Las coberturas en tiempo real y la seguridad

Desde la redacción

Desde la redacción de Territorio

Hacer periodismo es diferente para cada medio de comunicación, para cada reportero y para cada situación que se vive. No es lo mismo reportar la pandemia desde Italia que desde México, o reportar una crisis económica desde la versión oficial o la versión de quienes lo viven. 

Por ello, en Territorio hemos decidido compartir un poco de las experiencias que vivimos, los dilemas, las decisiones que se toman en la redacción todos los días y los retos a los que nos enfrentamos. Esto, con la intención de transparentar nuestro trabajo y mostrar cómo es hacer periodismo desde un medio como el nuestro; colaborar con nuestra experiencia y abrir el debate hacia las diferentes formas de informar e interactuar con la información y la realidad. 

 

Las coberturas en tiempo real y la seguridad

El pasado 28 de septiembre se organizó en la ciudad la marcha por la despenalización del aborto, una manifestación a nivel internacional que se conmemora siempre el mismo día y este año no fue la excepción.

Esta tampoco era la primera marcha para nuestro equipo de reporteros ni para el proyecto. Pero sí fue una concentración que nos dejó varias reflexiones sobre las responsabilidades de los periodistas, las maneras de garantizar su seguridad física y digital, y las mejores estrategias para reportar el tema.

La marcha fue convocada por grupos feministas separatistas que pidieron que no hubiera hombres en el contingente y en la medida de lo posible, solo mujeres reporteras y fotógrafas. Dos integrantes de nuestro equipo se coordinaron para cubrir la marcha de forma presencial, pero nos aseguramos que detrás hubiera un equipo que las monitoreara y recibiera su información para compartirla en tiempo real.

Con las experiencias pasadas hemos aprendido que en cualquier momento una manifestación se puede volver violenta, principalmente cuando hay mucha presencia policial. Por ello, nuestra regla principal es salvaguardar la seguridad del reportero y dejar claro que en el momento que este no se sienta seguro, puede abandonar la cobertura. Ninguna cobertura vale poner en riesgo la vida.

Con el contexto de violencia policial durante las marchas después de la manifestación por el asesinato de Giovani, también dejamos claras otras reglas: un editor estará siempre al pendiente de la ubicación del reportero; es importante cumplir con los protocolos de seguridad digital, es necesario avisar al llegar a la concentración, al salir de ella y al estar en un lugar seguro y siempre identificados al menos que la identificación ponga en riesgo a la o el reportero.

Estas manifestaciones como muchas otras coberturas generan discusiones y planteamientos éticos que valen la pena discutir entre el equipo. Sin embargo, en Territorio creemos en la privacidad de las fuentes, respetamos las peticiones de quienes se inconforman o de quienes escribimos e intentamos tener empatía con cada tema del que reportamos siempre con una perspectiva de derechos humanos.

Al final, cada palabra que publicamos en cualquiera de nuestras plataformas, pasa por un filtro editorial y por un análisis de qué es lo que publicamos, cuál es nuestra responsabilidad y qué impacto va a generar en nuestros lectores. 

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico