¿Qué es Plural y por qué una escuela?

Desde la redacción

Desde la redacción de Territorio

Hacer periodismo es diferente para cada medio de comunicación, para cada reportero y para cada situación que se vive. No es lo mismo reportar la pandemia desde Italia que desde México, o reportar una crisis económica desde la versión oficial o la versión de quienes lo viven. 

Por ello, en Territorio hemos decidido compartir un poco de las experiencias que vivimos, los dilemas, las decisiones que se toman en la redacción todos los días y los retos a los que nos enfrentamos. Esto, con la intención de transparentar nuestro trabajo y mostrar cómo es hacer periodismo desde un medio como el nuestro; colaborar con nuestra experiencia y abrir el debate hacia las diferentes formas de informar e interactuar con la información y la realidad. 

¿Qué es Plural y por qué una escuela? 

Uno de los proyectos principales de Territorio es Plural, nuestra escuela de periodismo. Si, forma parte de nuestro modelo de negocios y vender entradas para cursos y talleres nos permite tener ingresos y ser independientes. Pero principalmente Plural ha sido un espacio para aprender de grandes periodistas, economistas, politólogos, sociólogos, feministas, defensores de derechos humanos y más. 

La escuela inició en el 2016 con la idea de ofrecer a periodistas, estudiantes, académicos e interesados en el tema, una oportunidad para aprender cómo se hace periodismo en otras ciudades, en otros formatos o desde otras miradas. 

Nuestros primeros cursos hace 4 años comenzaron con temas como periodismo de investigación con Alejandra Xanic. Desde ese entonces ofrecimos una oportunidad que no era común en la ciudad: ver de frente a aquellos periodistas que admiramos, aprenderles y preguntarles sus trucos, consejos, formas de trabajar. Y así fue aquel primer curso en el que aprendimos sobre el proceso desmenuzado que realizó Alejandra junto con su compañero del New York Times para investigar los fraudes de Walmart de México y que les llevó a ganar el premio Pulitzer. 

Continuamos con cursos sobre periodismo de datos con Pepe Merino, periodismo narrativo con Julio Villanueva Chang y periodismo ambiental con Agustín del Castillo, por nombrar algunos. Sin embargo, poco a poco nos dimos cuenta que el interés por los temas llegó más allá de quienes ejercían el periodismo como profesión y decidimos ampliar el contenido para ampliar nuestro público. 

Junto con esa ampliación también llegó Casa Territorio, la sede oficial de nuestra redacción, nuestra escuela, un café y un punto de reunión y debate sobre la agenda local en la ciudad. Es entonces que durante dos años ofrecimos talleres presenciales sobre las diferentes miradas al periodismo: periodismo narrativo, fotoperiodismo, videoperiodismo, periodismo de viajes, periodismo de opinión, perfiles. Escuchamos a Oscar Martínez sobre su experiencia reporteando la violencia desde El Faro. Aprendimos las maneras en las que Leila Guerriero transcribe sus entrevistas y redacta sus textos en carpetas infinitas; o la insistencia de Eileen Truax de mirar siempre a las personas, no por su condición de migrantes, sino por ser seres humanos. También, escuchamos las experiencias de Rogelio Navarro sobre sus viajes, huracanes y asignaciones mientras enseñaba cómo sostener una cámara. O los viajes y entrevistas que ha hecho Felipe Restrepo a personajes como Ingrid Betancourt o Carla Bruni. 

Pero también, en esos dos años ofrecimos una oportunidad para aprender sobre temas como ortografía, finanzas, desigualdad, historia. Conocimos y repasamos varias veces (aunque nunca suficiente) las reglas de acentuación y de ortografía de la mano de Paulina Chavira. Aprendimos sobre quintiles y recaudación de impuestos con Carlos Brown; sobre la meritocracia y lo difícil que es ser millonario de la mano de Max Jaramillo y sobre la historia de América Latina, la exclavitud negra y las desigualdades en la parte sur del continente con Carmen Díaz, por nombrar algunos. 

Y aunque la pandemia y la crisis económica nos pegó igual que a cualquier medio de comunicación pequeño, los cursos no se detuvieron e iniciamos nuestra escuela en línea lo que ha sido una oportunidad para que personas de otros estados se unan y conozcan nuestro proyecto. 

El futuro es incierto para todos pero sabemos que mientras exista Territorio y su intención por hacer periodismo independiente, también existirá Plural. 

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico