La ética, los datos y las historias

Desde la redacción

Desde la redacción de Territorio

Hacer periodismo es diferente para cada medio de comunicación, para cada reportero y para cada situación que se vive. No es lo mismo reportar la pandemia desde Italia que desde México, o reportar una crisis económica desde la versión oficial o la versión de quienes lo viven. 

Por ello, en Territorio hemos decidido compartir un poco de las experiencias que vivimos, los dilemas, las decisiones que se toman en la redacción todos los días y los retos a los que nos enfrentamos. Esto, con la intención de transparentar nuestro trabajo y mostrar cómo es hacer periodismo desde un medio como el nuestro; colaborar con nuestra experiencia y abrir el debate hacia las diferentes formas de informar e interactuar con la información y la realidad. 

 

La ética, los datos y las historias

Hacer periodismo en cualquiera de sus formatos conlleva responsabilidades y una de ellas es la ética y la protección de nuestros testimonios. 

En Territorio nos hemos enfocado en hacer periodismo de investigación, es decir, tomar un tema relevante e investigarlo a fondo con datos, conexiones y la consulta de varias fuentes para poder entender un tema de manera más amplia. 

Pero también privilegiamos la voz de las personas que viven esa problemática. Tanto así que para nosotros no es suficiente explicar, por ejemplo, cuántas obras pendientes tiene la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP) sobre la Línea 3, o cuántas denuncias existen por desaparición cometida por funcionarios públicos sin una voz que relate cómo es vivir eso todos los días; qué significa ser testigo de las fallas estatales o sociales de nuestro estado. 

La voz, las personas, son primordiales para entender la realidad. O al menos aquella realidad que a nosotros nos interesa contar. 

Pero al escuchar a las personas también tenemos que tener en cuenta siempre la importancia de su relato, de que alguien que decide abrirse con nosotros y contar algo en su vida que puede ser doloroso, difícil o confuso es alguien que realmente nos tiene confianza. 

Y esa confianza es esencial para nuestro trabajo por lo que no podemos defraudarla. Por ello, respetamos cuando una fuente nos pide mantenerse en el anonimato, le consultamos si podemos utilizar su voz para un inserto, o si podemos describir lo que vimos durante la entrevista como sus gestos, posturas y hasta la ropa. 

Además, creemos importante mantener contacto con esa persona incluso después de la publicación para que sepa que no solo lo contactamos cuando tenemos una nota de por medio. 

Y el agradecimiento siempre por la confianza y por compartir su experiencia para que podamos retratar con mejor detalle lo que significa vivir en Jalisco y sus matices.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico