La mente de López-Gatell

¿De dónde vienen las ideas del administrador de la pandemia?

Escuchar “pandemia” o “COVID-19” genera que una de las primeras imágenes que se proyecten en la mente de los mexicanos sea el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López-Gatell; el rostro de la estrategia de contención y atención de la pandemia por parte del Gobierno Federal. Pero el funcionario también es especialista en el estudio y tratamiento de decenas de padecimientos.

Hepatitis, sífilis, zika, chikungunya, dengue, influenza, SIDA, tuberculosis, rubéola y neumonía son algunas de las demás enfermedades que López-Gatell ha estudiado durante su carrera que comenzó en 1994 al ingresar a la Licenciatura en Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se especializó, de entre 78 opciones, en Medicina Interna, encargada de la atención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades en adultos.

Posteriormente, el ahora subsecretario decidió cursar su especialidad en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. El Instituto fue inaugurado en 1946 bajo el nombre de Hospital de Enfermedades de la Nutrición. En 1978 extendió sus funciones en otros campos, entre ellas las enfermedades infecciosas.

Es uno de los Institutos Nacionales de la Secretaría de Salud que brinda atención médica de tercer nivel. Su prestigio se muestra en sus 14 médicos que han recibido el Premio Nacional de Ciencias y Artes que entrega el Gobierno Federal. Entre los galardonados destacan Dr. Juan Ramón de la Fuente Ramírez, exrector de la UNAM, y Jorge Carlos Alcocer Varela, actual secretario de Salud.

La investigación que López-Gatell realizó para titularse se tituló “Neumonía en pacientes con Lupus Eritematoso Generalizado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, 1990-1998”.

El interés radicó en la frecuencia de la neumonía como la causa principal de hospitalización y fallecimientos de los enfermos de Lupus Eritematoso, un padecimiento inflamatorio que genera anticuerpos que, a su vez, se manifiesta en vasculitis y trombosis. La prevalencia en la población se encuentra entre 4 y 250 casos por cada 100 mil habitantes en México. López-Gatell descubrió que se presentaron 77 neumonías por cada mil pacientes de Lupus Eritematoso. 

Al terminar esta etapa, el rol del secretario de Salud Alcocer Varela cobró especial importancia en la carrera de López-Gatell, específicamente en su posgrados en Ciencias Médicas en la UNAM, ya que asesoró su tesis “Predictores de Infección en Pacientes con Lupus Eritematoso Generalizado”. En ella hizo seguimiento a su investigación anterior y le añadió un análisis de 43 casos seleccionados. El estudio concluyó en la asociación del nivel socioeconómico de los pacientes con el riesgo de neumonía y la escolaridad alta respecto a la baja como un factor protector.

Su doctorado en Filosofía, desde la Epidemiología, la estudió en la Bloomberg School of Public Health en la Universidad de Baltimore, Estados Unidos, donde indagó el “Efecto de la Tuberculosis en la Progresión de Enfermedad por VIH-1”.

En un artículo de resumen de la investigación, se expone que, de acuerdo a una muestra de 22 mil 296 personas infectadas con VIH, existe un incremento de riesgo de morir si se padece de tuberculosis. Según la Organización Mundial de la Salud, la tuberculosis es una de las diez causas principales de muerte en el mundo (es la causa principal de muerte en personas que padecen VIH).

De hecho, cuando fungió como Director General Adjunto de Epidemiología en 2009, el subsecretario publicó con otros académicos un manual de Estándares para la Atención de la Tuberculosis, en el cual recomienda a todos los pacientes con VIH o SIDA que presenten tos con flemas durante más de dos semanas realizarse estudios de detección de tuberculosis.

Entre su experiencia laboral, destaca su estadía en la Dirección General Adjunta de Epidemiología en la Secretaría de Salud de 2008 a 2012. Ahí diseñó y modernizó el proyecto de reforma del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE), un sistema clave durante la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de 2009 y 2010 de la Influenza A H1N1. El rol previo al que hoy ostenta fue en la Dirección de Innovación en Vigilancia y Control de Enfermedades Infecciosas, en el Instituto Nacional de Salud Pública, que lideró durante cinco años.


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este reportaje es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.