Hacer comunidad a favor del medio ambiente

Los vecinos de Tlaquepaque que trabajan por tener más áreas verdes

Vecinos del fraccionamiento Revolución se han unido este año para impulsar un proyecto comunitario a favor del medio ambiente. A través de la reforestación de casi 500 árboles, construcción de huertos urbanos, instalación de depósitos para residuos orgánicos e inorgánicos, entre otras acciones, buscan convertir un predio de unas 10 hectáreas en desuso en el ‘Bosque Urbano Tlaquepaque’. 

El lugar, ubicado en Calzada Lázaro Cárdenas y la Carretera a Chapala, es propiedad del gobierno del estado y a decir de los colonos era utilizado como tiradero de escombro, por lo que ellas y ellos optaron por darle mantenimiento y usarlo como lugar de esparcimiento. 

Han abogado por tener un área verde en esa zona de Tlaquepaque ante los rumores del destino que tendría el predio, como ser utilizado para estacionar vehículos levantados del programa Salvando Vidas. 

A raíz de esa situación, desde hace dos meses iniciaron el movimiento ‘No al corralón, sí al Bosque Urbano’, con manifestaciones, buscando reuniones con el gobierno estatal -que al principio no cedía y cancelaba las citas-, pero principalmente con acciones de recuperación del espacio público a favor de la comunidad. 

Para Josué Moreno, vecino de esta colonia, la petición de un bosque urbano es porque Tlaquepaque es el municipio metropolitano que menos áreas verdes tiene y “aunado a la gran cantidad de industrias que hay en la zona, el gran movimiento de carga vehicular, provoca además de esta gran contaminación atmosférica, una contaminación auditiva tremenda”.

En su Plan de Desarrollo Urbano de Centro de Población, el ayuntamiento de Tlaquepaque reconoce que existen 2.5 metros cuadrados de áreas verdes por habitante en el municipio, y que una de sus principales tareas es “alcanzar una superficie mínima de 10 metros cuadrados por habitante”.

Sin embargo, investigaciones periodísticas refieren que en realidad son 2.4 metros cuadrados por habitante en este municipio; mientras que un estudio que realizaron los vecinos del fraccionamiento Revolución habla de tan sólo 1.7 metros cuadrados por habitante. 

De acuerdo con la directora del Instituto de Derecho Ambiental (Idea), Raquel Gutiérrez Nájera, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una superficie de 9 metros cuadrados de áreas verdes por habitante. 

Además, en su Plan de Desarrollo Municipal, el ayuntamiento tlaquepaquense menciona que una de las principales peticiones de sus habitantes, entre otros factores, es contar con más áreas verdes y dar mantenimiento a las existentes. Es por ello que los colonos han alzado la voz, porque consideran imperante contar con un espacio de calidad que pueda constituirse como un punto de reunión para habitantes del sureste de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), una de las más contaminadas de la urbe

Sobre el predio en cuestión, los planes parciales de desarrollo urbano de Tlaquepaque, correspondientes al Subdistrito 05 del Distrito Centro Urbano, catalogan una parte del lugar dentro de “espacios verdes, abiertos y recreativas”, y la otra como “equipamiento vecinal, barrial, distrital, central, regional”.

 

 

Por el derecho humano al medio ambiente sano 

El Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano de la AMG, del Instituto Metropolitano de Planeación, establece que la Ciudad se enfrenta a severos problemas que deterioran la calidad de vida de su población, siendo uno de ellos la contaminación atmosférica que afecta a la salud y es derivada por la “producción creciente de diversos gases y de la pérdida de los factores de resarcimiento ambiental, la disminución de servicios ecosistémicos tales como áreas verdes y arbolado”.

La ambientalista Raquel Gutiérrez Nájera mencionó que al ser Tlaquepaque uno de los municipios más críticos en cuanto al número de áreas verdes, la iniciativa de los vecinos es una política pública obligada tomando en cuenta el escenario de cambio climático.  

Las áreas verdes, apuntó, sirven para recargar mantos acuíferos con agua pluvial –y así evitar inundaciones-, y con los árboles se genera una especie de cortina que ayuda a disminuir la presencia de polvo, malos olores, y ruido. 

Además de esos servicios, que ayudan a que se cumplan los derechos humanos al agua y al medio ambiente sano, las áreas verdes son “espacios sagrados” para la convivencia vecinal.

En abril de 2017, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ), emitió la recomendación 15/2017 que, aunque está enfocada a la contaminación atmosférica en la zona de Miravalle, hace un llamado al municipio de Tlaquepaque (y al de Guadalajara) para que establezca un estándar mínimo de nueve metros cuadrados de áreas verdes por habitante.

“(Que) se promueva como política pública la reducción del déficit de áreas verdes y de recreación a través de la instauración de zonas y corredores verdes integradas por senderos en áreas naturales, así como la creación de los propios parques urbanos, con la finalidad de permitir su aprovechamiento sustentable en términos físicos, económicos y sociales”. 

Conscientes de la fragilidad ambiental del sureste de la ZMG, los vecinos del fraccionamiento Revolución han plantado en este predio guamúchiles, parotas, fresnos, y pinos michoacanos; y han sembrado chiles, tomates, albahaca, maíz, frijol y calabaza. 

“También tenemos unos composteos que han sido instalados y los vecinos van y depositan sus residuos orgánicos, todo esto con el fin de que una vez teniendo este abono podemos utilizarlo en el terreno, que está muy deteriorado en cuanto al suelo”, mencionó el vecino Josué Moreno. 

En marzo de este año, el Congreso de Jalisco aprobó solicitar al gobernador, Enrique Alfaro, que realice un análisis de la situación, o informe si existe un proyecto de recuperación del predio, “ya que se encuentra en abandono generando basura y vandalismo”.

En días pasados, vecinos se reunieron con el subsecretario de Asuntos de Interior del gobierno de Jalisco, Manuel Romo Parra, y acordaron entablar mesas de trabajo para analizar la propuesta del bosque urbano.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Jonathan Bañuelos

Jonathan Bañuelos

Estudió periodismo en la Universidad de Guadalajara, y una especialidad en periodismo de arte y cultura en la Universidad Iberoamericana. Inició en 2011 como colaborador en Radio Universidad en Ocotlán, Periodismo Transversal y el Semanario Guía.
Ha sido reportero en La Jornada Jalisco, Más por Más GDL, y MURAL; así como redactor web para NTR Guadalajara .
Reportea temas sobre derechos humanos, organizaciones civiles, medio ambiente, migración y cultura.
Es conductor activo en el programa radiofónico Ciudad Olinka de Radio Universidad en Ocotlán.