Verificación, la medicina contra mitos y noticias falsas sobre COVID-19

Desde ofertas de sanación hasta toques de queda

El bombardeo de información relacionada a la COVID-19, una mutación hasta ahora desconocida de los coronavirus, ha generado un sinfín de datos desde el comienzo de la pandemia; en especial sobre la prevención de contagios, atención a los enfermos y las medidas gubernamentales que se han tomado.

Por ello, instituciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta el Gobierno de México y el de Jalisco, se han encargado de desmentir noticias falsas o cadenas de desinformación difundidas por redes sociales.

 

Curación mágica y conspiraciones

Desde el 21 de marzo, cuando Enrique Alfaro comenzó a difundir su petición de aislamiento social, aparecieron oportunistas en las calles del Área Metropolitana de Guadalajara que buscaron aprovechar la incertidumbre de las personas. Uno de ellos conducía una camioneta en Tlaquepaque con publicidad de un consultorio médico que aseguraba haber erradicado el dengue y que iba a demostrar que curaría el coronavirus. 

Policías municipales ubicaron a la persona y la detuvieron por los delitos de alteración del orden público, ofrecimiento de servicios sanitarios sin contar con autorización y falta de licencia para actividades de perifoneo; además clausuraron el consultorio que tampoco contaba con los permisos necesarios.

Un caso más se dio a principios de mayo en Ecatepec, Estado de México, donde varias personas entraron a la fuerza al Hospital de las Américas, debido a que no tenían información sobre los contagiados por COVID-19. Algunos familiares de los pacientes afirmaron que la enfermedad no existía y que inyectaban a las personas con otro virus.

https://twitter.com/PeriodismoHoyMX/status/1256654671051141123?s=20

Esto provocó que en redes sociales se divulgara que dentro de los hospitales se extraía el líquido sinovial que permite funcionar a las articulaciones del cuerpo humano. El rumor escaló hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien declaró: “Se desatan estas distorsiones de que se está muriendo la gente, de que les estaban quitando las rodillas porque se venden, cosas muy macabras”.

 

Medidas de gobierno

Al anunciarse las medidas de aislamiento en Jalisco a finales del mes de marzo, a través de Whatsapp se difundieron cadenas de mensajes que señalaban la imposición de toques de queda, algunos hasta fueron retomados por medios de comunicación. Los mensajes indicaban que helicópteros de gobierno estarían patrullando la ciudad y esparciendo un desinfectante para erradicar el virus de las calles, lo cual fue desmentido por el propio gobierno estatal.

El rumor fue potenciado también por el “toque de queda” anunciado por el alcalde de Tomatlán el 29 de marzo. Aunque el toque de queda es una medida que solo puede decretar el Presidente de la República con la aprobación del Congreso de la Unión “en los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto”.

Una forma de evaluar la autenticidad de las cadenas en Whatsapp, un canal de comunicación utilizado por 77 millones de personas en México, es revisar si el mensaje fue reenviado. Esta función fue integrada por los propios programadores de la aplicación para combatir las noticias falsas desde el año 2018.

Una noticia más divulgada en redes sociales fue la suspensión del servicio de transporte público en la ciudad ante el incremento de casos de personas contagiadas, y que resultó falsa. 

Lo que sí ha sucedido es que desde inicios del mes de marzo el propio gobernador Enrique Alfaro presumió y “revisó que algunas rutas de transporte público implementaran medidas de limpieza y desinfección de sus unidades además del uso de cubrebocas del personal y de los pasajeros. Y recientemente solicitó a los empresarios que escalonaran los horarios de entrada de sus trabajadores para evitar que el transporte se saturara; sin embargo algunos medios han denunciado que decenas de rutas muestran el hacinamiento de los pasajeros, las cuales representan potenciales puntos de contagio. 

 

Métodos de prevención y formas de contagio

Decenas de métodos de prevención y curación del nuevo coronavirus se han difundido, pero la OMS se ha encargado de desmentirlos. Una muestra es la afirmación de que los antibióticos evitan la intensificación de los síntomas de COVID-19, pero no es así. Sirven para curar enfermedades provocadas por bacterias y no por virus.

Durante las conferencias de prensa de Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud federal, se le ha cuestionado constantemente sobre medicamentos que han reaccionado de manera positiva al tratamiento de la enfermedad, entre ellos la hidroxicloroquina, aunque actualmente no existe ningún fármaco autorizado para tratar o prevenir la COVID-19. De hecho, tampoco las vacunas de enfermedades similares como neumonías funcionan, asegura la OMS.

Mitos relacionados a la alimentación también han provocado confusiones. Lo demostrado por la OMS es que, por ejemplo, los chiles o alimentos picantes no previenen el contagio. El consumo de ajo también se ha considerado por sus propiedades que combaten los microbios, pero no hay pruebas de que proteja contra el virus. Pero sí es recomendable seguir una dieta equilibrada, mantener una adecuada hidratación, hacer ejercicio de forma habitual y dormir bien.

Un mito más es el “beneficio” del uso de lejía o la ingestión de desinfectantes o beber bebidas alcohólicas, pero la OMS asevera que pueden ser tóxicos y dañar la piel y los ojos. De hecho, en Jalisco se presentaron varias muertes por intoxicación causada por metanol, usualmente utilizado para eliminar virus de superficies, pero que fue utilizado para hacer bebidas alcohólicas y gel antibacterial. En el estado murieron 47 personas fallecidas por esta causa, hasta el 11 de junio, y 112 personas resultaron afectadas.

Las formas en que las personas pueden contagiarse o transmitir el virus son aún inciertas, pero los hechos confirmados por la OMS sobre el tema son los siguientes:

Al momento de realizar ejercicio físico, no es conveniente usar mascarilla o cubrebocas porque se puede humedecer más rápidamente y dificultan la respiración y hace proclive el crecimiento de microorganismos; lo importante es mantenerse al menos a un metro de distancia de las demás personas.

La limpieza de los zapatos es un elemento obligatorio para los comercios o instalaciones que reactiven sus actividades en Jalisco; pero la OMS señala que la probabilidad de que el virus se propague es muy baja; aunque para prevenir que niños o bebés que tienen contacto frecuente con el suelo se contagien, recomienda dejar los zapatos utilizados al salir a la calle en la entrada de la casa.

El New York Times consultó a expertos para saber si la ropa puede mantener partículas del virus al salir a la calle y contestaron que no es necesario cambiarse la ropa y bañarse al regresar a casa, solo es importante hacer el lavado de manos. Una persona infectada puede lanzar gotitas virales y partículas más pequeñas por el aire, pero la mayor parte de ellas caerán al suelo.

 En días recientes se presentó el caso de una persona en Nayarit contagiada con dengue y coronavirus al mismo tiempo, aunque es falso el rumor de que los mosquitos pueden transmitir la COVID-19.

Las mascotas tampoco pueden infectarse por la COVID-19, y se recomienda lavarse las manos cuando se tenga contacto con ellas.

 

¿Cómo evitar contagiarse de desinformación?

La organización First Draft News junto con el Centro de Medios, Políticas Públicas y Gobierno de la Universidad de Harvard, ofrece prácticas e guías para verificar la información de Internet y redes sociales. Encontró que las principales bases desde las que se genera la desinformación son:

 

  • Falsas conexiones. Una declaración asociada a un personaje de manera sesgada.
  • Contexto falso. Por ejemplo, atribuir causas falsas de protestas sociales.
  • Manipulación. Como la realización de fotomontajes.
  • Sátiras. Confundir chistes o bromas con información verídica
  • Invenciones. Crear contenidos falsos.

 

Mientras, BBC Mundo hace una serie de recomendaciones para identificar noticias falsas o mentiras:

 

  • Lee el contenido completo, no solo tuits o titulares.
  • Identifica la fuente de la información, su autor o si cita a algún medio de comunicación.
  • Verifica el contexto y la fecha de origen del contenido o la información.
  • Pregunta a quién te envía la información de quién, a su vez, la recibió.

 


En Territorio buscamos involucrar a nuestros lectores en el fortalecimiento del trabajo periodístico que realizamos. Por eso necesitamos de su apoyo para producir información con utilidad, permanencia, calidad y rentabilidad. Este trabajo es posible gracias a tu contribución. Si quieres apoyar a Territorio, lo puedes hacer desde acá.

#TerritorioBienPúblico

Saúl Justino Prieto Mendoza

Saúl Justino Prieto Mendoza

Es periodista de formación. Ha participado y colaborado en Radio Universidad de Guadalajara, proyectos web informativos como Tiempos de Enfoque, Vario Bros y Artículo Siete.
Durante su estancia en el periódico El Informador participó en coberturas para redes sociales, web y el diario impreso; posteriormente ingresó al área de periodismo de investigación donde desarrolló trabajos de profundidad sobre temas políticos, sociales y culturales.
Recientemente ha trabajado en áreas de divulgación de las Ciencias Sociales mediante la creación de contenidos multimedia para web y redes sociales.
Tiene casi 10 años de carrera donde ha indagado distintos aspectos de la divulgación e investigación periodística.