Infancias trans, la lucha por la identidad

La ruta por el reconocimiento

Desde los tres años, Sofía Elena comenzó a mostrar incomodidad con el género que le asignaron al nacer. “No podía llevarse bien con sus compañeros en el preescolar, nos decían que había agresividad, pero no entendíamos por qué”, compartió Fernanda, su mamá. 

Fernanda y Manuel, sus padres, sabían que algo “no concordaba”, tras idas y vueltas al psicólogo y tratar de entender qué sucedía con Sofía, finalmente un día ocurrió. “Soy una niña pero no se están dando cuenta de eso”, le dijo a sus padres. Y con esa frase cargada de valor, Sofía comenzó su transición junto con su familia a los ocho años en 2016.  

“Equivocadamente se piensa que las personas trans se vuelven cuando son adultos pero una persona trans es alguien que no concuerda con el género asignado al nacer, cuándo alguien nace quién dice qué eres, un médico que ve la entrepierna, y les asignamos ciertos roles en lo que nos han enseñado qué es un hombre o una mujer y esa persona empieza a mostrarse incómoda porque no encaja en eso”, agregó Fernanda. 

A pesar de que Sofía en la escuela sí tuvo acceso a una credencial con el nombre con el que se identifica, en sus documentos oficiales le pusieron su nombre anterior. Esta situación se fue repitiendo en el aeropuerto, cuando ha tenido que salir del país, pues su pasaporte también tiene un nombre con el que no se identifica; y en los servicios de salud, aunque sus padres han insistido a los doctores que la llamen Sofía, se han encontrado con una resistencia y la llaman con un nombre con el que no encaja. 

“Veía a mi hija realmente padeciendo estas situaciones y ya había pasado año y medio de haber transicionado socialmente, entonces teníamos que dar el siguiente paso, queríamos cambiar los papeles para que el certificado de primaria saliera con su nombre”. 

Ante esto, comenzaron un camino de puertas cerradas y promesas vacías.

En la Ciudad de México, de donde son originarias Sofía y su familia, no se permite el cambio del nombre en el acta de nacimiento para las personas trans menores de edad.

Desde 2017 la familia de Sofía y otras 19 familias comenzaron un juicio de amparo acompañadas de la asociación civil Litigio Estratégico en Derechos Sexuales y Reproductivos (LEDESER) para tener acceso al derecho a la identidad de la niñez trans. Hasta la fecha el juicio no se ha resuelto, de acuerdo con Fernanda. 

También en abril del 2019 en el Congreso de la Ciudad de México se presentó una iniciativa para reformar el Código Civil y el Código de procedimientos civiles para que las niñas y niños trans pudieran cambiar su nombre en sus documentos oficiales, comenzando por su acta de nacimiento; sin embargo, esa iniciativa permanece en la congeladora. 

En Septiembre del 2020, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, anunció la creación de un “Consejo Consultivo para cambio de género” en la CDMX con el objetivo de que las personas transgénero, incluyendo las menores de edad, pudieran lograr el cambio de nombre en el Registro Civil capitalino. 

Sin embargo, todo fue una tomada de pelo. “Nos vio la cara, resulta que les dio las actas a quienes en esos días cumplían 18 años y en nuestro caso particular no nos quisieron dar el acta porque a pesar de que nuestra hija nació en la Ciudad de México la habíamos registrado en el Estado de México y eso no nos hacía candidatos”, narró Fernanda. 

Tras tocar varias puertas, la familia se quedaba sin opciones para que se respetara la identidad de género de su hija y se hicieran valer su derecho a la identidad. 

A finales de octubre del año pasado, Jalisco publicó un decreto en el que se reformó el reglamento del Registro Civil que garantiza el derecho a la identidad de las personas trans, incluyendo a personas menores de edad; esto lo hizo el primer estado en el país en reconocer las infancias trans. 

“Teníamos nuestras dudas sobre si íbamos a poder hacer el trámite o no, le dijimos a Sofía que íbamos a pasear a Guadalajara, teníamos temor de lo que antes nos había pasado; estar ‘a punto de’ o ‘ya casi’ y no sucedía nada”, narró Manuel, padre de Sofía. 

Finalmente, después cinco años de tocar puertas, Sofía Elena, de 12 años, salió de una oficialía del Registro Civil en el municipio de El Salto Jalisco, con su acta de nacimiento escrita con el nombre que concuerda con su identidad de género. 

El acta de nacimiento fue el primer paso en el camino para Sofía y su familia, hacen falta otros como el cambio de pasaporte, los servicios de salud, la reserva del acta primigenia, lo cual se podrá hacer con oficios que se emitieron en Jalisco dirigidos a instituciones como el Registro Civil de la Ciudad de México y la Secretaría de Relaciones Exteriores. 

 

Panorama en Jalisco

En Puerto Vallarta, Jalisco, desde febrero del año pasado es posible realizar el cambio de nombre en las actas de las personas trans; en Tlajomulco se aprobó este trámite a mediados de octubre del año pasado; y a finales de ese mismo mes, en todo el estado se reformó el reglamento del Registro Civil para que sea posible cambiar las actas de nacimiento de las personas trans, incluyendo las de menores de edad, conforme a su identidad de género, haciendo a Jalisco el único estado en el país en reconocer las infancias trans. 

Desde que se puede hacer este trámite en estos municipios y en el estado, alrededor de 196 personas parte de la comunidad trans han cambiado su acta de nacimiento en Jalisco, de acuerdo con la respuesta a solicitudes de información de 86 municipios del estado. Las unidades de transparencia de los otros 39 municipios no contestaron a las solicitudes incluso casi un mes después de haberse hecho. 

 

 

Andrés Treviño, titular de la Dirección de Diversidad Sexual en Jalisco, comentó que aunque no se cuenta con el dato exacto dado que es una labor municipal, alrededor de 250 personas trans han realizado el trámite y de estos 50 son menores de edad.

Tras el decreto, El Salto fue el primer municipio en reconocer las infancias trans en el estado; 14 niñas y niños viajaron desde Chiapas, Puebla, Baja California, Ciudad de México, Zacatecas, Durango, Guanajuato, Sinaloa y Tabasco para obtener su acta de nacimiento acorde a su identidad de género. 

Aunque en teoría el trámite de cambio de acta ya es una realidad para las personas trans en el estado, asociaciones civiles como Impulso Trans y la propia Dirección de Diversidad Sexual han detectado resistencia en otorgar el servicio en oficialías del Registro Civil ubicadas en el interior del Estado. 

Autlán, Valle de Guadalupe, Ciudad Guzmán, Villa Corona, Tala, son algunos de los municipios que se han resistido a realizar el trámite de cambio de acta para las personas trans en el estado y se han registrado malos tratos hacia las personas trans, reportó Izack Zacarías, director de la asociación civil Impulso Trans

“En municipios alejados de la Zona Metropolitana de Guadalajara la gente reporta malos tratos, no como tal una negativa, pero si que no saben cómo hacer el trámite o que no tienen los formatos correspondientes para hacerlo y los mandan a Guadalajara”. Este municipio fue uno de los 39 que no contestaron las solicitudes de información y por tanto no reportaron cuántas actas han sido cambiadas por personas trans en la demarcación. 

A través de un grupo de whatsapp, la comunidad trans se ha organizado para asesorarse a lo largo del trámite y saber qué decir y cómo actuar cuando un funcionario no quiere otorgar el servicio. “Los municipios necesitan pronunciarse para hacer campañas, estar en un proceso continuo (de capacitación) y eso no está pasando”, agregó Izack.

Por su parte, Andrés Treviño, titular de la Dirección de Diversidad Sexual en Jalisco, aseguró que han registrado 31 casos; nueve en donde los registros civiles negaron el trámite y 22 en los que se utilizaron incorrectamente los pronombres y demoraron el servicio. Todos estos han sido resueltos, de acuerdo con el funcionario. 

“Sucede en oficinas que no son la central del municipio, en las centrales en la gran mayoría de los casos no hay resistencia, pero hay algunos casos principalmente en los altos de Jalisco y con personas que vienen de Guanajuato en donde les dicen que no conocen de trámite”, informó Treviño. 

También existe un proceso abierto en la Contraloría del municipio de Tlaquepaque por corrupción, pues una persona que se dijo funcionaria de este ayuntamiento se ofreció a hacer el trámite de cambio de acta a cambio de 15 mil pesos, cuando el servicio es totalmente gratuito, añadió el funcionario. 

En cuanto a la capacitación, el director de diversidad sexual informó que se publicará un manual que aborda además de la parte operativa del trámite, también abordará definiciones  y conceptos sobre la comunidad trans, y qué implica en la vida de las personas el hacer este trámite. También en marzo los funcionarios recibirán una capacitación por parte del Registro Civil de Jalisco. 

El camino para reconocer el derecho a la identidad de las personas trans sigue teniendo obstáculos en Jalisco y en el país. A la fecha solo en 13 estados de la república reconocen este derecho y solo en Jalisco se puede hacer el trámite siendo menor de edad. Al no reconocer a las infancias trans, de acuerdo con Izack Zacarías de Impulso Trans, les están negando su derecho a la identidad, al libre desarrollo, a la educación y a la dignidad. 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes adquirir una membresía desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Paloma López

Paloma López

Egresada de Periodismo y Comunicación por el ITESO, enfocada en Derechos Humanos, LGBTTTIQ, Género y Movilidad. Ha participado en diarios locales como El Informador, Proyecto Diez, Zona Docs y Territorio. Amateur de la fotografía y medios audiovisuales.