Policía Metropolitana presume burocracia dorada pero poco útil

La seguridad en la ciudad

El proyecto fallido de la gobernanza metropolitana es la seguridad en la ciudad, afirma el investigador del del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Alejandro Mendo Gutiérrez. Especialmente en la creación y desarrollo de la Policía Metropolitana, “cuando llegamos a niveles de inseguridad como los que tenemos es que algo no se está haciendo bien intermunicipalmente hablando”.

De hecho, a casi dos años la Policía Metropolitana ha brillado por su ausencia en la atención de delitos, aunque eso no ha evitado que desde 2019 a 2021 ha pasado de tener tres empleados administrativos a 42 con sueldos altos.

Destaca el comisario general metropolitano, Arturo González, que percibe 137 mil 143 pesos brutos, casi 20 mil pesos menos que el gobernador que gana 157 mil 885 pesos mensuales. También cuentan con puestos como director general administrativo o de vinculación institucional con un sueldo de 73 mil 783 pesos mensuales cada uno; o de secretaria técnica con 58 mil 645 pesos y de contralor con un sueldo de 38 mil 852 pesos.

Además de esto, el organismo informó vía Transparencia que de los 19 vehículos con lo que cuenta ninguno son patrullas, por lo que están asignados a los trabajadores administrativos.

Se solicitó por ese mismo canal la cantidad de policías adscritos pero no lo concedieron por definirlo como dato confidencial. Mediante las instancias de comunicación social de los gobiernos municipales, el Ayuntamiento de Guadalajara informó que ha aportado 42 policías, Tlaquepaque 19 elementos, Tlajomulco 17 y Tonalá nueve. No se recibió respuesta de los ayuntamientos de Juanacatlán, El Salto e Ixtlahuacán de los Membrillos; Zapotlanejo no concedió el número por ser “datos confidenciales”.  

En suma, la Policía Metropolitana tiene un subtotal de 87 policías; casi  dos por cada empleado administrativo en el Organismo.

El convenio de creación se firmó el 26 de julio de 2019, y en septiembre del año 2020, el gobernador presumió la unión de los ocho mil 500 policías que suman todas las comisarías de los nueve municipios del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) y destacó la operación de la Fuerza de Reacción, que supuestamente contaría con 330 elementos.

Este grupo daría respuesta a incidentes de manera individual; reaccionaría a incidentes en flagrancia y llamadas de emergencia además de realizar patrullaje aleatorio en áreas designadas entre otras acciones.

Los resultados aún no han sido tangibles porque aún no tiene interacción directa en los municipios donde opera y sigue en fase de experimentación, explica el académico Rogelio Barba Álvarez, jefe del Departamento de Ciencias Penales del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) la Universidad de Guadalajara.

“No ha resultado como se esperaba y no se nota el presupuesto que se ha destinado para mantener un instrumento que, en la realidad, brilla por su ausencia. Se crean instituciones y se dan nombramientos pero la criminalidad sigue al orden del día”.

Ante los casi cinco años sin éxito en la operación entre la Agencia y la Policía Metropolitana, Barba Álvarez concibe que lo mejor sería desaparecer estas instancias debido a que el gasto en el personal de los empleados es excesivo y en lugar de esto los esfuerzos deben dirigirse a reforzar a las comisarías municipales:

“Ese dinero se malgasta con los nombramientos de coordinadores que se suman a los titulares de la Fiscalía y la Secretaría de Seguridad y no trabajan conjuntamente. La estrategia del gobernador para atacar la inseguridad es un fracaso”.

Durante los tres años que lleva en operación ha tenido un presupuesto de 62.8 millones de pesos. Solo para 2021 tiene 30 millones.

De hecho, el proyecto se remite a años anteriores. La figura administrativa del Organismo Policía Metropolitana sustituyó la Agencia Metropolitana de Seguridad que fue anunciada desde octubre de 2016 por el grupo de alcaldes procedentes de Movimiento Ciudadano en el AMG, liderados por Enrique Alfaro. 

Hasta el 6 de junio de 2017 asumió el cargo de manera oficial su primer administrador Marco Valerio Pérez Gollaz (actual secretario del Trabajo). En su primer año estableció como sede las instalaciones de La Curva, en Zapopan y tuvo un presupuesto inicial de 18 millones de pesos

El proyecto de seguridad metropolitana arrastra años de desorden administrativo

Aunque llevan dos años en operación, la Policía Metropolitana no tien un reglamento que establezca sus facultades y obligaciones en cuestiones de seguridad.

Según el Convenio de creación de Policía Metropolitana formado en julio de 2019, entre los objetivos de la Policía Metropolitana están prevenir la comisión de delitos, auxiliar al Ministerio Público en la investigación de los delitos y dotar de información a la Agencia Metropolitana de Seguridad para el desarrollo de sus funciones. Una de las cláusulas indicaba que los municipios debían aprobar a más tardar en 90 días naturales siguientes a su instalación su reglamento interno y el proyecto de Reglamento Metropolitano de Policía y Buen Gobierno y hasta la fecha no ha sido publicado y tiene más de un año y medio de retraso.

Ante la petición de la información, la unidad de Transparencia informó que “no se localizó información (…) pero se desarrolló un proyecto colaborativo de Reglamento Metropolitano de Justicia Cívica que fue desarrollado por el Grupo de Trabajo denominado Reglamento Metropolitano que se derivó de la Mesa de Coordinación de Justicia Cívica”, sin otorgar más detalles.

“Hace falta que la corporación tenga un reglamento donde tenga fines, objetivos y un ordenamiento jurídico que deban hacer cumplir. Porque en ese caso como elemento debes conocer todos los reglamentos de Policía y Buen Gobierno de todos los municipios y dudo que los conozcan”, expone el investigador del CUCSH Barba Álvarez.

Describe que esto provoca que hasta las claves de coordinación sean distintas dentro de la misma corporación debido a que los elementos son originarios de municipios distintos.

Al interior de la corporación han surgido quejas debido a lo anterior. El 18 mayo de este año un grupo de elementos asignados a la Policía Metropolitana se manifestara en las instalaciones de la Comisaría de Zapopan, ante cambios en los horarios de su jornada laboral y que las actividades que cumplen no son las acordadas. También expusieron falta de equipamiento y uniformes.

A pesar de esto, el 1 de julio pasado, el gobernador electo de Nuevo León, Samuel García, y 14 presidentes municipales electos de esa Entidad, visitaron Jalisco para tener reuniones sobre planeación metropolitana. En conferencia de prensa, el gobernador electo dijo que replicaría el modelo de Policía Metropolitana de Guadalajara.

Por su parte, el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro afirmó que sí se han tenido resultados positivos con la transformación de la Agencia a la Policía Metropolitana: “Si tú ves los indicadores en los delitos que le toca atender a la Policía Metropolitana, los delitos de 2018 a la fecha se han reducido en 60 % (…) La Policía, para mí, está funcionando. Para mí, el modelo está funcionando”.

El académico experto en Ciencias Penales Barba Álvarez, contrapone que las declaraciones de Alfaro Ramírez son verdades a medias, ya que sí disminuyeron los delitos patrimoniales pero no por la operación de la Policía Metropolitana, sino tiene que ver con la pandemia que provocó el confinamiento de la población.

De acuerdo a la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) publicada en diciembre de 2020, el 73.3% de la población de 18 años o más en Jalisco consideran que la inseguridad es el problema más importante en la entidad. Y el 83.1% de los encuestados se sienten inseguros; en comparación con 2012 que es el año con menor percepción de la última década con 61.5%.

El estudio también expone que las policías municipales son las autoridades de seguridad que menos confianza infunden a la sociedad con 52.6%; en contraste con la Marina o el Ejército que tienen 92.8% y 88.9% respectivamente. 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, puedes donar desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.