alejandro Cravioto, miembro de ese grupo.

El subsecretario de Salud López Gatell, expuso que el Grupo Técnico Asesor de Vacunación en México consideró ideal no aplazar más de 35 la aplicación de cada dosis. “Esto nos ha dado flexibilidad, precisamente, para estar poniendo esta segunda dosis, hasta el momento sin problema, pero si en algún momento pudiéramos tener la necesidad de retrasarla, saber y tener la tranquilidad de que no se modifica en forma alguna la eficacia que finalmente resultara de la segunda dosis si esta se pospone después del día 21 y usaremos como límite el día 35”, dijo en conferencia de prensa el 2 de febrero.

En total, Jalisco requerirá 10 millones 953 mil 704 dosis para la población de 20 años de edad o más, ya que no se recomienda proteger a niños. Hasta ahora, se han recibido para todo el país apenas 3 millones 039 mil 625 dosis, más de la mitad de Pfizer BioNTech, la de un manejo más complejo. Puerto Vallarta es el municipio más poblado que empezó a recibir vacunas con 21 mil dosis que llegaron el jueves 25 de febrero.

El criterio en el reparto de las vacunas, explicó el subsecretario López-Gatell, se basa en la proporción de personas adultas mayores en cada municipio. Según recomendó el Grupo Asesor se priorizó a municipios más marginados; por esta misma razón, se recomendó la aplicación de vacunas que no requieran un almacenaje especial como la de AstraZeneca, en contraste con la de Pfizer-BioNTech.

“Dado que la vacuna de Pfizer requiere ultracongelación entonces tenemos la oportunidad de empezar a avanzar más rápidamente en zonas urbanas y seguiremos prefiriendo las vacunas que no requieren ultracongelación para las zonas rurales” añadió el funcionario.

La información o el aviso de cuáles serán los próximos municipios y zonas de vacunación depende del Gobierno Federal, desde donde se insiste que se avisará por teléfono a quienes se hayan registrado en la plataforma https://mivacuna.salud.gob.mx/.

En preparación de recibir los próximos embarques de vacunas, la Universidad de Guadalajara (UdeG) confirmó el registro de las instalaciones de la red universitaria para utilizarlos como puntos inoculación, entre ellos, todos los centros universitarios del estado además del edificio Cultural y Administrativo y el Auditorio Telmex.

En total serán 18 módulos con la participación de mil 143 voluntarios que se cerciorarán de cumplir los protocolos necesarios. Con ello se podrá vacunar a 22 mil personas por día y se puede triplicar la capacidad.

¿Qué tienen y cómo llegan las vacunas?

La vacuna técnicamente es un estimulador del sistema inmunológico que protege de las enfermedades. Una forma es mediante un ARN mensajero, que contiene células que provocan la producción de anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2. Una más es el Adenovirus o vector que usan material genético del coronavirus que se mezcla con un virus inofensivo y es transportado al cuerpo humano y lo desactiva. Finalmente, las de virus inactivo se hacen con el SARS-CoV-2 pero al ingresar al cuerpo no causa la enfermedad y estimula el sistema inmunológico para tener una mejor respuesta.

*En comparación la eficacia de la vacuna contra la influenza reduce el riesgo de contraer la enfermedad en un 40% a un 60%. Según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos del Gobierno de Estados Unidos.

La eficacia de una vacuna es el nivel de protección en un ambiente de análisis controlado, mientras que la efectividad es la protección que alcanza cuando se distribuye entre la población. Debido a esto se espera que los porcentajes de eficacia desciendan, por lo que seguirán siendo necesarias medidas de distanciamiento social, limpieza de manos y uso de cubrebocas.

David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Anthony Masters, de la Sociedad Real Estadística Británica, publicaron en The Guardian un ejemplo de la diferencia entre ambos conceptos. “Imaginen a 100 personas con COVID-19. Una eficacia del 90% pareciera que de haber recibido la vacuna, solo 10 hubieran caído enfermas. Pero (realmente) la eficacia de la vacuna es la reducción relativa del riesgo: sea cual sea tu riesgo, se reduce en un 90% si te vacunan”.

El principal factor que ha influido en el mundo para la lenta distribución de las vacunas es la producción por parte de las empresas que las crearon y pocos son los países que han llegado a niveles altos de protección. Uno es Israel que accedió a otorgar datos médicos de su población a Pfizer-BioNTech además de que está inmerso en una sospecha de pago a sobreprecio de los biológicos. Actualmente tiene 91% de su población vacunada, le sigue Emiratos Árabes Unidos con 59.11% y Estados Unidos con 20.63%. En Latinoamérica, Chile es líder con 16.78%, Brasil 3.67%, Panamá 2.07%, Argentina 1.84% y posteriormente México con 1.62%.

La preferencia corporativa ha sido expuesta en reportajes como del Buró de Investigación Periodística, que expone el abuso e intimidación en el que Pfizer ha incurrido, sobre todo, con gobiernos latinoamericanos a quienes ha exigido como garantías ante posibles demandas, y en caso de no acceder retrasa durante meses el envío de insumos.

Brasil y Argentina no cerraron contratos con esta empresa a diferencia de México y otros ocho países de Latinoamérica. De hecho, en México se declaró como información reservada el contenido de los convenios firmados con los laboratorios por cinco años, arguyendo que los convenios están en proceso y exponerlos afectaría las negociaciones. Pfizer y BioNTech esperan ganancias de 15 mil millones de dólares solo en 2021.

Para evitar esta concentración e ilegalidades, la OMS creó COVAX, un mecanismo que compromete a las naciones a otorgar vacunas a países con economías que no pueden comprarlas. Estas son las naciones y continentes que más biológicos ha comprado:

Los países con economías desarrolladas concentran 4 mil 600 millones de vacunas; los países con economías medianamente desarrolladas, como México, tienen mil 200 millones, y los países subdesarrollados 598 millones.

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.