¿Por qué han aumentado los delitos durante la pandemia?

El robo de autopartes, de vehículos de carga pesada, la violencia intrafamiliar y el abuso sexual incrementaron en Jalisco durante el mes de marzo

 Datos de la Fiscalía del Estado de Jalisco, a través de la plataforma Seguridad Map revelaron que en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG: Zapopan, Tonalá, Tlajomulco, Tlaquepaque y Guadalajara), los cinco delitos que más incrementaron de enero a marzo de 2020 fueron: robo a carga pesada, violencia intrafamiliar, violación sexual, robo de autopartes y abuso sexual infantil. De hecho en las regiones del exterior del AMG, padecen el incremento de los mismos delitos.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el primer trimestre de 2020 hubo 610 casos más de violencia intrafamiliar en Jalisco, comparado con el mismo periodo de 2019, cuando se cuantificaron 2 mil 212. Este es el delito que más se ha disparado durante ese lapso.

Pero ¿ha influido la COVID-19 para que estos delitos se hayan incrementado a partir de las declaratorias de pandemia (11 de marzo) y las de suspensión de actividades y aislamiento en Jalisco (17 de marzo)?

La tendencia fue identificada por el Gobierno del Estado que ha intentado revertirla través del Código Violeta que forma parte del Plan Estatal Emergente de Prevención de Violencia Familiar ante la COVID-19. Sin embargo, su efectividad ha quedado en entredicho por la capacidad de atención limitada como han revelado investigaciones de Territorio, donde se muestra la saturación en los mecanismos de atención y la impunidad imperante. 

 

Crecen homicidios y la gente se siente insegura

Dentro y fuera de los hogares, la irritación y la violencia han incrementado. De acuerdo con Carlos Flores Pérez, investigador del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), en la calle se pueden potenciar otros delitos como robos patrimoniales debido a la concentración de las autoridades de seguridad en la estrategia para contener la pandemia y no a reaccionar ante el crimen.

Además, los homicidios no ceden en Jalisco. Según publicó El Informador, mientras en febrero de este año se registraron 195 homicidios, en marzo se contabilizaron 245; de hecho, es la cifra más alta desde febrero de 2019.

La violencia venía en escalada, insistió el investigador del CIESAS, lo cual se debe a que las fuerzas de seguridad, en específico las federales, se les tiene estáticas “en el afán de la actual administración de no confrontar a los delincuentes, de no exacerbar la violencia (…) y vemos como efecto que esa delincuencia tiene la oportunidad de expandirse”.

Una muestra de esa expansión, explica, han sido las acciones de provisión de insumos y apoyos a la población de parte de grupos armados en varias partes de Jalisco, y que sirve para aliviarles tensión a la gente y fortalecer la base social de los grupos criminales.

 

https://www.youtube.com/watch?v=xgLaNQKoYaQ

 

 

Al interior de los hogares, insistió Flores Pérez, las familias que ya mostraban disfuncionalidades graves terminaron por irritarse con el hacinamiento en las casas, y como resultado incrementan los delitos de índole sexual o violentos dentro de los núcleos familiares.

“La presión sobre la incertidumbre de los ingresos exacerba la tensión en la gente y familias que son proclives a manifestar hechos de violencia, y se favorece una propensión de abusar de la esposa, hijos e hijas”.

El cúmulo de presiones y delitos se nota en la percepción de los ciudadanos. Datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) indicaron que en Guadalajara, Tlaquepaque y Zapopan se incrementó la percepción de inseguridad en marzo con relación a la medición anterior de diciembre de 2019.

 

Programas de apoyos económicos insuficientes para prevenir delitos

Para lograr una atención más amplia y exitosa durante la crisis sanitaria, es necesario dejar de concentrar los esfuerzos en el reparto de programas de apoyo social y económico, según la opinión del académico Carlos Flores Pérez. Esto debido a que hay que apostar por la transformación de las mentalidades y eso obliga a la atención psicológica de los núcleos familiares.

“Se han focalizado más en la prevención de la violencia desde una visión reduccionista de causas económicas, pero hay un desgaste social que no se puede atender con repartos económicos. Debe ser una articulación de programas gubernamentales que aborde el problema desde la salud psicológica, protección a las mujeres, a los niños y jóvenes”.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este reportaje es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.