No se están tomando las mejores decisiones

Las medidas de salud y económicas ante COVID-19, son limitadas

Desde diciembre a la fecha se han registrado 4 mil 336 fallecimientos por COVID-19 en Jalisco, es decir, en las últimas 10 semanas se acumularon casi la mitad de las 9 mil 742 muertes acumuladas (433.6 por semana en promedio); en las restantes 40 semanas desde el comienzo de la pandemia en marzo de 2020 se promediaron 135.1 muertes por semana.

Sin embargo, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez presumió que Jalisco se ubica en el lugar 27 a nivel nacional en la tasa de casos confirmados de la enfermedad y en la posición 23 por la tasa de defunciones. Estas cifras fueron la base para plantear el nuevo Plan COVID 2021 que levanta las restricciones de apertura de comercios y negocios y conserva solo medidas de sanidad y aforos.

Según el académico Carlos Alonso Reynoso, lo anterior revela que aún con la experiencia y la información recabada de las medidas de prevención anteriores, no se están tomando las mejores decisiones.

Por su parte, el académico del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), Christian Sánchez Jáuregui, explicó que la búsqueda de la apertura de comercios y empresas debe priorizar el cumplimiento de las medidas de cuidado y prevención; además, compartió que el beneficio en Jalisco que ha traído el levantamiento de las restricciones para la economía ha radicado en posiciones políticas más que en términos reales.

“Luego de los días más difíciles logramos revertir la tendencia de contagios”, afirmó Alfaro Ramírez al anunciar el 12 de febrero el plan 2021 basado en la adaptación, convivencia y responsabilidad social. Ante el panorama de la vacunación masiva que se prevé completar hasta el año 2022, afirmó que “debemos aprender a vivir con el riesgo y adecuar nuestra vida a esta circunstancia”.

Como en ocasiones anteriores, expuso que se debe proteger la salud pero retomar las actividades sociales y económicas; con el nuevo plan 2021 se busca pasar de la suspensión de actividades económicas a la reactivación con protocolos sanitarios y reglas de aplicación con vigilancia estricta. “No habrá restricciones de horarios, ni de edades para acceder a nada, no habrá criterios diferenciados, sino reglas de aplicación general (…) Salones de eventos, bares, centros nocturnos, todo va a estar disponible. El principio es que queremos que nuestra economía se reactive con los protocolos necesarios. No se trata de que todo mundo pueda hacer lo que quiera. Va a haber reglas y necesitamos gran sentido de responsabilidad individual”.

El coordinador general de Crecimiento y Desarrollo Económico, Alejandro Guzmán Larralde, aclaró que la propuesta implica la definición de reglas mínimas que permitan a todos los sectores operar.

Además, las industrias deben manejar aforos de una persona cada cuatro metros cuadrados, deben evitarse las reuniones presenciales de más 10 personas, las plazas comerciales, supermercados y comercios pueden abrir al 50% de su capacidad, y los hoteles pueden operar al 66% de su capacidad. Las medidas particulares pueden consultarse aquí 

El plan anual tiene una vigencia hasta el 15 de diciembre con un corte de evaluación el 15 de junio. Habrá protocolos específicos para fechas o períodos especiales como la Semana Santa y Pascua, el día de las madres o las elecciones.

A diferencia de las restricciones anteriores, se permite el aforo a espacios masivos de máximo 300 personas o el 30% de la capacidad, y cualquier evento que implique la asistencia de más de 300 personas puede realizarse con un permiso especial.

En la conferencia de prensa, el secretario de salud, Fernando Petersen Aranguren, informó que el sistema Radar Jalisco de detección de casos, solicitud y aplicación de pruebas y rompimiento de cadenas de contagio continúa en conjunto con la Universidad de Guadalajara (UdeG). Agregó que se reforzará el seguimiento de casos confirmados debido a que hasta 8 de cada 10 personas contagiadas permanecen en casa y no se atienden en un hospital.

El gobernador aseguró que debido a que las estrategias anteriores como los botones de emergencia funcionaron en comparación con otras entidades. Sobre esto, el investigador de la UdeG especializado en epidemiología, Carlos Alonso Reynoso, analizó una verdadera evaluación de los resultados de las medidas impuestas deben basarse en datos de Jalisco y no compararlos con otros estados.

“Es difícil hacer una comparación de los resultados estatales con los nacionales porque el contexto es diferente, creo que no son comparables”.

Y recordó que en Jalisco hubo cuatro estrategias distintas, las primeras dos centradas en la salud con cierres de actividades no esenciales, y las últimas dos centradas en criterios económicos “y eso preocupa”.

Se buscó entrevista y opinión de los líderes de la Cámara de Comercio, la Confederación Patronal de la República Mexicana en Jalisco, y del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, pero no se obtuvo respuestas. 

 

El dilema de recuperar la economía en demérito de la salud

“Lo más importante ante la pandemia es salvar la vida de las personas, pero junto viene el tema económico, las personas no pueden sobrevivir si no tienen un ingreso económico”, comentó el encargado del Despacho del Instituto de Investigación en Políticas Públicas en Gobierno y académico del CUCEA, Christian Sánchez Jáuregui.

Junto con otros profesores e investigadores del CUCEA de la UdeG crearon la Plataforma Economía de Jalisco COVID-19 que tiene como propósito apoyar en el análisis de los efectos socio-económicos del COVID-19 en Jalisco y desarrollar un conjunto de estrategias que ayuden a mitigar el impacto.

Análisis originados de esta plataforma indican que la actividad económica en Jalisco tuvo un mayor dinamismo comparado con cifras promedio a nivel nacional, aunque la caída fue más aguda. Por ejemplo, en términos de contracción económica, Jalisco tuvo un -18.95% en el segundo trimestre de 2020, y a nivel nacional este mismo aspecto tuvo -14.42%. Sin embargo, Jalisco se recuperó más rápidamente y superó la cifra promedio de todo México para el tercer trimestre del año.

Respecto a la generación de empleos, Jalisco siguió con la misma tendencia, en el segundo trimestre de 2020, a nivel nacional se tuvo una reducción de hasta -4.26% en la generación de empleos y Jalisco -2.27%.

A futuro, un escenario pesimista con más restricciones económicas por la pandemia y uno optimista donde la vacunación masiva revierte la tendencia y reduce la incertidumbre económica. En el pesimista la fragilidad de las finanzas públicas es notoria por lo que el Producto interno Bruto (valor de todos los bienes, servicios e inversiones que se producen en el país) tiene una caída de 10.04% y un repunte de apenas 2.88% en dos años. Mientras que el optimista prevé una caída de 8.37% y una recuperación de 3.07% para el año 2022.

 

Los investigadores aclaran que los pronósticos tienen riesgos asociados a la coordinación entre los distintos órdenes de gobierno, el manejo politizado del  gasto público y la aparición de problemas sanitarios adicionales.

En una conferencia de prensa realizada el 29 de enero, el académico Sánchez Jáuregui concluyó en términos generales que el impacto en el mercado laboral de la pandemia fue menos cruento que en otras entidades.

Recordó que abril de 2020 fue el mes con una caída más cuantiosa pero revirtió la tendencia rápidamente en mayo, y terminó de entrar en una recuperación de los empleos perdidos hasta agosto, casi cinco meses después.

En el análisis acotaron que el Área Metropolitana de Guadalajara concentraron el 95% de estos empleos perdidos, que en el acumulado de 2020 sumaron 32 mil 232 personas; pero, si se descartan los empleos creados en enero y febrero antes del comienzo de la pandemia, la cifra se eleva a 57 mil 999 empleos perdidos.

En entrevista, el investigador Christian Sánchez Jáuregui explicó, para dimensionar las cifras, que en el año 2017 se crearon 90 mil empleos, para 2018 50 mil y en 2019 40 mil, en contraste con los casi 60 mil que se perdieron en 2020.

Ahondó que en Jalisco, como toda América Latina, el impacto inicial de la pandemia fue más grave por la falta de seguridad ante el desempleo como podría ser un seguro o apoyo, además del alto porcentaje de la población económicamente activa que se encuentra en el empleo informal.

Además, los apoyos concedidos por el Gobierno del Estado para paliar el impacto a micro y pequeños empresarios que se limitó a dos meses fue insuficiente. “Por más dinero que inviertas no será suficiente porque contamos con un millón y medio de habitantes en la economía informal, lo más que pudo hacer fue apoyar a cerca de 100 mil que estadísticamente representa muy poco”.

Otros factores que influyen en la recuperación de la economía son la velocidad de la cobertura de vacunación, la estabilidad económica de los Estados Unidos y el corte de las cadenas de contagio.

“Si no se corta la cadena de contagios seguirá habiendo medidas de restricción y eso es sinónimo de pérdida de empleos (…) y si se aplican las vacunas habrá una recuperación acelerada, y si la gente no entiende y no se cuida habrá más adelante nuevas medidas restrictivas”.

 

Plan 2021, una estrategia sin metas ni evaluación

Conforme ha avanzado la pandemia, el Gobierno de Jalisco ha reducido y eliminado distintos indicadores que medían el comportamiento de la movilidad de las personas, casos activos, casos acumulados, positividad, fallecimientos y hospitalización. A finales de 2020 cada semana se reportaba la ocupación en los nosocomios, sin embargo, tampoco será evaluada de manera pública desde la administración estatal.

Las nuevas medidas implican la eliminación de los reportes de indicadores de medición o semáforos ya que “será un trabajo interno de la mesa de salud que mantienen la facultad para decretar medidas extraordinarias en caso de ser necesario”, dijo el gobernador Alfaro Ramírez.

El investigador en epidemiología, Carlos Alonso Reynoso, profundizó que la falta de indicadores y metas expone que no hay un diagnóstico integral del Gobierno del Estado. “Tenemos un plan que no termina de serlo porque no hay metas a seguir y se hace opaca la estrategia en el momento en que se dejan de publicar indicadores de manera periódica (…) Que un gobierno tome decisiones sin tener metas claras y establecidas es un error”.

El hecho de que el plan se calendarice para todo el año es positivo, dijo, comparado con las medidas puntuales por periodos cortos que se ejecutaron durante 2020 que provocaron descensos e incrementos notorios de los contagios y fallecimientos, sin embargo, todas las planeaciones deben basarse en números e indicadores y en este caso no sucedió así y solo se retiraron las restricciones de apertura.

“Y el primer fin de semana de la aplicación de la actual estrategia se vio que la responsabilidad individual no iba a ser suficiente porque muchos jóvenes salieron sin tomar medidas preventivas y eso evidentemente traerá consecuencias. Parece que no aprendimos mucho de las estrategias anteriores”.

Datos estatales indican que cada vez que se aplicaron botones de emergencia en 2020 se estuvo peor en la situación epidémica comparado a la medida anterior, ya que la mortalidad acumulada o los casos acumulados no son indicadores correctos de evaluación y aún menos al compararlo con otras entidades; en contraste de la mortalidad reciente o los casos activos.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes adquirir una membresía desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.