Primero suspenden actividades y ahora, negocios gastan por reactivación

La lenta y confusa apertura

Después del aislamiento obligatorio y cierre de negocios por la pandemia de COVID-19, el gobernador Enrique Alfaro declaró que el 1 de junio comenzaría la reactivación de la economía en Jalisco. Pero para poder reabrir los negocios, los comercios afectados por el aislamiento, tanto esenciales como no esenciales, tienen que hacer adecuaciones en sus locales y gastar en aparatos y productos para prevenir contagios. 

El presidente de la Cámara de Comercio de Guadalajara, Xavier Orendáin, estimó que los pequeños comercios han tenido que invertir hasta cinco mil pesos, en promedio, para cumplir con la norma sanitaria; en los medianos, entre 15 mil y 20 mil pesos, y en los grandes hasta 100 mil pesos

Uno de esos casos es el de Virgilio Castro quien tiene una mercería en el centro de Guadalajara donde decenas de comerciantes y empresarios han tenido que reacomodar sus espacios de venta. Tras padecer 2 meses de cierre de su negocio movió sus anaqueles, instaló mamparas en las zonas de cajas y mostradores, adquirió un termómetro infrarrojo para revisar la temperatura de sus empleadas y clientes y compró el tapete sanitizante. 

Además de las pérdidas por la falta de ventas, gastó casi 3 mil 500 pesos en adquirir las herramientas de prevención de contagios y así, poder abrir. A eso se le suman los insumos que tendrá que renovar diariamente como cubrebocas y la solución clorada para ponerla en el tapete.

Aún así, el Gobierno del Estado ha tardado en conceder el distintivo de reapertura que avalarían el cumplimiento de medidas y así poder reabirir su negocio. La administración estatal exigió a los comercios registrarse en una plataforma web y atender los requisitos obligatorios y prometió permitir la venta; sin embargo, ante  el semáforo plan de regreso a la “nueva normalidad” del Gobierno Federal que puso a Jalisco en la categoría de alerta máxima, se decidió ampliar el cierre de negocios no esenciales y provocó aún más confusión entre los empresarios.

Además, el 14 de junio se publicó en el Periódico Oficial del Estado el acuerdo que ya permite la apertura también de plazas comerciales, corredores de negocios, hoteles y gimnasios, siempre y cuando mantengan un 25% de su capacidad de visitas. 

De acuerdo a la Secretaría de Desarrollo Económico, con la apertura de estos nuevos negocios, además de los giros esenciales que no cerraron durante el aislamiento, se estima reactivar el 72% de los empleos que se tenían previo a pandemia por COVID-19: 387 mil 899.

Cada comercio o empresa tiene la obligación de cumplir protocolos de prevención, como la aplicación de pruebas de detección de la COVID-19. Empresas de menos de 100 personas deben coordinarse con el sistema Radar Jalisco y las de más de 100 personas deben hacer pruebas a dos empleados cada 15 días.

Además, deben promover y facilitar trabajo desde casa; diseñar horarios de ingreso escalonados para evitar la saturación del personal; instalar filtros sanitarios para el ingreso, en los cuales se revise la temperatura y se haga limpieza de los zapatos; lavar los baños cada dos horas; adquirir equipo de protección para el personal cuando esté atendiendo a los clientes como cubrebocas, gel antibacterial, caretas, lentes de protección, guantes y jabón, y finalmente reconfigurar los espacios y áreas de trabajo para asegurar la sana distancia.

Los filtros sanitarios con medidas de limpieza y desinfección, además de revisión de la temperatura de empleados y clientes aplica para todos.

 

Herramientas de prevención deben cumplir con certificaciones

Cada uno de los aditamentos que los comercios utilizan con su personal y clientes para prevenir contagios deben ser de calidad para que sean funcionales. Por ello, el secretario del Colegio de Ingenieros Biomédicos de Jalisco, Antonio Navarro Hernández, recomienda cerciorar que los productos estén certificados y cuenten con una ficha técnica sobre el modo de usarse

En el caso del termómetro infrarrojo, que solía usarse para revisar la temperatura de recién nacidos, cuenta con una gama de precios que va de los mil 800 a 4 mil 500 pesos; pero el principal factor a revisar es la distancia precisa entre el lector y la frente de la persona para que la temperatura que arroje el termómetro sea precisa: “Es por eso que al tener una certificación, asegura que el producto tenga la mayor fidelidad posible”.

En el caso del tapete se requiere que tenga un forma cóncava que permita la disolución del desinfectante líquido que debe cambiarse día a día. “El tapete es barato puede ser de los 100 pesos a los 500 dependiendo del tamaño”, explica el secretario. 

Para los cubrebocas expone que el más pertinente para la prevención de contagios es el N95, más especializado para personal médico y por consiguiente más caro. Previene que el cubrebocas importado desde China similar al mencionado no es recomendable porque no cumple con las certificaciones del N95. Mientras, para la población en general recomienda el cubrebocas plisado de triple o doble capa 

Dependiendo el tipo de negocio, Navarro Hernández añade que el uso de overoles y batas también ayuda a prevenir el contagio. 

Las adecuaciones particulares para cada sector, establecidas en los protocolos publicados por el Gobierno Estatal son:

 

Servicios

Las empresas con más de 100 empleados, contarán con un médico. La empresa adecuará un espacio de atención y aislamiento de casos sospechosos ubicados a distancia del resto de los espacios laborales y de las áreas de trabajo.

Se le prohibirá el acceso al espacio de trabajo personas con temperatura arriba de 37 grados centígrados o con síntomas catarrales y será enviado a evaluación médica y a aislamiento domiciliario de 14 días. En caso de ser necesario, se debe tener disposición de vehículos para el traslado de personas con síntomas asociados al coronavirus. 

Si se usan uniformes, se traerán de su casa en una bolsa; a la salida se llevarán el uniforme dentro de su bolsa para lavarlo. Es obligatorio para todos los trabajadores el uso de los elementos de seguridad que le sean entregados (careta, guantes, cubrebocas, etcétera). Las reuniones y eventos privados en espacios cerrados, se realizarán con un aforo máximo de 15 personas.

En la atención a los clientes mantendrán distancia de 1.5-2.5 metros. Dentro del negocio se debe colocar señalización en el piso para asegurar la conservación de sana distancia, por lo cual, la densidad máxima será de hasta una persona por cada siete metros cuadrados y un máximo de 50 personas por establecimiento.

 

Comercios

Todos los comercios controlarán un volumen máximo de productos a adquirir por cliente para evitar el desabasto. Los clientes tienen que empacar sus productos en su propia bolsa. En caso de que los clientes tengan que esperar su turno, se implantará un método de espera afuera del establecimiento, procurando mantener la sana distancia.

En los corredores, es prioritario el uso de una señalética, equipos de sonido y pantallas para informar sobre las medidas de prevención de contagios por la COVID-19, como uso permanente de cubrebocas y sana distancia. Evaluarán la instalación de instalar túneles sanitizantes y gestionarlos con el municipio para su colocación en los principales puntos de acceso. Los compradores deberán acudir solos y cerciorarse de que a la entrada de los negocios se exponga el cupo máximo.  

 

Tiendas de ropa

Habrá máximo una persona por cada 10 metros cuadrados. El uso de probadores deberá ser alternado, es decir uno abierto y uno cerrado; las prendas probadas o devueltas serán aisladas por lo menos 48 horas en cajas herméticas de plástico con una etiqueta que indique la fecha y hora en que podrá ser abierta y devuelta a exhibición y venta.

 

Restaurantes

Garantizarán que los visitantes mantengan la sana distancia (1.5 a 2.25 metros) entre ellos y la densidad máxima será de una persona por cada siete metros cuadrados, y solo podrá haber un máximo de 50 personas. 

El restaurante debe poner énfasis en la desinfección periódica utilizando una solución clorada para limpieza de áreas con mayor contacto: mesas y sillas, previo y después de sentar a los comensales; teléfonos, terminales y puntos de venta; área infantil y menús. Se sugieren menús digitales (a través de códigos QR) que el comensal consulte desde su teléfono móvil.

 

Centros comerciales

Colocará módulos dispensadores de gel antibacterial en puntos estratégicos de concentración masiva y señalética abundante que recuerden a los asistentes las medidas sanitarias. Limpiarán y desinfectarán bancas, barandales y en general cualquier área de contacto común al menos cada dos horas.

 

Hoteles

Es necesario suspender cualquier servicio de buffet. Promoverá el servicio a la habitación manteniendo los estándares de higiene. Garantizará la suficiencia de jabón y toallas de papel en baños de uso común, esto para asegurar que los huéspedes o visitantes puedan realizar un correcto lavado de manos.

Verificará que todos los espacios tengan limitaciones de aforo estrictas, que reduzcan la capacidad en al menos un 50%.

Pondrá énfasis en la desinfección de espacios como lobby, corredores, áreas comunes y desinfección en habitaciones, mediante estas medidas:

  • Pisos: cada dos horas.
  • Elevadores: desinfectar botones cada hora.
  • Manijas de puertas, barandales y similares: cada hora.
  • Baños comunes: cada hora.
  • Teléfonos comunes o públicos: cada 2 horas.
  • Reforzar la limpieza de lugares como los ascensores, gimnasios, piscinas o spas.

 

Iglesias

El uso de cubrebocas será obligatorio para todos los feligreses y se limitará al 30% la asistencia manteniendo siempre la sana distancia, pero los grupos de riesgo no asistirán hasta que la autoridad competente lo indique. No se realizarán misas o cultos ni fiestas patronales. 

La comunión debe repartirse en la mano y no directamente en la boca. Evitarán cualquier interacción física entre los feligreses en el saludo de paz. Evitarán pasar la canasta para la limosna; se debe hacer al final de la misa de manera organizada o colocando las canastas en las puertas.

Los confesionarios deberán tener mamparas acrílicas para protección del sacerdote y el feligrés.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Esta nota es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.