Los botones y semáforos, ¿de qué sirven?

La eficacia de las estrategias de confinamiento

Sonora amaneció colorado con el anuncio de la activación del código rojo, una estrategia del gobierno del estado para contener el contagio de COVID-19 en el tercer estado con más muertes a nivel nacional y el cuarto en contagios, de acuerdo con las cifras de esta semana. 

Le llamaron “código rojo” y consiste en la restricción de horarios, ventas y salidas en las ciudades de Hermosillo, San Luis Río Colorado y Nogales debido al alto número de contagios. Sin embargo, hay al menos cinco ciudades más en riesgo alto que podrían agregarse a dicho código. Durante diciembre murieron 606 sonorenses y en la primera semana de enero se contabilizan 192 fallecimientos. 

A partir del lunes 11 de enero y hasta el próximo lunes 25, todas las actividades del estado del norte pararán de las 20:00 a las 6:00 horas cada día. Además, el transporte público solo puede operar al 25% de su capacidad y con ventanas abiertas al igual que los hoteles. Los centros comerciales con un 15% de aforo y los restaurantes deben parar de recibir comensales a las 20:00 horas pero podrán seguir con servicio a domicilio hasta las 22:00. Bares, antros, cines, teatros y eventos sociales quedan cerrados. 

Así como Sonora, varios estados incluidos Jalisco han creado estrategias de confinamiento o control de horarios para intentar reducir el número de contagios y sobre todo las crisis hospitalarias. En el caso de la ciudad de Hermosillo, Sonora, los hospitales públicos y privados están saturados. Por su parte, en la Zona Metropolitana de Guadalajara los hospitales privados están llenos y en los públicos cuesta trabajo encontrar lugar. 

¿De qué sirven los botones y los semáforos para disminuir los contagios? 

El último botón de emergencia que se ha activado en Jalisco inició el 25 de diciembre y terminó el pasado 10 de enero. La intención fue intentar mitigar el incremento en la curva de contagios, pero de acuerdo con los datos, no ha funcionado. 

La semana del 4 al 10 de enero, la última del botón, fue la más letal y registró el número más alto de contagios en la entidad hasta ese momento. Además, en esa misma semana se contabilizaron 8 mil 206 contagios y 475 muertes por la enfermedad, el pico más alto alcanzado en Jalisco. Mientras el botón estaba activado se rompieron varios récords por contagios, muertes y hospitalizaciones. 

Hace un mes, se recibían en promedio 650 casos diarios en algún hospital público, pero ahora rondan los mil 500 cada día. Además, el índice de positividad de las pruebas está al 51% de positividad cuando hace cuatro semanas era la mitad. La ocupación hospitalaria ha alcanzado hasta el 56% cuando el mes pasado estaba entre 28 al 31%. 

El botón de emergencia puede ser una buena medida pero si no hay cooperación social y responsabilidad colectiva, no sirve de mucho. De acuerdo con Héctor Raúl Pérez Gómez, infectólogo y ex-director de los Hospitales Civiles de Guadalajara, las medidas que se tomaron durante el botón deben continuar. 

“Yo creo que sería de mucho valor si se alargara todavía 10 días más. Sabemos lo que está sufriendo la economía, pero también si en este momento donde la situación epidémica está muy intensa en nuestro estado no se toma una medida radical es posible que sigamos viendo un incremento en los casos”. 

La Ciudad de México, uno de los puntos más críticos por contagios a nivel nacional, es la que lleva con las medidas vigentes durante más tiempo. Desde el 18 de diciembre, y después de muchas presiones, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció la activación del semáforo rojo con lo cual se suspendieron todas las actividades no esenciales en la capital del país y en la zona conurbada del Estado de México. Hasta la segunda semana de enero permanecen cerrados los comercios, los restaurantes solo ofrecen comida para llevar, pero también siguen a la alza los casos. 

En los estados del país que han tomado medidas más drásticas para atender la pandemia solo se han aplicado por algunos días con el fin de no afectar tanto a la economía. Sin embargo, de acuerdo con Pérez Gómez, la crisis pandémica que vive México es en parte debido a que hubo varias exposiciones durante las fiestas decembrinas. La clave sería una mezcla entre que los gobiernos estatales y federal asuman su responsabilidad junto con los ciudadanos. 

De continuar con situaciones críticas, las medidas más drásticas que se han tomado en otros países como los toques de queda o los pases para salir de casa podrían considerarse como una opción, según la opinión del infectólogo. 

Y es que, a pesar de las restricciones en la entidad, se prevé que continúe el aumento de casos diarios al menos durante los siguientes 10 días. La esperanza de los médicos y personal de salud que atiende a pacientes con COVID-19 es que la crisis no dure más del mes y después se pueda ver una disminución en el número de contagios, “siempre y cuando la sociedad haga un esfuerzo mayúsculo”. 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos. ¡Gracias!

#TerritorioBienPúblico

Katia Diéguez

Katia Diéguez

Es periodista formada en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Jalisco. Desde su formación como estudiante y ahora como profesionista ha trabajado en diferentes medios locales como Más por Más, el Diario NTR, Territorio y Mural de Grupo Reforma. En este último trabajó como reportera de la sección local y realizó coberturas diarias y de investigación principalmente en temas de género, derechos humanos, infancia, diversidad sexual y educación. Además, ha complementado su educación con cursos y talleres de periodismo narrativo, de investigación, transparencia, género y derechos humanos.