¿Quién cuida las emociones del personal de salud?

Los impactos en la salud mental no son exclusivos de médicas, médicos, enfermeras y enfermeros.

 

Testimonio 

Para “Laura”, médica residente en una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Guadalajara  -y quien pidió el anonimato para compartir su testimonio- la contingencia sanitaria por Covid-19 es “un cansancio mental muy feo”.

Acudir al inmueble donde ha aprendido y reforzado su formación profesional, cambió a raíz del brote de la nueva cepa de coronavirus. Aunque sus horarios no sufrieron severas afectaciones, el ambiente laboral que se respira ha mermado su calidad de vida.

Si bien ella no está en contacto directo con pacientes con Covid-19, trabaja en un área adjunta, donde recibe a personas que pudieran tener otra enfermedad, pero que, al presentar una sintomatología parecida a la que provoca el coronavirus SARS-CoV-2, se activan sus alarmas.

“A mí me ha afectado el nerviosismo, estar al pendiente de que no se me pase ningún detalle, porque ahorita en Fase 3 pueden llegar (pacientes) por cualquier situación al hospital, pero puede ser que vaya para (el área) Covid”.

Pero también se siente consternada por los daños emocionales que tienen sus colegas, como miedo, estrés, ansiedad, trastornos de sueño y alimentación; en resumen, un desgaste físico y emocional. 

“Hay compañeros que por la situación han tenido que recurrir a urgencias psiquiátricas para que les hagan cambio en sus tratamientos, porque no pueden con la ansiedad o están muy sensibles”.

Aunado a esto, también impera la preocupación de ser agredida en la calle, como ha ocurrido en otros espacios, cuando las enfermeras son bañadas con cloro. 

Por ello, lleva un cambio de ropa al nosocomio, y se quita la bata al salir, además que procura no utilizar el transporte público para no exponerse. 

 

Daños

Los impactos en la salud mental por esta situación no son exclusivos de médicas, médicos, enfermeras y enfermeros, sino que todo el personal de salud los padece, detalló José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, presidente del Colegio de Profesionales de Psicología del Estado de Jalisco.

Mencionó que quienes están atendiendo directamente a pacientes contagiados pueden presentar síntomas emocionales más graves, pero también se presentan en los paramédicos, laboratoristas, y el resto del personal.

El especialista explicó que, además del temor al contagio y por ende, a infectar a sus familiares, así como a ser agredidos en espacios públicos, el personal de salud está enfrentando una sobrecarga laboral y falta de insumos de calidad que les permitan enfrentar la contingencia de manera segura. 

Gutiérrez Rodríguez dijo que desde marzo, cuando fue declarada la pandemia, el personal de salud pudo haber comenzado a experimentar el Síndrome de Adaptación General, que tiene diferentes etapas. 

Al principio, explicó, supieron que “se veía venir una fuerte carga de trabajo”; actualmente están en una etapa de resistencia, donde ponen su mayor esfuerzo para cumplir con sus compromisos profesionales, enfocados en salvar vidas, aunque eso implique estrés en niveles altos.

Sino toman las medidas preventivas para sobrellevar la carga, podrían entrar en la etapa de agotamiento, donde la persona se encuentra muy exigida, y el cansancio mental es tal que, aunque quieran hacer sus actividades de la mejor manera, su desempeño profesional es bajo, un estado de desgaste también conocido como Síndrome de Burnout.

“Entre los síntomas que se han comprobado que se desarrollan en este síndrome están los trastornos del dormir, ansiedad, depresión, incertidumbre sobre su trabajo, irritabilidad, disfunciones sexuales, y menos efectividad en los procesos cognitivos y psicomotores”. 

De no tratarse adecuadamente este síndrome, podrían presentarse pensamientos suicidas entre el personal de salud, advirtió el psicólogo, por ello es necesario, dijo, que las clínicas cuenten con un espacio en que puedan atender su salud mental. 

Sin embargo, subrayó, en general, la atención de la salud mental en México es limitada y de mala calidad, y aunque a raíz de la contingencia se desarrollaron protocolos al respecto, son insuficientes. 

 

Acciones 

La Secretaría de Salud en Jalisco (SSJ), implementó un protocolo de cuidados del personal sanitario, donde hay un apartado relacionado a la atención en crisis emocionales, compartió Francisco Javier Ramírez Barreto, director del Instituto Jalisciense de Salud Mental (SALME).

Una de las apuestas de la dependencia fue la puesta en marcha de la línea de atención a crisis a través de la línea telefónica 075, que cuenta con reactivo específico para atender al personal de salud que lo requiera. 

Son especialistas de la universidad ITESO, explicó, los que se encargan de la atención. “Se le da seguimiento a la atención de este personal para poder resguardar la integridad emocional del personal sanitario”.

Ramírez Barreto mencionó que esta línea de atención está abierta a personal de cualquier institución hospitalaria, pública y privada, pues no es exclusiva para trabajadoras y trabajadores de SSJ. 

“El personal sanitario, trabaje donde trabaje, ya sea privado, público, en su consultorio… es importante que entendamos que estamos para ayudarnos.”

Hasta el jueves 30 de abril, sólo siete integrantes de personal de salud en Jalisco se habían comunicado a la línea de atención a crisis para recibir ayuda; el titular de SALME confía que la estrategia tendrá mayor difusión. 

Por su parte, de cara a la Fase 3 de la emergencia sanitaria por Covid-19, la Secretaría de Salud federal (SSa), publicó el Lineamiento de Reconversión Hospitalaria donde establece las directrices para, entre otros factores, procurar la salud mental del personal sanitario: 

“Designar un área y personal específico para el tamizaje de profesionales que permita evaluar el estado de salud física, mental y emocional de los profesionales de la salud y demás trabajadores involucrados en la atención, gestión y apoyo de pacientes”.

 

Recomendaciones

De acuerdo con José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, presidente del Colegio de Profesionales de Psicología del Estado de Jalisco, es primordial que el personal de salud se sepa en buen estado emocional para poder ayudar a sus pacientes, por ello pueden seguir las siguientes recomendaciones.

  • Dormir cuando menos siete horas sin interrupciones, y una siesta “reparadora” de más de 20 minutos.
  • Cuidar la alimentación
  • Desarrollar estrategias para el manejo del estrés
  • Hacer un poco de ejercicio
  • Promover la risa y el buen humor
  • Fortalecer sus redes de apoyo
  • Procurar comunicarse con sus parientes y amigos

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Esta nota es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Jonathan Bañuelos

Jonathan Bañuelos

Estudió periodismo en la Universidad de Guadalajara, y una especialidad en periodismo de arte y cultura en la Universidad Iberoamericana. Inició en 2011 como colaborador en Radio Universidad en Ocotlán, Periodismo Transversal y el Semanario Guía.
Ha sido reportero en La Jornada Jalisco, Más por Más GDL, y MURAL; así como redactor web para NTR Guadalajara .
Reportea temas sobre derechos humanos, organizaciones civiles, medio ambiente, migración y cultura.
Es conductor activo en el programa radiofónico Ciudad Olinka de Radio Universidad en Ocotlán.