Los 5,000 pesos que no alcanzan

Los apoyos económicos durante la pandemia son insuficientes

Todos los días Octavio se levanta con la incertidumbre de las deudas y el poco dinero que hay para mantener a su esposa, sus dos hijos y sus dos nietos. Entre la pandemia, la falta de trabajo, el miedo a enfermar y la ayuda escasa del gobierno, ¿para qué le sirven los 5 mil pesos que le dio el gobierno estatal? 

Desde el 26 de marzo, el gobierno de Jalisco presentó el Plan Emergente de Protección al Empleo y al Ingreso de las Personas con una bolsa de mil millones de pesos para apoyar a trabajadores del campo, empresarios, mujeres y personas con autoempleo o empleos no formales. Para este último rubro en total se destinaron 600 millones de pesos después de un incremento a mediados de abril. 

El apoyo, de acuerdo con sus reglas de operación, consiste en entregar 5 mil pesos a máximo 120 mil personas que comprueben que sus ingresos se vieron afectados por la crisis sanitaria nacional. El mismo día que se publicó el Plan, la familia de Octavio Saavedra aprovechó para registrarlo a él y a su esposa, pero no tuvieron respuesta hasta el 10 de mayo, más de un mes después. 

El registro, de acuerdo con su hijo Octavio fue complicado, lleno de errores, trabas, un sitio web que se cayó al menos 10 veces mientras hacía el registro y claro, condicionado a quienes tienen acceso a internet, escáner y teléfono celular. Unas semanas después  les llegó el aviso que la madre no recibiría el apoyo, así sin más. Y que el registro de Octavio, el hombre de 50 años, estaba incorrecto porque faltaba un comprobante de domicilio. Y aunque intentaron actualizarlo, nunca pudieron y pensaron que el registro no se había completado. Hasta que el día de las madres les llegó un mensaje para presentarse a una entrevista y recibir su tarjeta bancaria donde recogería su apoyo. 

“Creo que nos tocó suerte. Los procesos no están bien hechos, las reglas del juego ni siquiera están bien establecidas e incluso la gente que trabaja en el programa no entiende qué debe de revisar al momento de hacer los expedientes de los beneficiados”, lamentó Octavio hijo. 

Las reglas del Plan establecen que se entregarán 5 mil pesos en una sola exhibición y de ser necesario se puede duplicar el apoyo. Sin embargo, los pocos que lograron un apoyo solo recibirán el pago una sola vez. 

La cantidad puede ser suficiente para aquellos que viven en extrema pobreza, de acuerdo con Ignacio Román, profesor del ITESO y especialista en economía del trabajo y política social. “Para la población desesperada, este tipo de apoyo sí puede ser una ayuda. Para un trabajador individual cuando menos significa un apoyo importante”. Sin embargo, solo puede ser bueno uno o dos meses durante el confinamiento pero después se necesitan más apoyos. 

Con ese dinero, la familia de Octavio comerá máximo dos semanas y saldarán algunas deudas de servicios básicos pero no más. Después de eso, él seguirá sin trabajo y sus hijos y esposa apoyarán con lo que pueden. 

“¿Para cuánto te gusta que duren 5 mil pesos comiendo 5 personas normalmente al día ? Yo digo que dura para unas dos semanas, las otras dos semanas no vamos a comer ¿o qué? Ellos no ven la prioridad de que tenemos que comer, se imaginan que con una ayuda que te den hazte bolas por un mes o dos meses”. 

El 31 de mayo terminó el apoyo al autoempleo hasta el lunes pasado la secretaría general de gobierno aseguró que apoyaron a 120 mil personas; sin embargo, no tienen el dato de cuántos más solicitaron el apoyo. 

Las únicas cifras respecto a dicho apoyo que ha transparentado la secretaría de hacienda llegan a abril y muestran que solo el 17% del dinero se entregó a personas que viven al interior del estado. Además, el 21 de abril Bárbara Casillas, coordinadora de desarrollo social, aseguró que tenían 235 mil registros y 34 mil 126 personas beneficiadas. Es decir, solo el 14% de los que hicieron el trámite hasta ese momento recibieron apoyo. 

Uno de esos casos fue Berta quien tenía un negocio propio y lo perdió desde los primeros días de la cuarentena por no poder pagar la renta. Y aunque su hija la registró para recibir los 5 mil pesos, nunca le dieron respuesta ni le dijeron por qué no. “No a toda la gente le están dando, los están sorteando y dicen que están ayudando a mucha gente. A nosotros nada, ahí te dejan como que en visto”. 

El Plan Emergente de Protección al Empleo y al Ingreso de las Personas es el único apoyo que ofrece el estado para los trabajadores formales e informales. Del total de trabajadores en Jalisco, el 48%, casi la mitad, trabaja en la informalidad y se estima que la crisis por la COVID haya afectado el 81% de sus ingresos. En marzo y abril, más de 44 mil empleados formales perdieron su trabajo también a causa del coronavirus. 

¿Qué sigue? Lo ideal sería que la deuda de 6 mil 200 millones de pesos que aprobó el congreso sirva para reorientar el dinero y asegurar apoyos, principalmente a medianas empresas, aquellas que no son elegibles a ayudas federales. Además, Román insistió con vigilar el uso de los recursos a nivel estatal y exigir su transparencia. 

“Hay que vigilar que el préstamo efectivamente sea dirigido a la gente que sin ese dinero no la hace. En la medida en la que se siga alargando la lógica de la pandemia, no dejar sola a esa gente”. 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Esta nota es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Katia Diéguez

Katia Diéguez

Es periodista formada en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Jalisco. Desde su formación como estudiante y ahora como profesionista ha trabajado en diferentes medios locales como Más por Más, el Diario NTR, Territorio y Mural de Grupo Reforma. En este último trabajó como reportera de la sección local y realizó coberturas diarias y de investigación principalmente en temas de género, derechos humanos, infancia, diversidad sexual y educación. Además, ha complementado su educación con cursos y talleres de periodismo narrativo, de investigación, transparencia, género y derechos humanos.