Las tentaciones del abuso policial

Violaciones a los derechos antes y durante la emergencia sanitaria

Con la obligación de portar cubrebocas  y las restricciones de tránsito a causa de la contingencia sanitaria en Jalisco, las detenciones por policías municipales contra ciudadanos no se hicieron esperar, así como los videos en redes sociales donde se evidenció el abuso de autoridad por parte de los uniformados. 

Uno de los hechos más recientes, documentado el 19 de mayo, fue el caso de dos personas detenidas mediante el uso de la fuerza por elementos de seguridad pública en Puerto Vallarta, por no portar cubrebocas.

A inicios de mayo el director de la preparatoria de Chapala de la Universidad de Guadalajara fue golpeado en un filtro sanitario por policías municipales; y quizá uno de los casos más comentados fue el video que compartió Guillermo del Toro en sus redes sociales, donde se observa a policías de Tala sometiendo a un ciudadano por las mismas razones. 

Desde que el gobierno del estado emitió el acuerdo mediante el cual se hizo obligatorio el aislamiento social -salvo excepciones- así como el uso de cubrebocas al salir de casa, organizaciones de la sociedad civil alertaron sobre las violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos. 

El Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, A.C (Cepad), por ejemplo, emitió un comunicado donde expresó su preocupación por la violación de derechos humanos que podrían presentarse tras las medidas coercitivas anunciadas por el gobernador.

Para Denisse Montiel Flores, co-directora del Cepad, las arbitrariedades y violaciones cometidas por policías municipales que llevan a cabo las detenciones, han sido constantes y son preocupantes porque hay opacidad en las mismas. 

Compartió que más allá del dato sobre las 600 detenciones que ha habido desde que se emitió el acuerdo estatal, las autoridades no han detallado la manera en que se realizaron, cuántas fueron por no portar cubrebocas y cuántas por presuntamente haber agredidos a policías.

“No hay información sobre qué pasó con todas estas personas, cuánto tiempo estuvieron detenidas, si al final tuvieron alguna amonestación económica o algún otro tipo de apercibimiento”.

Añadió que tampoco se sabe si las autoridades procedieron contra los elementos que fueron denunciados a través de las redes sociales por someter a la fuerza a los ciudadanos, y en los casos que sí se dijo que se tomarían cartas en el asunto (como en Tala o Chapala), si en realidad se sancionó a los responsables. 

Días antes que el gobernador Enrique Alfaro anunciara las medidas coercitivas para contener la propagación de la COVID-19, la oficina de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), expresó que las medidas sanitarias durante la pandemia no eran excusa para el uso excesivo de la fuerza de las autoridades.

 

Policías en Jalisco, con antecedentes  

Las quejas de los ciudadanos contra los elementos de seguridad pública del estado y sus municipios no son nuevas, como lo demuestran datos de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Jalisco (CEDHJ). 

Además de querellas por el ejercicio indebido de la función pública, el organismo ha recibido quejas por violaciones al derecho a la legalidad y seguridad jurídica; procuración de justicia; por negar asistencia a víctimas del delito; y a la igualdad y al trato digno. 

Sin embargo, aunque en menor medida según los informes, también se han registrado prácticas como las lesiones, la violación al derecho a la integridad y seguridad personal, la prestación indebida del servicio público, y la tortura. 

Este año, al corte del 30 de abril, la CEDHJ había registrado 411 quejas contra corporaciones de seguridad pública, siendo las más señaladas la Fiscalía General del Estado (249), y las comisarías de Guadalajara (33), Zapopan (26), Puerto Vallarta (18), Tlaquepaque (17) y Tlajomulco (16). 

Además de Tonalá (7), la comisaría general de Seguridad Pública de Jalisco (6), Ixtlahuacán de los Membrillos (4) y Ojuelos (3). 

Denisse Montiel Flores, co-directora del Cepad, mencionó que justo por estos antecedentes existió una preocupación de que fueran las mismas corporaciones policiacas las que vigilaran la aplicación de las medidas sanitarias. 

“De las violaciones que cometen las corporaciones encargadas de la seguridad pública principalmente nos preocupaban las detenciones arbitrarias, la comisión de otras graves violaciones como es la tortura y la desaparición forzada”.

Mencionó que el hecho que persistan las violaciones a los derechos humanos por parte de las autoridades de seguridad se deben en buena medida a la impunidad que prevalece, pues no se castiga a quienes agreden a los ciudadanos. 

Al contrario, dijo, pareciera que se les premia, como el caso del fiscal Gerardo Octavio Solís Gómez, quien fue ampliamente señalado por cometer graves violaciones a los derechos humanos durante su paso por la Procuraduría General de Jalisco, pero fue puesto en su actual cargo por el gobernador Enrique Alfaro. 

 

Encabeza Fiscalía violaciones a DD.HH 

La dependencia estatal encargada de la seguridad pública y la procuración de justicia, la Fiscalía del Estado, es también de la que más se quejan los ciudadanos por presuntas violaciones a sus derechos humanos. 

De acuerdo con las estadísticas de la CEDHJ, la dependencia a cargo de Gerardo Octavio Solís Gómez, encabeza la lista de las diez corporaciones de seguridad pública más señaladas por violar garantías de los ciudadanos. 

De las 3 mil 818 querellas contabilizadas por la defensoría durante 2018 y 2019 contra diez autoridades de seguridad pública, 2 mil 565 fueron dirigidas contra la Fiscalía Estatal, es decir, el 67%.

Este año, al 30 de abril, se habían registrado 411 quejas contra estas autoridades, de las cuales 249 fueron contra la Fiscalía, lo que se traduce a un 60% del total. 

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Esta nota es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Jonathan Bañuelos

Jonathan Bañuelos

Estudió periodismo en la Universidad de Guadalajara, y una especialidad en periodismo de arte y cultura en la Universidad Iberoamericana. Inició en 2011 como colaborador en Radio Universidad en Ocotlán, Periodismo Transversal y el Semanario Guía.
Ha sido reportero en La Jornada Jalisco, Más por Más GDL, y MURAL; así como redactor web para NTR Guadalajara .
Reportea temas sobre derechos humanos, organizaciones civiles, medio ambiente, migración y cultura.
Es conductor activo en el programa radiofónico Ciudad Olinka de Radio Universidad en Ocotlán.