¿Cuáles son los principales cambios en la regulación de la mariguana?

Las letras chiquitas de la “despenalización”

A dos años de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenara al Congreso de la Unión desarticular el modelo prohibicionista sobre el consumo de la mariguana en México, el Senado hizo lo propio y el 19 de noviembre pasado aprobó nuevas regulaciones para la producción, venta y uso recreativo de la planta y sus subproductos.

Aunque la noticia fue ampliamente distribuida como “despenalización” de la mariguana para quienes la fuman o ingieren por el simple gusto de experimentar el estímulo que genera en el sistema nervioso, la nueva Ley Federal para la Regulación del Cannabis habla de cambios que favorecen esta práctica, mas no erradica la persecución penal contra la portación o almacenamiento de ciertas cantidades.

Para Arturo Villarreal Palos, especialista en Derecho Público del CUCSH, la frase correcta para referirse a las nuevas reglas es “regulación del consumo lúdico” de la mariguana, que ya pasó la primera fase de su ruta legislativa en el Senado y ahora toca el turno de discutirlo en la Cámara de diputados, pero hasta el momento, estas son las nuevas disposiciones.

 

Novedades de la legislación

 

  • Se crea la Ley Federal para la Regulación del Cannabis
  • Ya es legal portar, por persona, hasta 28 gramos de mariguana para autoconsumo
  • Transportar de 29 a 200 gramos de la planta es causal de multa, y arriba de esa cantidad la persona se vuelve sujeta de acción penal
  • También para autoconsumo, se permite a una persona poseer hasta cuatro plantas frescas en casa, si hay más adultos en la misma vivienda, el límite es de 6 ejemplares por predio
  • Se crea el Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis que registrará a los productores, vendedores y clubes de consumo lúdico
  • Se permite la creación de clubes para el consumo recreativo del cannabis de entre 20 y 50 socios mayores de 21 años, quienes tendrán autorización para cultivar la planta en mayor cantidad
  • El Ministerio Público tiene atribuciones para confirmar que un consumidor registrado tiene en su casa la cantidad de plantas establecidas en la ley para autoconsumo
  • Podrán habilitarse áreas al aire libre, en espacios públicos y privados, para el consumo de la mariguana
  • Queda prohibido fumar frente a menores de edad y en escuelas o cualquier espacio público que no esté habilitado para ello
  • Hay multas desde 8 mil hasta 250 mil pesos a quien permita que menores de edad consuman, cultiven, vendan o distribuyan productos cannábicos 
  • Se otorgan concesiones ejidales para distribuir la producción entre campesinos que decidan entrar al mercado

 

A decir del investigador Villarreal Palos, estas disposiciones sí responden al llamado que hizo en 2018 la SCJN y sí facilitan a los consumidores el consumo recreativo, ya que con 28 gramos de mariguana que ahora son permitidos se pueden forjar entre cinco y siete cigarros, sin embargo no erradica la criminalización de quienes puedan llegar a exceder dicha cantidad, y aunado al problema de la corrupción, puede facilitar un caldo de cultivo para abusos policiales.

“Lo que pasa es que no se está despenalizando plenamente, sería más bien hablar sobre el uso de la mariguana para uso lúdico, se regula, porque todavía va a quedar penalizado arriba de los 200 gramos, quien la traiga se convierte en un tema penal, y arriba de 28 gramos es multa, una situación que da margen para la corrupción”, planteó en entrevista.

“El Congreso le dio muchas largas a esto y los parlamentos abiertos no son completamente escuchados, pero como sea es un paso positivo, vamos a tener tiempo de reflexionar sobre su implementación, pero de momento va a despresurizar varias cosas, como los recursos que se destinan a combatir  el mercado de la mariguana que es el más extenso. También falta ver cuánto se va a tardar en instrumentar, pero es un paso positivo, quizá no el mejor, pero sí es un avance”.

Aunque estas nuevas reformas se habrían gestado bajo el “enfoque de salud pública, derechos humanos y desarrollo sostenible, en aras de mejorar las condiciones de vida”, senadores, activistas y académicos han expresado que la nueva regulación contempla excesos que podrían atentar contra de los derechos humanos como las atribuciones del MP para inspeccionar las viviendas o que la regulación solo está pensada para sectores “acomodados” de la población.

 

Sin refuerzo a la prevención de adicciones

Otra dimensión de las nuevas disposiciones tiene que ver con la salud pública y la atención de adicciones. Para Francisco Gutiérrez Rodríguez, jefe del Departamento de Psicología Básica del CUCS, si este paquete legislativo no viene acompañado de una robusta política de seguimiento a las adicciones principalmente en niños y adolescentes, podría traer consecuencias graves para la juventud.

“Hay algunos países donde ya existe la legalización, el problema en México tiene que ver con el precario sistema de salud, no se tiene claro quién va a poder valorar a una persona que tenga efectos adversos, si bien es cierto que se va a permitir portar cierto gramaje, no tenemos una capacidad instalada para atender las adicciones que es un problema complejo para resolver en México”, contextualizó.

“El sistema de vigilancia epidemiológica tanto nacional como estatal han puesto en evidencia que las primeras drogas de entrada son nicotina, alcohol, cafeína y cannabis y que los últimos años la población de más temprana edad que usa el cannabis, de ahí se va a metanfetaminas, drogas de diseño en un país que no cuenta con adecuada regulación y sistemas sólidos de atención a adicciones, Tendríamos que esperar con sorpresa ver quién se va a asegurar que se cumpla la ley”.

En respuesta a la preocupación de sectores que rechazan la regulación de drogas, Gutiérrez Rodríguez afirma que la mariguana está considerada como un enervante de bajo riesgo ya que consumirla ocasionalmente de manera lúdica no genera efectos nocivos en la salud en comparación con el tabaco, el alcohol, los inhalantes o drogas sintéticas. Pero advierte que el alcaloide que contiene, el tetrahidrocannabinol (THC), responsable del estímulo que causa el cannabis en el cuerpo, sí tiene la capacidad de generar adicción.

“Es de bajo riesgo, pero sí genera adicción, la persona puede empezar a tener cambios de ánimo, identificar que es algo que le tranquiliza, empieza a usarlo como una pastilla tranquilizante cuando no es una sustancia de esa naturaleza. Sí genera dependencia física y sicológica, la física es resequedad en la boca, falta de apetito, síndrome de abstinencia, cambios en los ciclos de sueño, y la sicológica, es una droga depresora del sistema nervioso central que puede llegar a tener un efecto de rebote, si la persona vive estresada puede complicar el consumo que originalmente era recreativo”, explicó.

“Va a ser muy importantes estar atentos a cómo se implementa la medida y no vaya a resultar en un arma de doble filo, si se maneja adecuadamente no habrá mayor implicación, pero si no se tienen las instancias, las estructuras dentro del sector salud para poder ir regulando, contrastando, diagnosticando, haciendo una escala diferencial entre consumidores ocasionales con fines recreativos a quienes la utilizan para manejar problemas emocionales sí podría haber consecuencias. Va a ser muy interesante ver cómo esta medida afecta el uso y consumo”.

 

La droga favorita

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Adicciones 2016-2017 en México, la edad de inicio de consumo de drogas en hombres es a los 17 años y en mujeres los 18, y de las personas que ya reconocen una dependencia, solo 20 por ciento acudió a tratamiento. 

Respecto a la mariguana, la encuesta revela que es la principal droga ilegal probada y consumida con una prevalencia de consumo de 14% en hombres que alguna vez la han utilizado, y 3% en mujeres. En cuanto al uso durante el último año en varones es de 3.5% y en mujeres 0.9%; aunque son cifras pequeñas, implican un incremento del 100% entre la última medición y la más nueva.

Es decir, el cannabis es la droga que más se consume en México tanto de manera experimental como constante y que cada vez va alcanzando a mayor población, mientras que otras sustancias como la cocaína se mantienen estables, con apenas 0.5% de los mexicanos que han reconocido haberla probado alguna vez.

Además, Jalisco es el estado con mayor prevalencia en consumo de drogas ilegales ya que 15%  de sus habitantes de 12 a 65 años han consumido alguna mínimo en una ocasión, seguido por Quintana Roo con 14% y Baja California con 13%, mientras que el promedio nacional es de 9%.

De acuerdo con Gutierrez Rodríguez, parte del seguimiento a la nueva legislación tendrá que ver con el comportamiento de estas estadísticas en años subsiguientes.

 

THC, el alcaloide estrella de la mariguana

El Tetrahidrocannabinol, mejor conocido como THC, es el alcaloide o estimulante de origen vegetal encargado de deprimir el sistema nervioso, que altera la percepción y modificación del estado de ánimo en las personas que consumen la planta de cannabis. Es la más importante y abundante en las variedades clasificadas como sustancias psicoactivas y es la que buscan tanto los usuarios recreativos como terapéuticos de la mariguana. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de Estados Unidos, la potencia de la mariguana se ha incrementado en las últimas décadas debido a las modificaciones que se han hecho a la planta para que aumente su proporción de THC. 

A principios de 1990, el contenido promedio de THC en las muestras de mariguana confiscadas era de alrededor del 3.7 por ciento, pero en el 2014 fue del 6.1 por ciento, casi al doble, lo que incrementa el efecto estimulante en el cuerpo humano. 

Además informa que el extracto común de mariguana contiene más del 50 por ciento de THC, pero en algunas muestras ha superado el 80 por ciento. La preocupación que refiere el instituto sobre estos hallazgos es que los efectos por el consumo de cannabis podrían ser peores que en el pasado, en particular para quienes recién empiezan a consumir la droga o en personas jóvenes cuyo cerebro todavía está en desarrollo.

 

Consumo de la mariguana, efectos positivos del THC:

  • Analgésica
  • Antiinflamatoria
  • Antioxidante
  • Relajante muscular
  • Antitumoral
  • Favorece el manejo de la ira y el estrés
  • Ayuda a la expresión artística y a estimular la creatividad

 

Como terapia: 

  • Ayuda a enfermedades que generan rigidez muscular como Parkinson y Esclerosis Múltiple
  • Alivia el dolor crónico de distintas causas, particularmente el dolor neuropático, metastásico y secundario a la artrosis

 

Aspectos de cuidado:

  • Crea adicción física y sicológica
  • Tiene efectos neurotóxicos, particularmente nocivos en adolescentes, ya que mata neuronas del hipocampo que es la región encargada del aprendizaje
  • Durante el consumo genera sensación de cansancio, somnolencia, sequedad de boca, cefalea, mareos y trastornos en la coordinación
  • Altera la percepción y la memoria

En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Violeta Meléndez

Violeta Meléndez

Reportera desde 2011 especializada en medio ambiente. Ha trabajado en medios impresos y digitales de Guadalajara en la cobertura de noticia diaria y realización de investigaciones, su especialidad es el manejo de recursos naturales, impacto ambiental, desarrollo urbano sustentable y divulgación de la ciencia. Estudió Periodismo y Biología, ambas licenciaturas por la Universidad de Guadalajara.