¿Quién paga y quién gana con la FIL?

La economía de la feria del libro de Guadalajara

Organizar la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara presencial en 2019 tuvo un costo de 103.9 millones de pesos (MDP) por las ventas, la administración y la organización; en comparación, en el 2020 y de manera virtual tuvo un costo de   47 MDP, poco menos de la mitad. En la conferencia de prensa de cierre de la edición virtual de este año, el presidente de la Feria Raúl Padilla López, afirmó que desde la quinta edición hasta la 35 de 2020 han sido autofinanciables; sin embargo, de acuerdo a datos obtenidos vía transparencia, hasta una décima parte de los recursos proceden del erario público.

 

 

Solo en el 2019, los ayuntamientos de Guadalajara, Zapopan y Tonalá, además del Gobierno del Estado y la Secretaría de Cultura Federal, otorgaron 12.9 MDP de los 26 MDP que la organización de la FIL recibió como patrocinios, casi la mitad. El resto provino de editoriales, bancos y entidades privadas. Aún así, Padilla López aseguró que la FIL Guadalajara es el único evento de este tipo autofinanciable en América Latina ya que las demás se subsidian.

De hecho, el principal patrocinador de la FIL ha sido el Gobierno Federal que otorgó desde 2010, por lo menos, 15 MDP cada año; pero registró una reducción del presupuesto casi a la mitad a partir de 2018. La fecha coincide con el último presupuesto en control del expresidente Enrique Peña Nieto, ya que el ejercicio 2019 fue revisado por el entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador. El presidente de la FIL, Raúl Padilla López, había mostrado su apoyo en el proceso electoral de 2018 al candidato Ricardo Anaya, quien se postuló por el frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano. 

La Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Guadalajara (que fue la creadora y ha sido organizadora de la FIL) también donaron cerca de 1.4 MDP solo en 2019. 

Para la edición de 2020, la FIL documentó un déficit de 24 millones de pesos, que fue cubiertos con las utilidades de las ferias de años anteriores.

 

 

Datos disponibles aquí.

Los otros conceptos de ingresos para el patronato de la FIL (organismo creado para la organización de la “fiesta del libro”) son la renta de stands para las editoriales por 65.8 MDP, además de 6.9 MDP por la venta de boletos de ingreso. En la conferencia de prensa de presentación del programa 2020, Padilla López dijo que la renta de espacios es el ingreso más importante para la FIL. De hecho, la renta general de la Expo Guadalajara por parte del patronato (que a su vez arrienda los espacios para expositores), significa también la pérdida de alrededor de 10 MDP, declaró en Mural el presidente de la sede Guillermo Cervantes.

Sobre el balance de gastos e ingresos de 2020, el presidente de la FIL informó en conferencia de prensa que terminaron con un déficit de 26 MDP que se equilibraron con los remanentes de otras ediciones. “Lo llamamos remanentes, no utilidades, porque nadie se ve beneficiado de ellas más que la cultura”.

Con los recursos generados por el patronato y los donados de entidades públicas y privadas se han sufragado los viajes, transporte y viáticos de 3 mil 759 invitados especiales en los últimos nueve años con un monto de gasto total de 41.2 MDP. En promedio, la FIL ha pagado 11 mil 304 pesos por cada uno de los intelectuales, escritores, artistas, periodistas y políticos para su transporte, hospedaje y alimentos.

A algunos de ellos se les pagó un monto más alto, por lo remoto de su ciudad de origen o la cantidad de días que permanecieron en la ciudad. Destacan en el rubro de viajes y transporte, el académico francés Jean Philippe Derosier, a quien se le pagó en la edición de 2019 un monto de 160 mil 112 pesos; o los escritores John Paul Kampfner (2019), Claudio Magris (2015) y Jorge Herralde Grau (2018), que registraron pagos por 157 mil pesos, 133 mil 715 pesos y 131 mil 784 pesos, respectivamente.

En el caso de alimentos y hospedaje, Silvia Lemus sobresale en las ediciones de 2018 y 2016 con gastos de más 92 mil pesos en conjunto; la periodista participó en eventos de homenaje al escritor fallecido Carlos Fuentes. En la lista de los invitados con gastos más onerosos se encuentran también los escritores Claudio Magris (2014) y Enrique Vila-Matas (2015), además del periodista e historiador mexicano Héctor Aguilar Camín (2019).

 

 

Bases de datos completas: https://bit.ly/39WodTC

El pago de hospedaje es uno de los detonadores económicos más cuantiosos alrededor de la FIL. En una entrevista a Mural, Juan Carlos Mondragón, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Jalisco, informó que en días de FIL la ocupación hotelera se acerca al 100%. De hecho, la derrama económica en conjunto con transporte, hospedaje, alimentos y visita a sitios turísticos llegó a ser de 750 MDP, según la Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara (OFVC).

La influencia de la FIL en los niveles de lectura en los mexicanos se ha traducido, según su presidente, en que el Área Metropolitana de Guadalajara concentra el 16% del mercado nacional editorial. “La feria ha jugado un papel importante en el logro de este mérito. La adquisición de compra de libros se traduce en una población más lectora”.

 

Negocios editoriales, la columna de la FIL

En una publicación de Mural de octubre pasado, el comité organizador de la feria informó que los intercambios comerciales originados en las 2 mil 417 editoriales participantes suman hasta 330 millones de dólares cada año.

Por ello, las cancelaciones de participación de varias editoriales provocó que el 2 de octubre se decidiera realizar la FIL 2020 de manera virtual. Una de ellas fue Penguin Random House que tiene en su poder Alfaguara, Aguilar, Lumen, Grijalbo, Taurus, Altea, Caballo de Troya, Debate, Literatura Random House entre otros. Desde julio hizo el anuncio de su cancelación para participar en la Feria este año “por razones sanitarias y de protección de la salud de sus colaboradores, autores y socios comerciales por la pandemia de la COVID-19”.

Editoriales independientes también tienen en la FIL un espacio para fortalecer sus finanzas, venta y negocios editoriales, pero tienen más dificultades para sufragar su participación en el evento.

La editorial independientemente Impronta ha tenido una participación constante no solo en la FIL Guadalajara, también en las Ferias de El Zócalo y el Palacio de Minería en la Ciudad de México, pero especialmente el evento en la Expo les retribuye alrededor del 20% de sus ventas al público, compartió su editor Carlos Armenta.

Pero el beneficio que encuentran en la FIL no se limita a la compra de libros directa, también es un foco de promoción, escaparate y presencia que otorga legitimidad a la editorial. “Además se pueden cerrar tratos de cesión de derechos, coedición y financiamiento que también son importantes”. Por ello, la cancelación de la feria fue una mala noticia porque no pudieron tener la plataforma de venta y se afectaron las operaciones, logística y planeación del año. 

Armenta añadió que la presencia de grandes editoriales en un mismo sitio ayuda a que se den a conocer grupos independientes, pero para equiparar su operación logística deben unirse con otras del mismo tipo. Por ello, el hecho de que varias editoras internacionales cancelaran repercutió en la suspensión definitiva de la FIL presencial.

“Tienen una presencia fuerte. Basta con echar un vistazo en el programa y ver que gran parte de los autores y autoras tienen la mayoría de sus títulos con los grandes grupos”.

Por ello, desde Impronta han buscado la integración en un mismo pabellón para las editoras independientes y así tener una presencia más amplia, similar a los espacios grandes.El Economista publicó en julio que el Comité de Editores Independientes buscaba un espacio en conjunto dentro de la FIL para dividir gastos de transportación y personal. La presidenta del colectivo Genoveva Muñoz Castillo ha buscado reducir a una cuarta parte la inversión por estar presente en la FIL.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer donando desde acá, comprando algunos de nuestros productos en la tienda o asistiendo a alguno de nuestros cursos.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.