Las fallas en la defensa de las mujeres

La desilusión de la CEDHJ

“Parecería que en México te tienes que amarrar a una silla para que las autoridades entiendan que tienen que responder”. 

Desde septiembre de este año, un grupo de feministas y familiares de mujeres asesinadas o personas desaparecidas tomaron las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a manera de reclamo por la falta de interés y trabajo de las instituciones para darles respuesta e investigar sus casos. El último recurso para ser escuchadas después de enfrentarse a funcionarios insensibles e ineficientes. 

Y es que, al llegar y exponerles sus casos, funcionarios de la CNDH les aseguraron que debían volver a sus estados para reintegrar las carpetas de investigación y no les dieron ni siquiera avances para sus casos. Tal fue la desesperación que una de ellas, FULANA DE TAL*, se amarró a una silla y amenazó con no salir hasta que le dieran una respuesta. 

“Lamentablemente (las instituciones) les han fallado y las revictimizan. Parecería que en México te tienes que amarrar a una silla para que las autoridades entiendan que tienen que responder”, comentó Alejandra Nuño, titular del Centro Universitario por la Dignidad y la Justicia Francisco Suárez del Iteso. 

Ni la CNDH ni cualquier otra institución les dieron tranquilidad o atención para tratar sus casos con la urgencia que merecen. Ese fue el inicio de la toma. 

Las madres acusaron que ni la CNDH ni las comisiones estatales han atendido como deben a las víctimas, no dan seguimiento a los casos ni sirven como apoyo para generar presión ante las autoridades. 

Con este panorama, ¿qué pasa en Jalisco donde cada año crece la violencia contra las mujeres, crecen las quejas, pero no las respuestas?

De acuerdo con la Comisión estatal, este año han recibido 21 quejas por violencia de género y solo han generado 7 recomendaciones. Para una comisión que defiende los derechos humanos, las recomendaciones son la vía más conocida, aunque no la única, para notificar a las autoridades de ciertos problemas. Son una especie de presión para que los gobiernos cambien, atiendan o sancionen a personas o funcionarios por presuntamente violar los derechos de los ciudadanos. Y aunque no son obligatorias, las instituciones señaladas tienen la opción de aceptar una recomendación y comprometerse a cumplirla. 

En los últimos cuatro años, la CEDHJ ha recibido 40 quejas por violencia de género y en ningún año ha emitido más del 50% de recomendaciones.

 

 

La semana pasada, la CEDHJ envió un comunicado donde aseguró que más de la mitad, el 52% de las recomendaciones que ha emitido en la última década han sido para atender, prevenir y erradicar la violencia contra mujeres. La mayoría de las recomendaciones del 2017 a la fecha siguen en proceso de cumplimiento. 

A pesar de los bajos números de recomendaciones que ha emitido la Comisión, de acuerdo con Nuño, este no es el único indicador para analizar su rendimiento; sin embargo, los otros indicadores no son alentadores. 

Un ejemplo es la relatoría especial de los derechos humanos de las mujeres, creada en la CEDHJ especialmente para atender quejas, dar seguimiento y generar informes sobre la violencia contra las mujeres. 

Durante todo el 2019, solo reportaron acciones de defensa en un trimestre; en el resto no reportaron acciones de ese rubro. Además, las acciones de defensa del segundo trimestre fueron enfocadas en la creación de un informe especial y no de quejas y atención a casos particulares.

Esto además de las faltas de ortografía que evidencian la poca atención en la creación de dichos informes a pesar del presupuesto designado específicamente para la relatoría y los empleados a cargo, por ejemplo, la visitadora encargada de dicha relatoría, Ana Lezit Rodríguez Chapula, gana 51 mil 500 pesos al mes. 

Otros indicadores para analizar el trabajo de la Comisión estatal son la cantidad de informes especiales, comunicados públicos y la incidencia en políticas públicas que pueden llegar a tener. Para Nuño, el trabajo no ha sido suficiente, sobre todo en un estado donde la violencia contra las mujeres va en aumento. Más allá de los pronunciamientos cuando ocurren casos mediáticos como el feminicidio de Vanesa afuera de Casa Jalisco, por poner un ejemplo, no se ven prioridades claras en temas de violencia de género.

“Hablando específicamente de los derechos de las niñas y las mujeres, no necesariamente estamos viendo a la CEDHJ preocupada por la atención de estos casos”.

 

¿Y qué deberían de hacer la comisión nacional y las estatales? 

Desde que tomó protesta como titular de la CNDH en noviembre del año pasado, Rosario Piedra ha sido criticada por no cumplir con los lineamientos mínimos para la titularidad. 

Estaba vinculada al partido Morena cuando se establece que no deben tener conexiones políticas; no tiene experiencia en materia de derechos humanos ni en instituciones públicas de esa índole y las renuncias de su equipo como su primer y 6 visitador no dan confianza. 

“No ves a una titular de la CNDH crítica, todas las opiniones que uno esperaría que la titular de la CNDH diera, no las encontramos”, criticó Nuño. 

Por su parte, la comisión estatal de Jalisco, pareciera que solo se ha remitido a generar recomendaciones pero no a utilizar otros recursos como someter al congreso del estado las recomendaciones que no son cumplidas para que las autoridades rindan cuenta ante los diputados. 

O también puede denunciar de manera penal o ante el órgano interno de control a las autoridades que no cumplan con las recomendaciones aceptadas y asegurar que los funcionarios tengan alguna responsabilidad administrativa. 

La CEDHJ es dirigida por Alfonso Hernández Barrón quien percibe 129 mil pesos al mes. 

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Katia Diéguez

Katia Diéguez

Es periodista formada en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Jalisco. Desde su formación como estudiante y ahora como profesionista ha trabajado en diferentes medios locales como Más por Más, el Diario NTR, Territorio y Mural de Grupo Reforma. En este último trabajó como reportera de la sección local y realizó coberturas diarias y de investigación principalmente en temas de género, derechos humanos, infancia, diversidad sexual y educación. Además, ha complementado su educación con cursos y talleres de periodismo narrativo, de investigación, transparencia, género y derechos humanos.